La Habana. Año X.
18 al 24 de FEBRERO
de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

Brigada para Leer en Libertad
Libros que pueden salvarnos
A. S. Yhanes • La Habana
Fotos: R. A. Hdez. y Yaima Amador (La Jiribilla)

La activista cultural Paloma Saiz comenzó a trabajar en la promoción de la lectura tras un viaje a Cuba. Vino acompañando a su esposo, el escritor Paco Ignacio Taibo II, y un día vio un tumulto en la calle. Eso, en México, no es buena señal. Se acercó con curiosidad, quizá buscando la sangre, pero la gente parecía contenta. El crimen no había ocurrido en la calle, sino en las páginas de un libro. Ese día lanzaban tres novelas policiacas y la gente se agolpaba para comprarlas.

Consciente del papel que juega la lectura en la formación de un pensamiento crítico en los pueblos, Saiz, junto con Paco Ignacio, fundó en enero de 2010 la Asociación Civil para Leer en Libertad; más conocida como Brigada para Leer en Libertad. La promotora vino a esta 21a Feria Internacional del Libro a conversar sobre el proyecto.

“Está conformada en su núcleo central —explica— por promotores de lectura, historiadores, editores, que coinciden con la imperiosa necesidad de colaborar en el proceso de hacer del pueblo de México un pueblo lector, y que este se acerque a su historia de manera diferente a la regional y se apropie de ella para colaborar en la transformación de ese país y acabar con la desigualdad, la injusticia, la corrupción y la pobreza.”

La misma cuenta con un plan de publicaciones, pues no tiene mucho sentido intentar convencer a la gente de que lea si no se le pone delante lo único que hace falta: los libros. Los que ellos editan se venden a precios asequibles y, en muchos casos, se regalan.

Pero este no es su único programa, hay otro mucho más impresionante: los viajes de libros. Pequeñas ferias itinerantes que se hacen en barrios donde las personas no tienen acceso a los libros, porque no existen librerías ni bibliotecas. De modo que coordinan con libreros, editores y distribuidores de libros para hacer estos viajes, que tienen mucho de feria medieval, pues se colocan en pequeñas plazas públicas, calles o lugares estratégicos por donde debe transitar la gente. Allí, además de vender libros, organizan una programación artística con música, teatro, performances y presentaciones editoriales. También hacen debates políticos, conferencias y tertulias en las que se analizan aquellos temas de actualidad que más interesa a la gente. Sin olvidar, desde luego, que los ponen al día en cuanto a lo último que se produce en literatura.

En esos viajes hacen, además, colectas de libros que luego integran las colecciones de las bibliotecas comunitarias. Esas que han ido fundando ellos mismos en lugares donde antes los niños no tenían libros de consulta para sus tareas y los mayores jamás habían leído una novela. Asegura Saiz que, hasta la fecha, han conformado alrededor de 25 bibliotecas comunitarias a partir de estas donaciones.

Quienes se quedan al frente de las bibliotecas, requieren capacitación, de eso también se encarga la Brigada. Los responsables reciben talleres literarios y de fomento a la lectura; de forma tal que, más que bibliotecarios, se conviertan en promotores.

Pero la Brigada, además de personas, también rescata libros. En México, explica Saiz, el libro se asume como cualquier objeto comercial, por tanto, si una edición no se vende, los ejemplares son almacenados en bodegas. Y si las editoriales quieren donarlos, tienen que pagar impuestos; así que, en lugar de eso, prefieren enviarlos a la trituradora.

“Entonces se nos ocurrió —cuenta Saiz— que si les poníamos a las editoriales las mejores condiciones para sacar a la venta todo lo que tienen en bodega sin que les costara casi nada, podrían venderlos a precios de remate [rebaja]. Hemos hecho tres remates con el lema: ‘Salva un libro, no dejes que lo destruyan’. Y calculo que hemos salvado cerca de un millón de libros.”

Paco Ignacio Taibo II, por su parte, destaca la carga política del proyecto, sin duda, un elemento central, pues está incidiendo en un movimiento social de cambios:

“La gran sorpresa está en a quiénes hemos incorporado a la lectura en estos dos años. Me refiero a la lectura de reflexión sobre el pasado, la historia, la lucha, las tradiciones, la identidad política de la sociedad. Es curioso, porque hemos cambiado la manera como lee la Ciudad de México. La mayoría de lectores contactados son adultos entre 40 y 60 años. Adultos que tienen la habilidad de leer, pero dejaron de hacerlo porque la vida no los dejó; y, de repente, encuentran el contacto con las lecturas y se conectan con los temas, con las propuestas. El segundo sector en que más hemos incidido son los estudiantes de enseñanza media, quienes al llevarles un mensaje subversivo, reaccionan contra las mecánicas tradicionales de la lectura obligatoria, para descubrir una lectura subversiva, por placer, inquieta, que da idea de cambio.”

En ese sentido, han iniciado una colaboración con la Fundación Rosa Luxemburgo, cuya finalidad es, sobre todo, contribuir a la formación política de los militantes de izquierda, los sindicatos democráticos, las organizaciones estudiantiles y los movimientos urbanos populares. Para ello, organizan cursos y conferencias con especialistas, editan y distribuyen gratuitamente material de consulta y promueven espacios de participación para contribuir a la cohesión de los diversos grupos políticos y sociales de izquierda.

“Creo que la Brigada no ha tenido tiempo de hacer una reflexión —concluye Taibo—. Pero en algún momento nos tomaremos un descanso y la haremos para extraer las enseñanzas de esta experiencia político-cultural, que es riquísima desde el punto de vista de la interacción cultura y política. Pienso que ahí encontraremos claves fundamentales en la transformación de los países de América Latina.”

 
 
 
 



GALERÍA de IMÁGENEs

La Feria en La Cabaña


GALERÍA de IMÁGENEs

Inauguración de la 21 Feria Internacional del Libro

LA JIRIBILLA EN LAS FERIAS DEL LIBRO

.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.