La Habana. Año XI.
14 al 20 de JULIO de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

Entrevista con Marilin Cruz Insua, directora de Extensión Universitaria del ISA

Tres décadas modelando el arte cubano

Yinett Polanco • La Habana

Fotos: La Jiribilla

 
El 10 de julio el Instituto Superior de Arte, celebró su graduación número 32 en la sala Covarrubias del Teatro Nacional. Según cuenta Marilin Cruz Insua, directora de Extensión Universitaria del ISA, “se gradúan en esta edición 235 estudiantes, de ellos 71 con títulos de oro. La graduación no será un sitio para despedidas y entregas formales, sino un espacio para visualizar la fuerza creativa de un centro de formación y creación de parte de la vanguardia del arte cubano de las últimas tres décadas”.    

El ISA nació como parte del proceso de Institucionalización del país y el proyecto de las Escuelas de Cubanacán surgió al llamado de Fidel de crear las “Escuelas de Arte para el Tercer Mundo”. Dos arquitectos italianos, Vittorio Garatti y Roberto Gottardi y un cubano, Ricardo Porro, que fue quien convocó a los otros dos, diseñaron para la enseñanza artística cinco edificios. A causa de la situación económica, solo se lograron ultimar los dos de la autoría de Porro, aunque la escuela de Ballet estuvo a un 80-90 porciento de su terminación y tampoco se concluyó el otro edificio diseñado por Garatti, y el de Gottardi. A pesar de no haberse concluido como se soñaron originalmente, la preocupación por la importancia artística de este conjunto arquitectónico, hizo que se le declarase Monumento Nacional. Las autoridades del Instituto, con la contribución del Ministerio de Cultura, así como de artistas y arquitectos cubanos y la constante referencia y participación directa de los arquitectos originales, han logrado que trabajadores y estudiantes se comprometan y aporten iniciativas a la preservación y el mantenimiento de las obras partiendo del compromiso con la obra, el legado y los derechos de autor de Garatti, Porro y Gotardi. 

Al ser un centro de arte, el ISA alberga además obras de alumnos y artistas que en algún momento pasaron por sus instalaciones. Por estos días se evalúan y discuten proyectos de recuperación y restauración de algunos de los edificios concebidos originalmente como parte integral de la escuela, así como se ejecuta la zona del rectorado, de acuerdo al proyecto aprobado para este año. “La Universidad de las Artes de Cuba —asevera Marilin—, está inmersa en un proyecto de rescate, preservación y cuidado de nuestras obras y nuestro entorno. Tiene además un proyecto de investigación que realiza la profesora Ercilia Arguelles y nuestro departamento de comunicación, que lleva por nombre Memorias, y en estos momentos se encuentra en fase de realización una multimedia y un catálogo de nuestras obras y arquitectura patrimonial”.  

Como espacio expositivo, las Escuelas de Cubanacán estuvieron muy posicionadas en los medios durante los días de la Bienal de La Habana, por la cantidad de muestras e intervenciones que tuvieron lugar allí. Entre las más destacadas estuvieron el performance del austriaco Hermann Nitsch, la intervención del mexicano Gabriel Orozco, la entrega del título de Doctor Honoris Causa a la serbia Marina Abramović y los múltiples proyectos colectivos realizados por los propios estudiantes.  

El potenciar que sus alumnos dialoguen con algunos de los más reconocidos exponentes de las artes contemporáneas del mundo, forma parte de una tradición con larga data en el ISA. Por solo citar algunos ejemplos, durante los meses de junio y julio de 2010, el creador español Miguel Rubio ofreció un Taller Multidisciplinar en sus predios, que concluyó con una excelente presentación en el edificio proyectado por Garatti para la Escuela de Ballet. En mayo de ese mismo año se le había entregado el Doctor Honoris Causa al teatrista peruano de igual nombre y líder del grupo Yuyachkani.  

A partir de la experiencia de la Bienal, surgieron varios proyectos con artistas de renombre. “Los más significativos —a juicio de  la directora de Extensión Universitaria del ISA— fueron la propuesta de la artista Marina Abramović para realizar un taller sobre performance en el próximo curso, otro que pretende impartir el fotógrafo Andrés Serrano y a partir del taller Sembrado de lodo en el temporal arquitectónico, impartido por el artista mexicano Gabriel Orozco en el espacio de la Escuela de ballet, se realizará un libro que rescatará cada una de las intervenciones hechas por los 12 artistas y que abordará la importancia de la preservación del espacio arquitectónico de nuestro entorno”. 

El ISA fue fundado el 1ro. de septiembre de 1976 al amparo de la Ley No. 1307 del 29 de julio de 1976, en la cual se determinó su creación. Más de tres décadas formando a destacados representantes de la cultura cubana avalan a este centro, creado en los antiguos terrenos de golf del Country Club, como uno de los más prestigiosos planteles de su tipo en América Latina. Al decir de Marilin Cruz, “desde su constitución, la Universidad de las Artes de Cuba ha contado con destacados maestros de las más avanzadas tendencias creativas y líneas de pensamiento. Las cinco carreras que se estudian en el centro desarrollan sus planes de estudio con una concepción humanista de la cultura y el arte”. 

Entre los fundadores de la institución pueden citarse nombres como los del escultor hispano-cubano Enrique Moret, Decano de la Facultad de Artes Plásticas; el profesor Juan José Fuxá, Decano de Artes Escénicas, y el compositor José Ardévol, Decano de Música. Asimismo, entre la nómina de profesores fundadores se encuentran los bailarines y coreógrafos Fernando, Alberto y Alicia Alonso, el musicólogo Argeliers León, el compositor y Premio Nacional de Música Harold Gramatges, el periodista Mario Rodríguez Alemán, el fundador de la Escuela Cubana de Guitarra Isaac Nicola; el investigador e historiador del Teatro cubano Rine Leal Pérez y el pintor Adigio Benítez.

 
 
 
 
.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.