La Habana. Año XI.
22 al 28 de SEPTIEMBRE
de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

Otorga la Universidad de las Artes Honoris Causa
a Eusebio Leal

La Jiribilla • La Habana

Este viernes la Universidad de las Artes entregó el título de Doctor Honoris Causa al Dr. Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad, por su trascendental aporte a la cultura cubana, especialmente en la restauración y conservación del Centro Histórico de La Habana y la salvaguarda del patrimonio nacional.

El Dr. Rolando González Patricio, rector del centro de altos estudios, se refirió a Leal como un hombre de pensamiento y exquisita sensibilidad por las artes, como un historiador que ha logrado movilizar las energías y el talento del mundo de la cultura en la defensa de nuestra identidad. Se hace imprescindible destacar que la protección del patrimonio de la nación, y no solo de la Habana Vieja, ha sido motivo de la dedicación y los desvelos de Leal, añadió.

“Pocos hombres se han entregado a una tarea con tantos deseos de hacer bien —continuó el investigador— ese ejemplo creo que debe ser respetado por todos nosotros y por las generaciones futuras: los habaneros y los cubanos de este tiempo somos referentes gracias al empeño de Eusebio Leal”. En este sentido, González Patricio hizo énfasis en cómo los trabajos de rescate del Centro Histórico se han concebido desde la perspectiva del desarrollo humano, que tiene como razón de ser y fin fundamental a los habitantes de esa geografía.

En las palabras de elogio el Dr. Raúl Navarro, profesor del Departamento de Escultura de la Facultad de Artes Visuales del ISA, recalcó que este reconocimiento se hace en virtud de la labor que Leal ha llevado con dedicación e infinita paciencia en la restauración del admirable conjunto monumental que es el Centro Histórico de La Habana, y por salvar esta parte vital de la identidad cultural del pueblo cubano, hoy de toda la humanidad.

Asimismo, el docente enumeró los múltiples méritos de Leal en el rescate de nuestro patrimonio cultural: “todo un pueblo ve en usted a un heraldo defensor y guía del fomento, la  preservación y la conservación de nuestra cultura en general y de la urbano-arquitectónica en particular; a un promotor de acciones que nos abren a una comprensión más amplia, profunda y desprejuiciada de lo real maravilloso cubano, de esa identificación tan necesaria como imprescindible para interiorizar nuestros valores, esos que internamente nos hermanan en lo isleño y, a su vez, nos enlazan a la Patria Grande que soñaron nuestros próceres”. 

El estudioso llamó la atención sobre los proyectos más significativos en los que se ha involucrado Leal: el rescate y la refuncionalización del Palacio de los Capitanes Generales como Museo de la Ciudad, el conjunto de las Casas Museos del Centro Histórico (México, África, Asia, Casa de la Obra Pía, Casa Simón Bolívar, Carmen Montilla, Casa de los Árabes, Casa de la Plata, entre otras). Además, entre las obras de carácter social y cultural sobresalen el Convento de Belén, la Escuela de Ballet Lizt Alfonso, la Biblioteca Pública Rubén Martínez Villena, el Planetario Astronómico, el Hogar Materno, el Convento de San Francisco de Asís, la Iglesia de Paula y el Oratorio San Felipe Neri, estos últimos devenidos salas de concierto, subrayó Navarro.

En tanto, Eusebio Leal dedicó el lauro a todos sus colaboradores, a los estudiantes del Colegio de San Gerónimo y a los alumnos de las diferentes escuelas taller. Del mismo modo, el autor de Detén el paso caminante y Carlos Manuel de Céspedes: El Diario Perdido se refirió a sí mismo como una “paloma artillada”, por los esfuerzos tremendos que ha implicado el dedicarse a una obra tan compleja como la restauración y preservación de la parte más antigua de la capital de la Mayor de las Antillas.

Para Leal lo asombroso es cómo el tiempo se ha ido en este empeño por rescatar para las nuevas generaciones el patrimonio tangible e intangible de la nación. Igualmente, para el discípulo del Doctor Emilio Roig de Leuchsenring —a quien dedicó hermosas palabras de recordación— lo realmente importante es “seguir luchando”, “continuar el juego” por Cuba, por alcanzar toda la justicia posible.

El Historiador de la Ciudad manifestó que luego de nuestras peleas por la libertad se hace imprescindible mirarnos hacia dentro para observar hacia dónde dirigimos nuestros pasos y qué podemos aportar al país.


En el acto de reconocimiento, durante el cual el pintor Roberto Fabelo obsequió a Leal con su obra “Versión de la tarde para Eusebio”, estuvieron presentes Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular; Rafael Bernal, Ministro de Cultura; importantes personalidades del campo cultural cubano como Armando Hart, Alfredo Guevara, Roberto Fernández Retamar o Graziella Pogolotti; renombrados miembros de las Academias Cubanas de Historia y de la Lengua, así como profesores y alumnos de la Universidad de las Artes. 

 
 
 
 
ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Unas palabras con Eusebio Leal
“Si no se salva la Patria no hay Habana Vieja”
Mario Jorge Muñoz

.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.