La Habana. Año XI.
11 al 17 de AGOSTO
de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

Exposición retrospectiva de ileana alonso

Retazos de ILO

Estrella Díaz • La Habana

Retazos de ILO debería llamarse la exposición que desde el viernes 10 de agosto se exhibe en la sede de La Jiribilla, publicación digital que rinde culto a la amistad: Ileana Alonso, ILO (pintora, grabadora, ceramista, fotógrafa, instaladora y diseñadora), fue (es) una artista que supo (sabe) sembrar hermandad.

Esta muestra es, además, una manera de saldar una deuda con ILO, quien nos dijo adiós demasiado temprano, cuando aún mucho le quedaba por decir. Hace cinco años —cuando La Jiribilla se posesionó de la casona del Vedado que hoy ocupa— fue ¡la primera artista! que soñó y propuso estar junto con nosotros. Retazos de ILO es una deuda pendiente y cumplida.

Su impronta fue múltiple y “asomadora”, porque para ella cualquier soporte fue válido. Lo importante, lo esencial, es el arte, parecen gritarnos las obras apiladas en la exposición.

Seguramente, sin el apoyo de muchos amigos habría sido impensado e imposible concebir esta muestra: la mayoría de las piezas pertenecen a instituciones o a colecciones privadas. Por eso, Yadira Saéz y Max CD —también artistas y responsables de la curaduría— realizaron ingentes gestiones para reunir las piezas en cuestión. Para ambos la reverencia: es una museografía inteligente y delicada, sobre todo, si se tiene en cuenta que las condiciones del espacio imponen acomodarse a él.      

En la planta baja la expo da la bienvenida al visitante con una caricatura del 2003, de la autoría de Garrincha quien supo captar la raíz de ILO (ella, sonriente, aparece escoltada por un ángel entre travieso y soñador).

La muestra ha sido estructurada a partir de bloques o apartados. Artesanías, primeras huellas (en la planta baja), incluye platos, lozas, artículos utilitarios realizados con diversas técnicas cerámicas y esa multiplicidad de formatos fue, también, algo que caracterizó el quehacer de la creadora.

Continúa la cerámica, su vida; la temática de La Habana (siempre presente) nos recuerda que para ILO el barro —quizá por su apego a la tierra, el agua y el fuego— es el más adecuado medio de expresión. En este apartado se incluyó una sugerente instalación que tiene en su centro un reloj —¿será un guiño, un llamado a la trampa que siempre nos tiende el tiempo?— y también bandejas y vasijas que pertenecen a la colección del Centro Nacional de Seguridad Nuclear.

Todo es arte entre sus manos: maderas en forma circular —que anteriormente cumplieron útiles funciones— fueron asimiladas y asumidas por Ileana; estampó sobre ese soporte enigmáticas columnas, mediopuntos y arcadas logrando excelentes texturas.


Piezas de cerámica hechas para el Centro Nacional de Seguridad nuclear

En la planta alta nos recibe “Espantapájaros” (2010, óleo sobre lienzo), a mi juicio una de las piezas más hermosas de la exposición, en la que el carácter lúdico de la obra de ILO se despliega en todo su esplendor —en este cuadro la textura, también, es un elemento significativo—.

De la serie Windows (2010, acrílico sobre lienzo) hay cuatro piezas con cierto soplo abstraccionista, acompañadas de “Tiempos modernos” (monotipia) y “Almas gemelas”, (colagrafía). Tres esculturas aladas de cerámicas (mediano formato) parecen escoltar el ingenioso logotipo diseñado por ILO que identifica a “Brujas y mariposas”, proyecto  concebido para denunciar la violencia contra la mujer (el diseño fue otra de las múltiples facetas que desarrolló).

Quien no la sufre, no la ama; quien no la goza no la ama: La Habana a todo color. Este segmento está explícitamente dedicado a la ciudad y “Diaria” (acrílico sobre lienzo, 2010); “Habana: malecón y mar”; (colagrafía, 2010); “Ofrenda” (colagrafía, 2006)  y “El tercer deseo” dan fe de ello.

“Diaria”

La música, el ángel de tus alas, pone acentos en la relación que existe entre la plástica y la música. Piezas como “Un temblar de soledad” y “Para toda la vida” son de una profunda cubanía, mientras que la tinta y el grabado te reclaman nos evoca el transitar de la creadora por el Taller Experimental de Gráfica de La Habana, institución que la acogió y de la que emergieron valiosas creaciones, algunas de ellas con una marcada influencia de reconocidos maestros del grabado contemporáneo cubano.

Soñar esta exposición seguramente fue fácil, pero armarla no: gran cantidad de puertas amigas se tocaron, muchas paredes de hogares quedaron, momentáneamente, desprovistas (esta exposición incluye más de medio centenar de obras), pero lo más significativo, creo, es que nos exhibe los muchos rostros creativos de la artista.

Retazos de ILO es precisamente eso, pedazos de su obra, segmentos de su alma, trozos creativos, fragmentos de su talento que ahora —gracias a un finísimo hilo curatorial—, recomponen el imaginario creativo de Ileana Alonso.

 
 
 
 


GALERÍA de obras

Exposición retrospectiva
de Ileana Alonso

 
ARTÍCULOS RELACIONADOS:

ILO
Mylene Fernández

.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.