La Habana. Año X.
18 al 24 de FEBRERO
de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

protagonistas de amores contrariados,
de paquita armas fonseca
Sí es posible hacer mejor
Víctor Fowler • La Habana

Ningún tratado tendrá mayor fuerza que el sonido de una voz, que la sensación de escuchar a interlocutores cercanos. Esa, la ventaja del protagonista o testigo de algún hecho, es la fuerza enorme de la entrevista, su atractivo. Por debajo de la maraña de acontecimientos, que pueden ser verdaderos o no, discutibles o certeramente apreciados, el entrevistador nos va haciendo el retrato de un ser humano y es este su arte. Según lo anterior, la entrevista es un juego donde la colocación de una pregunta o estímulo para que el entrevistado hable, es tan importante como el flujo de la memoria o el pensamiento por parte de quien responde; tan importante la calidad de verdad en el contenido como lo que la persona —muchas veces sin proponérselo— expone de sí mismo al hablar.

Está el estilo de la entrevista donde la densidad del juego se encuentra en ambas partes y entonces, más que un encuadramiento, se produce un diálogo, una suerte de conversación en la que los implicados exploran con entusiasmo un determinado objeto de conocimiento; de esto, por ejemplo, es modélica en nuestro país la entrevista de Ruffo Caballero al cineasta inglés Peter Greenaway donde ambos se proponen desentrañar los significados del posmodernismo. Del lado opuesto, se encuentra el tipo de entrevista donde lo principal es la creación de una atmósfera de confianza y respeto, una suerte de envoltura cómoda para que el entrevistado despliegue memoria o enfrente algún problema de pensamiento; en esta segunda, el entrevistador pareciera disminuirse hasta casi desparecer y apenas se sostiene con preguntas muy cortas, leves toques que mueven hacia donde le interesa la dirección del contenido total. Paquita Armas pertenece a este segundo tipo.

Si al presente libro agregamos los numerosos artículos que de modo continuo ella dedica al trabajo de la radio y la televisión en Cuba, no hay duda de que se confirma como una de las nuestras sólidas especialistas en el ramo. Aquí vale la pena señalar que el año pasado, ella también presentó un volumen de entrevistas con personalidades de la televisión y la radio cubanas, aunque entonces, a diferencia de estas de ahora —pensadas y organizadas para formar el actual libro—, se trató de la recopilación de trabajos dispersos.

Tan continuado esfuerzo de la voluntad expone, a su vez, los intereses mayores del propio entrevistador; estos, a mi juicio, son dos que en realidad son las mitades de un mismo problema: la obsesión con el tema de la calidad de la Televisión cubana, pregunta que gira alrededor de si es posible y cómo elevar la calidad de una televisión “pobre”, que no dispone de presupuestos descomunales para la realización de sus programas y sin la posibilidad de grandes dotaciones tecnológicas, así como el interés —por parte del entrevistador— en que nos sea revelada y podamos acceder al corazón de personalidades fuertes, de gran capacidad de inventiva, con alta vocación social y dispuestos a correr riesgos para defender aquello en lo que creen. O sea, luchadores. De esta manera, Paquita nos dice que sí es posible hacer mejor, pero con gente como la que ella resalta.

Hay que agradecer a la Editorial EnVivo el haber tenido el olfato para elegir esta propuesta y transformarla en realidad; libros como este no solo serán gratos a los numerosos lectores que siempre quieren conocer secretos de la creación artística en radio y televisión, sino que resultan un aporte destacable para los estudiantes de las carreras universitarias (u otro tipo de cursos de superación) asociadas a los medios en nuestro país. Además de ello, la calidad y entrega de los entrevistados justifica que conservemos el libro como testimonio —así será leído en el futuro— de cómo se hacía la mejor Televisión cubana de nuestro tiempo.

Solo me queda desear que en lo adelante la Editorial tenga cada vez más certera puntería, se conozca mejor su trabajo y defina mejor su perfil con libros como este u otros que contribuyan al estudio de la radio y la televisión cubanas de cualquier tiempo.

A Paquita, “ejemplísimo” de amor y dedicación, una felicitación enorme.

(Claro que sé que esa palabra no existe, pero ella la hace realidad).

 

Armas Fonseca, Paquita, Protagonistas de amores contrariados. La Habana: Ediciones EnVivo, 2012.

El libro contiene entrevistas a:

Luciano Castillo, Daniel Diez, Freddy Domínguez, Jesús Cabrera, Alejandro Gil, Julita Osendi, Maribel Acosta, Orlando Cruzata, Belkis Vega, Waldo Ramírez, Elena Palacios, Eduardo Moya, Mariela López, Fabio Fernández, Roly Peña, Consuelo Ramírez, Roberto Chile, Guillermo Vilar, Jorge Alonso Padilla.

 
 
 
 



GALERÍA de IMÁGENEs

La Feria en La Cabaña


GALERÍA de IMÁGENEs

Inauguración de la 21 Feria Internacional del Libro

LA JIRIBILLA EN LAS FERIAS DEL LIBRO

.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.