La Habana. Año XI.
6 al 12 de OCTUBRE
de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

 

Ernesto Fernández:
“Liborio se recordará por su trabajo”
Abel Sánchez • La Habana
Fotos: R. A. Hdez.  y Ernesto Fernández

El día en que Liborio Noval dejó de hacer fotos o, lo que es lo mismo, de respirar; además de su familia, su cámara y su tabaco, quedaron consternados sus muchos amigos. De hecho, la mayoría aún sigue sin creérselo del todo.

Uno de ellos es Ernesto Fernández, fotógrafo, reportero de guerra, hace poco menos de un año Premio Nacional de Artes Plásticas y, desde 1959, gran amigo de Liborio Noval.

Se conocieron en ese año en el periódico Revolución. Liborio trabajaba como laboratorista en el cuarto de revelado y Ernesto era fotógrafo. Noval venía del mundo de la publicidad, había sido investigador de mercado y fotógrafo en la agencia Siboney. Fernández, venía con su cámara al hombro de la revista Carteles. Desde el principio los dos se llevaron muy bien.

Hace unos meses, cuando Ernesto Fernández se convirtió en el segundo fotógrafo cubano en recibir el Premio Nacional de Artes Plásticas, Liborio recordaba a aquel muchacho delgadito y chivador” que conoció en el periódico.

Ernesto, ahora ya no tan delgado y por un motivo mucho más triste, evoca a Liborio como un hombre de nobles sentimientos, con un carácter fuerte, es cierto, pero que en realidad nunca llegaba a explotar: “Para alguien que no lo conociese hubiera podido parecer un hombre difícil, huraño, pero en el fondo no era así. De hecho, junto con él pasé muy buenos ratos. Siempre estaba riendo y haciendo chistes”.

Como aquella noche, el momento más tenso de la Crisis de Octubre, cuando lo envían a él, a Liborio y a Roberto Salas a fotografiar lo que pudiese ocurrir en la base aérea de San Antonio de los Baños. A pesar del caos, la incertidumbre, los nervios, Ernesto recuerda con alegría los días que pasaron juntos allí. De esa época conserva una de las pocas fotos que le hizo a Liborio: aparece Fidel en un primer plano y, justo detrás, un Noval todavía joven, la mirada entrenada y la cámara al cuello.

“En realidad, coincidíamos muy poco en el periódico porque él cubría noticias y yo prefería los reportajes, por eso iba mucho menos a la redacción”, recuerda Fernández. Después, volvieron a coincidir en la revista INRA, donde ambos eran colaboradores. Pero, más tarde, cada cual tomó su rumbo: Liborio se quedó en Revolución —que luego se llamó Granma— y Ernesto Fernández fue para la revista Mella. Sin embargo, siguieron siendo grandes amigos, hicieron varias exposiciones juntos y viajaron dos veces a Venezuela.

Como casi todos los fotógrafos cubanos de esa generación, ambos pensaban más en el oficio, en la profesionalidad, que en la trascendencia, la estética, el arte. Estaban en el lugar indicado durante situaciones privilegiadas, condición esencial para hacer buenas fotografías. Lo otro, la obra y el reconocimiento de la posteridad, vendrían después, ellos nunca pensaron en eso, sencillamente trataron de hacer su trabajo lo mejor posible:

“La línea fotográfica de Liborio por lo general fue la noticia, algo que hacía muy bien. Uno de los hechos que dieron a conocer su obra fue la muerte del Che, pues a partir de ese momento se hicieron muchas exposiciones con las fotos que él le había hecho. También están sus retratos a Fidel, con los cuáles hizo un libro: Instantáneas. Pero ahora, después de su muerte, deberían dar a conocer más la otra parte de su trabajo, porque los medios suelen repetir las mismas imágenes y encasillar a los fotógrafos. A mí, por ejemplo, me encasillaron con el tema de la guerra.

“A Liborio hay que recordarlo como un hombre alegre, buena persona y alguien que hizo bien aquello que escogió. Ahí está su trabajo y va a quedar para la historia, no todo el mundo tiene el privilegio y el placer de pasar a la historia por su trabajo, y Liborio es uno de esos casos. Siempre se mencionará su nombre cada vez que se hable de fotografía en Cuba. Eso es suficiente. Su premio será ese: la gente lo recordará por su obra, por el excelente trabajador que fue”.

 
 
 
 


GALERÍA de IMÁGENEs

Instantáneas de Liborio Noval


GALERÍA de IMÁGENEs

Instantáneas de un líder

.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.