La Habana. Año XI.
6 al 12 de OCTUBRE
de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

Vanito Brown:

“Nuestro trabajo tiene raíces profundamente cubanas”

Yinett Polanco • La Habana

Fotos: Jorge Villa

Desde que en los inicios de los 90 Vanito Brown se diera a conocer en la llamada peña de 13 y 8, su voz y su poética anunciaban un nuevo exponente de esa larga tradición de compositores que en Cuba han rendido culto a la canción de autor. En 1994, formó junto con Alejandro Gutiérrez la banda de rock Lucha Almada y, un año después, editó su primer álbum, Vendiéndolo todo. En 1996, Vanito integró en Madrid la agrupación Habana Abierta, formación con la que ha grabado los discos Habana Abierta, en 1997; 24 Horas, en 1999; Boomerang, en 2005 y HABANABIERTA 1234, en 2010. Este año grabó, además, Cambios, como parte de su carrera en solitario.

En 2003, Vanito y la Habana Abierta de esos años conmocionaron La Tropical con un concierto al que asistieron diez mil personas y que fue recogido en la película homónima de Arturo Soto y Jorge Perugorría. Nueve años después él, Barbería, Medina y Alejandro regresan, expectantes, para ofrecer un  nuevo concierto en La Habana.

“Personalmente, traigo las mismas expectativas del 2003, cuando realizamos aquel histórico concierto, tan lindo y tan loco: contactar con nuestro público natural que es el de Cuba. Este encuentro siempre es especialmente estimulante para seguir adelante y para alimentar nuestro trabajo que tiene raíces profundamente cubanas, aunque se añadan otros estilos.

“Traemos una especie de menú de los temas que todos conocemos de discos anteriores (hemos hecho una selección de más de 20 temas); de cada disco hemos escogido lo que no puede faltar y, además, vamos a tocar los cuatro temas del disco nuevo, Uno, dos, tres, cuatro, que en realidad no es un disco sino un maxi single, una especie de salida estratégica para mantener las cosas rodando. Traemos, incluso, temas de Lucha Almada, la formación anterior que teníamos Alejandro y yo. Vamos a grabar oficialmente “Habana a todo color”, una canción que suena mucho aquí pero por una maqueta que se filtró pues no está en ningún disco, y ahora, por fin, vamos a ponerla en un soporte y grabar la versión definitiva. Deben ocurrir, además, algunas sorpresas pero esas prefiero no anunciarlas, y esperamos que el público nos sorprenda también.

“Queríamos venir hace mucho tiempo pero hay muchos factores que deben confluir y que cuando no están todos es mejor no hacerlo porque es como un tren al que le faltan dos ruedas, se puede descarrilar y cuidamos mucho que el trabajo sea respetado y respetable; y, en esa medida, si nos hemos demorado un poquitico no es por falta de voluntad”.

Afirmabas que la música de ustedes es profundamente cubana aunque la hayan enriquecido con diversos estilos, ¿cuánto les ha aportado el haber estado en contacto con el mundo y estas influencias tan variadas?

Para nosotros ha sido fundamental. Habana Abierta prácticamente se fraguó en 13 y 8 y desde entonces ya nosotros estábamos trabajando con el jazz, el bossa, la canción de actitud, por llamarle de algún modo a la canción comprometida, o comprometedora, como decía Sara González. Desde siempre nosotros estuvimos abiertos al mundo, desde aquí, sin haber puesto un pie fuera. Nos alimentábamos mucho de la música que entraba por la FM y siempre tuvimos un espíritu de inclusión. En Habana Abierta hay muchos estilos, y cada cual dentro de su estilo toca todos los géneros: rock and roll, rap, música cubana…, en la medida de lo posible hacemos la fusión de todo eso dentro del sello personal de cada uno, lo cual, al unirse, provoca esta resonancia que es Habana Abierta.

¿Qué han estado haciendo como agrupación durante estos últimos años además de Uno, dos, tres, cuatro?

Hemos estado girando, porque Habana Abierta es seguida por mucha gente en España, pero también en el resto de Europa y también en EE.UU. Se hace un disco para echarlo a rodar y rodar tras él, y los nuestros nos han hecho rodar mucho. Nunca es suficiente, hay que seguir trabajando porque nos estamos renovando constantemente; pero ha valido la pena porque hemos estado en muchos lugares del mundo, hemos conocido muchos escenarios y aprendido otras formas de hacer la música.

Hace unos meses Barbería confesaba que Habana Abierta era su casa, pero también su prueba de fuego. ¿Cómo funciona ese proceso de creación colectiva?

Tenemos fama de ser demasiado rigurosos, llevarnos recio y dar mucho cuero. Si un tema supera el cuero de Habana Abierta va pa´lante. Cuando hacemos una canción no solo pensamos si le gustaría a uno o a otro, si no si pudiera entrar en el repertorio de Habana Abierta. Cuando compongo, a veces digo: esta parte le va bien a Alejandro, esta a Barbería, este coro funcionaría así… Los primeros jueces de todos los temas que componemos seguimos siendo nosotros. Nos ponemos a prueba y si pasa el filtro de la censura de Habana Abierta, sale; si no, hay que trabajar la canción. Siempre nos damos muy buenos consejos los unos a los otros, somos muy constructivos, las críticas son para mejorar y se toman en ese sentido, y el que se lo tome en otra dirección, no puede estar en Habana Abierta.

 
 
 
 
ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Alejandro Gutiérrez::
“En nuestra tierra se nos quiere”

Helen H. Hormilla

Luis Alberto Barbería:
""Deseo estar más en Cuba"

Cristina Hernández

José Luis Medina:
“Este es un encuentro de sanación”

Lorna Bazán

.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.