La Habana. Año X.
5 al 11 de MAYO de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

Ernesto Cardenal, Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana

Pretexto para el elogio

La Jiribilla

Fotos: Diego, Alejandro Ramírez y Archivo


A los 87 años, después de ser un referente literario para la lengua española, de haber defendido las causas más justas de su tiempo y demostrar que la fe católica bien puede ir de la mano con las revoluciones, a Ernesto Cardenal no le hacen falta los premios o reconocimientos. Sin embargo le llegan, tal vez como meros pretextos para que los amigos, lectores y admiradores de su poesía, se permitan regresar otra vez a libros como EpigramaOración por Marilyn Monroe y otros poemas, El estrecho dudoso, Homenaje a los indios americanos, Salmos, Los ovnis de oro, Telescopio en la noche oscura, La vida perdida y Canto Cósmico, con los cuales se incluye en la corriente poética conocida como exteriorismo.

Este jueves 3 de mayo el escritor nicaragüense recibió con humilde asombro y agrado la noticia que lo nombró como nuevo Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, uno de los más importantes de la lengua española. Así, se rompe la ley silenciosa de alternar un poeta latinoamericano y otro ibérico, pues en 2011 fue de la cubana Fina García Marruz el reconocido galardón. Resulta, además, el primer centroamericano que se distingue con tal reconocimiento.


Con los origenistas Cintio Vitier y Fina García Marruz
en el homenaje a Ernesto Cardenal por su 80 cumpleaños.

Bien cumple la obra de Cardenal la condición de entregar relevantes aportes al patrimonio cultural de Iberoamérica y España. Por ello ha sido propuesto también para Premio Nobel de Literatura 2010, ha sido finalista del Premio Cervantes y mereció el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda. Pero, según ha declarado en múltiples entrevistas, nada de esto le molesta ni le quita el sueño. Más bien, no va con su carácter.

Nacido en Granada, Nicaragua, en 1925, Cardenal supo conjugar con coherencia sus tres vocaciones: la poesía, la fe religiosa y el espíritu revolucionario. “En realidad para mí las tres han sido como una sola. Mi vocación natural ha sido la de poeta, pues con ella nací, y hacía versos desde mi infancia. En mi juventud fui muy enamorado, amaba muchísimo a las muchachas, y mi sed insaciable de amor y de belleza fue lo que me llevó a Dios. Mi conversión a la vida religiosa fue a los 31 años y mi sacerdocio hasta algo después. Entré a un monasterio trapense en EE.UU., donde dio la casualidad que mi Maestro de Novicios fue el místico norteamericano Thomas Merton. En la formación religiosa que él me dio me hizo ver que el contemplativo no debía ser indiferente a los problemas sociales y políticos de su pueblo. Y así fue que la conversión a Dios me llevo después a una conversión a la revolución. Después que salí del monasterio, cuando visité Cuba en 1970 tuve lo que yo he llamado mi segunda conversión, la conversión a la revolución. Primero fue el descubrimiento de que el marxismo era bueno, por las grandes transformaciones que había hecho en Cuba, aunque pensaba que yo no podía ser marxista porque el marxismo era ateo. Poco después surgió la teología de la liberación que me hizo ver que el ateísmo no era elemento indispensable del marxismo, y que se podía ser marxista sin ser ateo, y que no había contradicción entre el marxismo y cristianismo”, declaró en una entrevista publicada en 2004.

Su primer poema lo escribió a los siete años y desde entonces la creación ha fluido ininterrumpida. Estudió literatura en México y en Nueva York y luego se ordenó como sacerdote, en 1965. Todo esto unido a las ideas políticas que lo hicieron parte de la resistencia contra la dictadura de los Somoza (1937-1979) y miembro del Frente Sandinista de Liberación Farabundo Martí.

En la actualidad su principal ocupación es escribir, “cuando llega la inspiración”, aclara. Mientras tanto lee y apadrina un taller de poesía para niños con cáncer, y ya no frecuenta con la misma asiduidad los lugares públicos.

Sus obras han sido publicadas en 20 idiomas y en más de 200 ediciones y guardan la magia de saber unir la mística y la épica, la cotidianidad y la denuncia social, retratar los misterios espirituales  de la vida moderna.


Ernesto Cardenal junto con el Poeta Nacional Nicolás Guillén

Con Cuba lo une una relación de amistad cultivada a través de los años, pues según ha revelado luego de su viaje a la Isla en 1970 acendró su espíritu de revolucionario, porque la revolución es sobre todo una cuestión de amor.

Siempre he creído que estamos hechos de los mismos elementos que las estrellas. Nuestro cuerpo está hecho de átomos, igual que el corazón de las estrellas. Venimos de ellas y nosotros somos las mismas estrellas con conciencia y amor en el universo”, confesó en una entrevista para La Jiribilla.

 
 
 
 


GALERÍA de IMÁGENES

Ernesto Cardenal, Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana

 
 
.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.