La Habana. Año XI.
26 de MAYO al
1ro de JUNIO de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

México y Cuba premiados
en Festival de Cannes
Joel del Río • La Habana

Un desembarco bastante inusual de películas habladas en español y portugués, procedentes de Argentina, México, Brasil y España, las cuatro cinematografías más poderosas de Iberoamérica, pero también de Colombia, Chile, Perú y Cuba, disfrutaron de las selectivas pantallas del Festival de Cannes, el mayor concurso y mercado de cine de cuantos ocurren en el mundo. Los anfitriones, realizado en Cuba y la mexicana Aquí y allá, habían recibido premios a la hora del cierre. Entre la celebración de la latinidad que ha tenido lugar en la meridional ciudad francesa se cuenta la muy excepcional presencia de dos películas latinoamericanas en competencia: la mexicana Post tenebras lux, dirigida por Carlos Reygadas (Luz silenciosa, Batalla en el cielo, Japón) y la brasileño-norteamericana On the Road, dirigida por Walter Salles (Estación Central, Diarios de motocicleta) y adaptación para la pantalla grande del homónimo y emblemático libro escrito por Jack Kerouac en los años 50, cuando reinaba el movimiento literario y artístico beatnik.

 

Salles regresa a Cannes con otra road movie sobre los interminables viajes de Kerouac, joven aspirante a escritor que emprende varios viajes por toda la geografía norteamericana, en compañía de algunos de sus amigos y luego describe sus experiencias en la novela On the Road. Rodada en gran parte en México y en las locaciones originales que visitó el escritor a lo largo de sus viajes, la cinta se hizo posible gracias al financiamiento del grupo francés MK2, del productor-distribuidor Marin Karmitz, después de muchos años en que Salles trató en vano de levantar el proyecto.

En la sección Una cierta mirada participa Elefante blanco, del argentino Pablo Trapero; la mexicana Después de Lucía, de Michel Franco; La playa, del debutante colombiano Juan Andrés Arango, y la multinacional, filmada en Cuba, 7 días en La Habana, compuesta por siete cortos que tienen el propósito de retratar una semana en la cotidianidad habanera contemporánea, y están dirigidos por el boricua Benicio del Toro, el español Julio Medem, los argentinos Gaspar Noé y Pablo Trapero, el palestino Elia Suleiman y el francés Laurent Cantet, además del cubano Juan Carlos Tabío. El filme 7 días en La Habana cuenta con la participación del escritor cubano Leonardo Padura como coordinador de guiones y un elenco artístico donde destacan Jorge Perugorría, Mirta Ibarra y Vladimir Cruz.

Cuba está representada también por el cortometraje Los anfitriones, realizado por el peruano Miguel Ángel Moulet en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de Los Baños (EICTV), y que concursa en el evento Cinefundation dedicado a los mejores cortos producidos por Escuelas de cine de todo el mundo. En Los anfitriones intervinieron egresados de varias generaciones de ese centro, como la productora Ivette Liang y los sonidistas Sergio Fernández y Esteban Bruzón, los tres cubanos; así como la chilena Victoria Paz, en la dirección de arte; y el argentino Camilo Soratti, en la fotografía. El corto fue escogido entre mil 700 propuestas hechas por 320 escuelas de cine en todo el mundo y narra la vida de dos ancianos campesinos, Félix y Josefina, quienes deben enfrentarse a la eventualidad de la muerte de uno de ellos por una enfermedad. En total, 15 cortos disputan los tres premios en metálico que serán otorgados por un jurado dirigido por Jean-Pierre Dardenne, de Bélgica, e integrado por el brasileño Karim Ainouz, el canadiense Arsinée Khanjian, el francés Emmanuel Carrére y el chino Yu Lik-Wai.

Además de Walter Salles compitiendo por la Palma de Oro, y Karim Ainouz en el jurado de la Cinemafoundation, la embajada brasileña en la Costa Azul incluye al veterano Nelson Pereira dos Santos con su documental A musica segundo Tom Jobim. Hay cine del gigante sudamericano también en la sección de Cannes Classics, donde se muestran las últimas restauraciones de clásicos del cine como el documental Cabra marcado para morrer, de Eduardo Coutinho (1985), y la comedia histórica y erótica Xica da Silva, de Carlos Diegues (1976).

Volviendo a la sección Una cierta mirada, la nueva película del consagrado realizador argentino Pablo Trapero (muy conocido en la renovación del cine argentino a partir de títulos como Mundo grúa, El Bonaerense, Familia rodante) aparece junto con el jovencísimo Gonzalo Tobal y su ópera prima Villegas. La película de Trapero, Elefante blanco, está protagonizada por Ricardo Darín y cuenta la historia de dos curas que ejercen su oficio y ofrecen sus servicios en el contexto de una colonia de Buenos Aires donde reinan la delincuencia, el tráfico de drogas y los ajustes de cuentas entre pandillas rivales, en la misma línea de exhibición de la violencia y la marginalidad que guiaba a Trapero en sus más recientes Carancho y Leonera, ambas presentadas en Cannes. Y si hablamos de la representación argentina hay que mencionar a la actriz Berenice Bejo, casi una desconocida hace un año, cuando llegó a Cannes para el estreno mundial de El artista, y que ha sido elegida ahora musa del Festival. La actriz nacida en Buenos Aires en 1976 fungió como maestra de ceremonias del mayor Festival de cine del mundo.

En la Quincena de Realizadores participó, entre otras películas habladas en castellano, la española Sueño y silencio, de Jaime Rosales, egresado de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños y premiado en 2003 por este mismo festival por su primer largometraje Las horas del día que obtuvo el Premio de la Crítica Internacional en esta misma sección de la Quincena de realizadores en el Festival de Cannes. En 2007 se estrenó su segundo largometraje, La soledad, que ganó el Premio Goya a la Mejor dirección y en 2008 obtuvo el Premio Frispeci a la Mejor película. La cuarta película de Jaime Rosales, Sueño y silencio cuenta la historia de una familia española con dos hijas que vive en París y que en unas vacaciones en el delta del Ebro sufre un accidente del coche. Está rodada en blanco y negro y a la primera toma (sin repetición de ningún plano) en un elenco de actores totalmente amateurs.

En la Quincena de Realizadores, un evento paralelo a la prestigiosa competencia del festival de la Riviera Francesa, creado en 1969 para mostrar un cine diferente al de la selección oficial, también fueron elegidas Infancia clandestina, del argentino Benjamín Ávila; las chilenas No, de Pablo Larraín, y La noche de enfrente, la película póstuma de Raúl Ruiz; La sirga, ópera prima del colombiano William Vega; el documental mexicano Fogo, de Yulene Olaizola, que afronta el tema de la emigración forzada de los habitantes de la isla de Fogo, en la Terranova canadiense, a causa del deterioro de las condiciones climáticas que han transformado la otrora rica tierra en una tundra, y Tres, la comedia filial del uruguayo Pablo Stoll, quien conquistó premios en decenas de festivales internacionales con las anteriores 25 Watts y Whisky, dirigidas junto con el malogrado Juan Pablo Rebella. En Cannes estaba también el realizador uruguayo Adrián Caetano, afincado en Argentina y autor de Un oso rojo entre otras. Caetano intentó conseguir financiación para Allende: la película, una coproducción entre Argentina y Chile que trató de conseguir en Francia socios coproductores y distribuidores de Europa.

Entre las muchas películas aquí mencionadas, debe subrayarse que recibieron amplia cobertura las ovaciones que prodigó el público del festival a la argentina Elefante blanco y a la chilena No, protagonizada por el actor mexicano Gael García Bernal, y que trata sobre el referendo que en 1988 le acabó de dar un portazo en la cara al dictador Augusto Pinochet. García Bernal encarna a un exiliado que retorna a su país y trabaja en una agencia de publicidad al servicio de la campaña por el No.

La 51 Semana de la crítica, otra de las secciones tradicionales de Cannes paralelas a la competencia oficial, y concebida para estimular a los debutantes y a los nuevos talentos, incluyó la argentina Los salvajes, de Alejandro Fadel, y la mexicana Aquí y allá, del español Antonio Méndez Esparza, que aborda el tema del retorno a sus familias de los emigrantes aztecas en los EE.UU. Mientras escribía estas notas me entero en las Noticias de Google que Aquí y allá acaba de recibir el Gran Premio de la Semana de la Crítica, otorgado por votación de la prensa internacional acreditada y por lo tanto, se hizo acreedora al Premio Cámara de Oro del Festival de Cannes. Por lo menos, ya sabemos que el cine de la región trascendió la pasarela y la vitrina, y fue objetivamente reconocido.

Por cierto, el cine mexicano batió récord de asistencia en esta 65 edición del Festival de Cannes con alguna participación en las distintas secciones incluida Post Tenebras Lux en la competencia por la Palma de Oro. Además, aparecen en otras secciones las ya mencionadas Fogo, y Después de Lucía, de Michel Franco, quien participa por tercera vez en el Festival de Cannes, pues presentó en 2003 su corto Entre dos y en 2009 su primer largo, Daniel & Ana, sobre dos hermanos secuestrados por delincuentes y obligados a mantener una relación sexual. Franco afronta otro aspecto de la violencia, el de las humillaciones y abusos que sufre una joven estudiante de parte de sus compañeros de escuela.

Ha sido tanta la efervescencia latina en el Festival de Cannes, que su director Thierry Frémaux, aseguró que no le parece posible ahora “hacer una sección oficial sin cine de Latinoamérica”, algo que evidentemente no pensaba hace un año, cuando el festival se celebró sin ningún título latinoamericano en competencia. “De Buenos Aires a México (el cine latinoamericano) es como un alimento que para mí es muy importante, con grandes autores y, por ejemplo, tenemos muchas más películas de allí que de Europa del Este”, destacó en entrevista Frémaux. Ya veremos la división de los premios, pero desde ya puede asegurarse que el Festival de Cannes ha inaugurado una excelente temporada 2012-2013 para el cine latinoamericano.

 
 
 
 
.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.