La Habana. Año XI.
6 al 12 de OCTUBRE
de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

Alejandro Gutiérrez:

“En nuestra tierra se nos quiere”

Helen H. Hormilla • La Habana

Fotos: Jorge Villa

El éxito de Habana Abierta no se mide por las listas de la radio, cantidad de discos, conciertos, premios o festivales. Aunque algo de cada uno ha existido en su momento, la verdadera magia del proyecto creativo está en haberse instalado en la memoria afectiva de una buena parte de la juventud cubana. El decir fresco de su música pensante, mezcla de influencias rítmicas y estilos que beben desde el rock y la música brasileña hasta Sindo Garay, los comunica con las aspiraciones y añoranzas de generaciones que, dentro y fuera de la Isla, los hicieron banda sonora de sus nostalgias.

Casi diez años después del concierto antológico en el Salón Rosado de La Tropical, el grupo de cantautores cubanos, radicado en España, regresa al mismo escenario habanero este viernes 5 de octubre. Por igual se ha “corrido la bola” y la gente anda tras la captura de las entradas, pues no es justo perderse la oportunidad de escucharlos en vivo. Esta vez no son ocho como en 2003, sino la mitad. Vanito Caballero, Luis Alberto Barbería, José Luis Medina y Alejandro Gutiérrez han seguido adelante con el concepto colectivo, aunque en Madrid también lleven proyectos en solitario.

Desde el lunes, el cine La Rampa ha sido testigo del montaje de los temas, con la participación de excelentes instrumentistas cubanos. Allí logramos capturar a Alejandro Gutiérrez, guitarra en mano y subiéndole el tono al calor asfixiante al tiempo de su rockason. El exintegrante de Lucha Almada —dúo que en los años 90 formó junto con Vanito— y autor de algunas de las más hermosas canciones de la trova cubana contemporánea, vive con esta experiencia la euforia del sueño materializado. Cuando en visita familiar a La Habana hace un año comenzó a “cocinarse” la idea de que Habana Abierta regresara a su ciudad, no pensó que sería tan rápido.

“Estamos contentos de volver a la tierra. Después de algunas dudas sobre si podría en realidad efectuarse el concierto terminamos nuevamente en La Tropical. Así son las vueltas que da la vida: el asesino regresa al lugar del crimen”.

El cantautor confiesa que prefiere este escenario pues les permitirá mayor cercanía con el público, y la gente podrá bailar desinhibida. “Cuando retomamos la idea de regresar, queríamos realizar una gira nacional; pero se concretó una sola presentación que hemos tomado con mucho entusiasmo. Los músicos con los que estamos trabajando son geniales, porque aparte de la calidad y la fuerza que tienen como instrumentistas, lo importante es la actitud que han demostrado”.

“Es difícil reeditar, porque dice el refrán que ‘segundas partes nunca fueron buenas’, pero en este caso al menos será diferente. Vamos a estrenar algunos temas y a presentar los del disco Uno, dos, tres, cuatro”.

Este fonograma, realizado de manera independiente entre 2010 y 2011, vino a romper el silencio discográfico del grupo, después de haber grabado Boomerang en el 2005. La producción y grabación corrió a cargo de los cantautores, con la suma de varios colegas en las instrumentaciones. El número cuatro señala a los actuales protagonistas de Habana Abierta y la cantidad de temas recogidos en el disco: uno de cada uno. Una vez terminado el megasingle se ha comercializado por vías alternativas como Internet, mas el concierto en La Habana pudiera funcionar como un relanzamiento.

“La idea concreta es remarcar el Uno, dos, tres, cuatro. Nos da mucha fuerza venir acá, porque la situación de la música en España es complicada, y los primeros golpes le tocan siempre a la cultura, la educación y la salud. La situación está difícil para realizar conciertos o participar en festivales, porque están cerrando muchos espacios”.

Habana Abierta pudiera entrar en una nueva fase después de esta experiencia. “Nos estamos replanteando si vale la pena continuar con el proyecto o desarrollar carreras individuales por unos años y unirnos cuando alguien nos llame. Estamos en un in pass de reflexión, intentando componer para sacar cosas nuevas. Para Habana Abierta va a ser un antes y un después de este concierto en La Tropical”.

La comunicación con el público más joven ha estado entre los aciertos del proyecto, en tiempos en que muchos piensan que solo ritmos pegajosos y vulgares logran movilizar a las nuevas generaciones. “Nosotros trabajamos para la gente que nos sigue y es un aliciente saber que no nos han olvidado, a pesar de que hace tanto tiempo no veníamos. No importan los problemas que puedan enfrentarse, siempre anima el pensar que llegarás a un sitio donde la gente te está esperando con el corazón y la mente abierta, cuando damos rienda a esa ciudad que se crea al tocar en Cuba, una ciudad diferente, que en parte rememora una etapa de nuestra memoria pero a la vez muestra el futuro que queda por delante”.

La distancia geográfica no ha hecho a Alejandro, como a los demás integrantes del grupo, alejarse de las esencias de la música cubana. “Nunca vamos a perder el concepto porque bebimos de la riquísima tradición cubana, de la canción y de la música en general. Es música cubana pero hecha en Madrid, no hay diferencia. La sazón personal se la pone cada uno con sus vivencias, o la gente que vive aquí y narra las historias actuales”.

Tampoco está indiferente a lo que sucede con la canción de autor en la Isla. “De los trovadores actuales me encanta Tony Ávila. Tengo en mi casa programado el canal Cubavisión y me mantengo más o menos informado sobre la música cubana. Siempre veo el espacio Entre manos, de Marta Campos. Al final, somos una misma familia”.

Durante el concierto, se grabará un DVD y un CD en vivo, además de un documental sobre la visita. “No queremos desperdiciar la oportunidad de tomar imagen de lo que suceda, como hicimos en el anterior concierto, con el documental de Pichi (Jorge Perugorría). De paso, nos llevamos el material para allá, para que sepan que a nosotros se nos quiere en nuestra tierra”.

Sobre la reducción de los integrantes de la banda, Alejandro explica: “Eso tiene que ver con nuestro propio nombre, es un proyecto abierto y quienes han sentido la necesidad de salir para dedicarse a sus carreras individuales lo han hecho de manera natural”.

Él mismo lleva a la par su trabajo con el cuarteto Los Chocolatinos desde hace tres años. “Hacemos música cubana, desde Sindo Garay hasta Van Van e Irakere. Es un proyecto fresco, con el cual también hago mis canciones más bailables. Tocamos todas las semanas en un sitio que se llama La Negra Tomasa en Madrid”.

Al regresar a España, el trovador prepara un disco autoproducido con la participación de algunos músicos amigos, sobre todo guitarristas. Los temas serán de su autoría fundamentalmente, aunque también incluirá otros compositores.

El puente que ofrece la oportunidad de volver a tocar en La Habana no piensa desaprovecharlo. “Nuestra idea es clara: retomar el contacto con Cuba. Estuvimos un buen tiempo perdidos (desde 2003) pero aspiro a caer, como mínimo, una vez al año por aquí”.

Para definir a Habana Abierta, proyecto que ha marcado su carrera y su propia vida, le bastan pocas palabras: “Si algo puede identificarnos es la honestidad de la entrega, la frescura de nuestro trabajo y que contamos con la gente”. 

 
 
 
 
ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Vanito Brown:
“Nuestro trabajo tiene raíces
profundamente cubanas”

Yinett Polanco

Luis Alberto Barbería:
"Deseo estar más en Cuba"

Cristina Hernández

José Luis Medina:
“Este es un encuentro de sanación”

Lorna Bazán

.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.