La Habana. Año XI.
20 al 26 de OCTUBRE
de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

 

Miradas al escritor

Diego Vicente Tejera

No hay obra verdaderamente grande que no sea expresión de un sentimiento poderoso. El soplo de inspiración que anima las páginas de Cecilia Valdés es soplo de patriotismo, de amor compasivo a la colonia desgraciada, cuya imagen horrible se traza no obstante con segura mano, y de amor apasionado a la Cuba nueva que pugna por alzarse, por erguirse y caminar.


Enrique José Varona

La trama de su Cecilia Valdés se complicó, el escenario se amplió, y la que había de ser, en la primera intención de su autor, mera novela de costumbres, se convirtió por la intensidad de la emoción, la riqueza de los recuerdos y la profundidad escrutadora de la mirada del artista patriota, en evocación maravillosa, en exteriorización palpitante de la vida íntima de un grupo humano. Cecilia Valdés es la historia social de Cuba.


Ramón de Palma

.... aunque el argumento de El espetón de oro no sea en el fondo original, es una novela nueva en su género y sobre todo muy cubana. No puede confundirse esta obra (...) con ninguna de otro país: las escenas tienen todo el aspecto, colorido y especialidad locales: los personajes llevan el carácter distintivo de la sociedad, y el diálogo es eminentemente cubano y natural.


Martín Morúa Delgado

Como creación artístico literaria no me conformo con Cecilia Valdés (…) si la novela es obra de arte que ha de satisfacer el buen gusto, conteniendo a la vez un fondo de útil enseñanza, un fin moral, tendente al perfeccionamiento social, Cecilia Valdés o la Loma del Ángel no es una novela, o, por lo menos, no es tan buena como se la supone.

(…)

Ahora, por lo que respecta a El Penitente, aun cuando vale bien poco, no vale más Dos Amores. A ser posible diría que la última vale menos. En El Penitente siquiera encuentra el lector movimiento, vida, algo, en fin, que revela cierto temperamento, bien que un tanto flojo, en el autor; pero en Dos Amores no encontrará otra cosa que sosera y monotonía insufribles en cada una de sus páginas.

(…)

Y tengo para mí que Cecilia Valdés debe su desaprobación, demostrada por una tibia popularidad, más que a su imperfección artística al espíritu retrógrado que la informa. Que cuando todo en nuestros tiempos tiende a reformar, a democratizar las sociedades, y a enaltecer el sentimiento popular, claro está que no ha de recibirse con verdadera complacencia una obra que, no obstante de iniciar un plausible periodo de mejoramiento literario, ostenta en su fondo un marcadísimo apego a las más detestables vejeces de una época de maldición.

 

Fuente: Cubaliteraria

 
 
 
 

LITERATURA EN LA JIRIBILLA:

 
.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.