La Habana. Año XI.
29 de SEPTIEMBRE
al 5 de OCTUBRE de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

91 aniversario del natalicio de Cintio Vitier

Un poeta enamorado de su patria

Rachel Domínguez • La Habana

Fotos: Marcelino Vázquez

Sobre Cintio Vitier se puede decir mucho. Se pueden escribir, incluso, varios libros; analizar críticamente su obra y su entrega al estudio del pensamiento martiano, casi como una religión. Por estos días, en los que se cumplen 91 años de su natalicio, el homenaje sienta bien.

Junto con su “novia de siempre”, Fina García Marruz; con Armando Hart Dávalos, Director de la Oficina del Programa Martiano; y con la directora del Centro de Estudios Martianos, Ana Sánchez, se celebró la fecha en ese lugar con la exhibición, entre otras actividades, de las Conversaciones con Cintio Vitier, Capítulo IV: El nuevo rostro, del realizador Héctor Veitía.

“La historia es eternamente discursiva”, dice Cintio en la pantalla. Porque en enero de 1959, cuando el Ejército Rebelde entró en La Habana, vio en el rostro de cada hombre amigo “el rostro de todos los hombres”, y ni siquiera los ataques recibidos en aquellos meses, pudieron borrar su “visión de la Patria” en esos momentos: “Yo los miro para llenar mi alma de verdad, porque ellos son la verdad”, escribió en el poema que le inspirara aquel hecho, el día de la resurrección.

En un recorrido por sus más añejas investigaciones, Cintio confiesa que lo fascinó Espejo de paciencia, el primer poema escrito en la Isla por Silvestre de Balboa, de origen canario. Esta fue su indagación literaria inicial, en los tiempos en que, de modo simultáneo, impartía clases en la Universidad de las Villas y algunas noches en La Habana.

Luego vino, según su recuento, la época prolífera en la Biblioteca Nacional. Allí, no solo profundizó y sistematizó los estudios sobre la obra martiana; allí escribió Ese sol del mundo moral, nada menos que una historia de la eticidad cubana.

Como parte del homenaje, se hizo público el gesto de Vittorio Di Cagno, presidente de honor de la Commission de Coopération Notariale Internazionale, quien se honra en donar al Centro una entrega de 60 ejemplares de su libro, Martí Jurista, editado además en ese lugar. “Cintio Vitier —escribió Di Cagno en una carta personal— es el hombre que consagró toda su vida a la promoción de la cultura martiana, dejando el inmenso legado de su ejemplo y de sus obras”.

Y comenzó entonces una música que no es cualquiera. Es Primavera, sonata de Beethoven. La preferida de Cintio. El dúo ocasional, integrado por la violinista Ivón Rubio y el pianista Daniel Domínguez, sitúa a los presentes ante una prueba de sensibilidad, como si el hombre que escribió Elogios ratificara, al igual que la melodía, su perpetuación. Luego, fragmentos de Carmen, interpretados por el maestro Juan Espinoza, intentan culminar la jornada haciendo memoria. No solo para recordar a Cintio, sino a José Martí, de quien dicen esta era la ópera que más disfrutaba. Pero en esta ocasión ambas interpretaciones son, ante todo, un regalo para Fina.

“Quiero dar las gracias a todos los aquí presentes por este homenaje a Cintio Vitier, mi esposo. Nosotros fuimos novios cinco años y estuvimos casados 63. Recuerdo que la sonata Primavera la empezó a estudiar cuando era un niño y la acabó de adolescente. En esa época, él le pasaba las hojas de esa sonata a su maestro en Matanzas; pero su maestro lo elogiaba mucho, y él decía que quería uno todavía más exigente. Entonces, vino a La Habana y comenzó a dar clases de violín los años que siguieron. Ya les digo, escuchar esa sonata, que fue lo primero con lo que Cintio tuvo contacto musicalmente, ha sido para mí una emoción tan grande que no tengo palabras… Solo gracias a todos por estar presentes. No sé cómo seguir agradeciendo a todos ustedes por acompañarme. Creo que lo recordaré toda la vida”, dijo.

Así de sencilla. Igual que Cintio, quien con humildad desbordante, proyectado desde la pared, concluía: “Y ya, mi querido Veitía, ese ha sido mi pequeño aporte a los nuevos actos nacientes”.

 
 
 
 
ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Elogios (En la duermevela)
Cintio Vitier

.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.