La Habana. Año XI.
19 al 25 de MAYO de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

Juan de los Muertos y cine español de los 2000
Joel del Río • La Habana

A partir del jueves 17 de mayo está de estreno en los mejores cines de la capital, Juan de los Muertos, comedia satírica de Alejandro Brugués que llega a nuestras pantallas luego de largo periplo por numerosas pantallas del mundo. Y entre el 23 y el 31 de mayo tendrá lugar en la Cinemateca, el ciclo Cine español del nuevo milenio.

Parodia descacharrante al cine de horror y suspenso, Juan de los Muertos ha conseguido aureolarse con un prestigio de película bizarra y popular. En muchos festivales del mundo los premios del público fueron arrasados por este segundo largometraje de ficción dirigido por Alejandro Brugués (el primero, Personal Belongings) y las risas y ovaciones la acompañaron en su largo recorrido internacional. Elogiada en virtud de su gracia e irreverencia a la hora de manejar, de conjunto, el humor negro, la farsa y el cubanísimo choteo, el filme arrasó con los premios del público en diversos eventos de Europa y Norteamérica, y todas las exhibiciones públicas terminaban abarrotadas por un público ansioso de disfrutar esta aproximación quizá novedosa al cine de género.

Además de convertirse en un acontecimiento en el circuito festivalero, entre ciertos medios de prensa especializados, y al nivel del público amante de la comedia, Juan de los Muertos ha devenido sorprendente triunfo del cine joven cubano, pues una parte importante de su colectivo realizador proviene de las aulas de la Escuela Internacional de Cine y Televisión, en San Antonio de los Baños, o de la Facultad de los Medios de Comunicación Audiovisuales del Instituto Superior de Arte. Hecha por jóvenes, y también pensada para un auditorio principalmente juvenil, la película se apoya sobre todo en la irreverencia, en la novedad temática y genérica que representa esta rareza en tanto película cubana de zombis, extraña mezcla de horror, comedia y muertos vivientes contemplados desde una visión entre sardónica y picaresca.

Coproducción entre la firma española, La Zanfoña Producciones ―interesada en contar historias peculiares y arriesgadas―, y la cubana, Producciones de la 5ta. Avenida, con la participación del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC); Canal Sur y Televisión Española; y la colaboración de la Junta de Andalucía, Ibermedia y Cinergia, Juan de los Muertos carece de referencias anteriores dentro de la producción audiovisual cubana, que apenas ha rozado las tinieblas, los terrores y los crímenes propios del terror, y por lo tanto tampoco ha producido sátiras o parodias de géneros como el horror o el cine de acción y suspenso. El formulismo repetitivo de este tipo de películas terminó originando comedias de terror, que se burlan de las situaciones sin salida, de la estolidez de los muertos vivientes y de la increíble torpeza del grupo de seres humanos colocados en el filme solo como alimento de los zombis. Precisamente, de los guiños paródicos y posmodernos que caracterizan a las llamadas comedias de terror se apropia Brugués y su equipo en la concepción de Juan de los Muertos.

En Juan de los Muertos, como en toda sátira de terrores zombis, el pánico se apodera de la gente; pero entonces llega un héroe salvador, un hombre de 40 años que se ha dedicado a vivir en Cuba sin hacer absolutamente nada, y que descubre una forma de hacer dinero con relativa facilidad. El papel principal fue encomendado a Alexis Díaz de Villegas, un “héroe” que va siempre acompañado por su amigo Lázaro, interpretado con notable control de los recursos farsescos por el también realizador Jorge Molina. A Díaz de Villegas y Molina se suman Jazz Vila como La China y Andros Perugorría, como Vladi California, integrantes también de la pandilla encargada de matar zombis, muertos vivientes, torpes y hambrientos caníbales… ahora de estreno en las salas de la capital.

Si bien Juan de los Muertos está coproducida por España, en la Cinemateca, cine Charles Chaplin, del 23 al 31 de mayo habrá un ciclo sobre cine español del nuevo milenio. Hay ciclos de Cinemateca que se repiten una y otra vez, y siempre consiguen atraer la atención de un público atento. El Festival de Cine Francés, o las jornadas que se consagran a ciertos clásicos redivivos son un buen ejemplo. Dentro del Festival de diciembre, o fuera de sus marcos, el cine español también atrae la atención de muchos, sobre todo si se trata de una muestra, como esta cuarta edición de las películas destacadas en la primera porción del siglo XXI. Están las películas ganadoras de Premios Goya (Pan negro ganó nueve en 2010 en los renglones de mejor película, director y actriz; Blackthorn, sin destino recibió los de mejor fotografía, diseño de vestuario y dirección artística); aparecen en la nómina algunos de los mejores documentales (30 años de oscuridad, El maestro sarahui); cortometrajes y dibujos animados de los últimos tiempos (7:35 de la mañana, El tren de la bruja, La dama y la muerte, Chico y Rita) y además sorprenden títulos tributarios de géneros tan singulares en la producción española como el oeste o la ciencia ficción.  

El conocido actor germano-español Daniel Brühl (Good Bye Lenin!) es el protagonista de Eva, una película que transcurre en el año 2041 y cuenta una historia de amor y robótica ambientada en el marco de una familia en crisis, como también lo está el núcleo filial que aparece en Primos, comedia romántica de Daniel Sánchez Arévalo sobre la complicidad de un grupo de primos, para que el protagonista recupere al amor de su vida. En el género más humorístico incursiona también No lo llames amor… llámalo X (El alzamiento nacional), largo título que alude a la entronización de historias de amor dentro del ambiente del cine porno. 

Después de impresionar con Tras el cristal (1987),  El mar (2000) y En la mente del asesino (2002) Agustí Villaronga vuelve al pasado de la posguerra y al intérprete infantil con Pan negro cuya protagonista, Nora Navas, ganó el Goya por mejor desempeño femenino y el premio a la mejor actriz en el Festival de San Sebastián. Y, hablando de actrices estelares, también está en esta muestra la bella Pilar López de Ayala (Juana La Loca, Alatriste, Lope) gracias a Intruders, otra historia capitalizada por un niño, que ocurre a medias entre Londres y Madrid (por eso aparece en el reparto Clive Owen) pero más inclinada al terror pesadillesco sobre monstruos especializados en atacar criaturas. Es como el animado norteamericano Monster S. A., pero hecho en serio, con el propósito de espeluznar al espectador y no de bromear con lo que un clóset puede ocultar. 

Respecto a los directores representados, Mateo Gil se apunta un doble, con el corto de ficción Dime que yo y el largometraje Blackthorn, sin destino, secuela de la antológica Butch Cassidy and Sundance Kid, que consagró en el género del oeste paródico a Robert Redford y Paul Newman. La muestra es ocasión de ver nuevamente, para quien se la perdió cuando se exhibió antes, También la lluvia, de Iciar Bollaín, con Luis Tosar y Gael García Bernal en los papeles de un productor y un cineasta que intentan filmar en Bolivia la llegada de Cristóbal Colón y descubren la necesidad de apuntar su cámara hacia el movimiento de protesta indígena que se está registrando en ese lugar.

Se incluye también un homenaje a Carlos Saura, uno de los importantes autores del cine europeo, sobre todo en los años 70 y 80, cuando desarrolló un lenguaje alusivo y simbólico para burlar la censura franquista (La prima Angélica); celebró el destape con la excelente Mamá cumple cien años, y se aprestó a una serie de musicales bailables y folclóricos entre los cuales se exhiben ahora Carmen, Tango y Fados. Saura también incursionó en el cine histórico sobre la Guerra Civil (¡Ay, Carmela!) y en la biografía pictórica (Goya en Burdeos) así como en el cine sobre marginalidad y violencia social (Taxi). Ahora que repasamos lo más nuevo y mejor del cine ibérico, importa recordar algunos de sus más sólidos baluartes.

 
 
 
 
.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.