La Habana. Año X.
11 al 17 de FEBRERO
de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

 

 

Se reúne Fidel con escritores e intelectuales invitados a la Feria del Libro

Encuentro por la paz

Cobertura especial de La Jiribilla • La Habana

Fotos: Roberto Chile

El líder de la Revolución Cubana mantuvo un animado y fructífero diálogo con destacados intelectuales y artistas asistentes a la 21 edición de la Feria Internacional del Libro de Cuba, como continuidad de la reunión realizada el pasado año. Temas vitales como la urgente preservación y sostenibilidad del medio ambiente para lograr la sobrevivencia de la especie humana, en peligro de autoextinción, colmaron el centro de los debates en la tarde de este viernes 10 de febrero. 
 

Entre los presentes se encontraban el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, de Argentina; el mexicano Sergio Pitol, Premio Cervantes 2005; la intelectual argentina Stella Calloni y sus coterráneos Atilio Borón y Miguel Bonasso; el teólogo brasileño Frei Betto; el periodista y director de Le monde diplomatique Ignacio Ramonet; el sociólogo belga François Houtart; los escritores españoles Santiago Alba y Carlo Frabetti, los intelectuales venezolanos Farruco Sesto y Carmen Bohórquez, y Peter Phillps.  

Los participantes, creadores e investigadores de diversas disciplinas académicas y científicas asistentes a la 21a Feria Internacional del Libro, provenían de 22 países. Entre ellos se encontraban  importantes escritores e intelectuales caribeños como Norman Girvan, Chiqui Vicioso, Kendel Hyppolite, Alejandro Carpio, Daniel Ferreira, Lenito Robinson, Bárbara Chase, Carlos Roberto Gómez, René Baptiste, Cynthia Abrahams, Lasana Sekou, Pedro Antonio Valdés, Johan Roozer, así como Kari Polanyi Levitt, estudiosa del Caribe. Por Cuba participaron varios Premios nacionales de Literatura, de Historia y de Ciencias Sociales, además de científicos cubanos de varias especialidades. 

De “infinito” calificó Fidel al auditorio con el cual sostuvo un intenso intercambio que se prolongó por más de nueve horas con solo dos breves interrupciones de receso y que se inició con una reflexión de Zuleica Romay, presidenta del Instituto Cubano del Libro, destacando los motivos del encuentro, que se inspira en la alerta que hace 20 años lanzara Fidel en la Cumbre de la Tierra sobre el riesgo de extinción que amenaza a la especie humana, más grave hoy que hace dos décadas. 

El escritor y periodista, Ignacio Ramonet, inició el diálogo con una síntesis de sus palabras al recibir en la mañana el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de La Habana. Centrado en las prácticas del sistema mediático global donde la información funciona como una rara mercancía gratuita debido a que por intermedio de ella —cada vez más vaciada de contenido— las personas son vendidas a los anunciantes, la tesis de Ramonet puso a girar el debate en torno a todo lo que pueden y deben hacer los intelectuales para evitar la catástrofe planetaria cuando sus esfuerzos chocan, diría Abel Prieto, "contra la manipulación o el silencio". 

La escritora y periodista argentina Stella Calloni demandó una urgente reactivación articulada de la Red de Redes en Defensa de la Humanidad, porque, "es aterrador el silencio con el que la Humanidad está asistiendo a sucesivas guerras" y las nombró una por una desde Afganistán hasta Libia, y señaló como un guion previsible la amenaza que se cierne sobre Irán y Siria. 

Sus palabras tendrían eco en las del intelectual brasileño Frei Betto, quien demandó una autocrítica para valorar "nuestra inserción social" y generar proyectos, no solo indignación, porque esta no basta para resolver la injusticia global. 

Impresionados por la vitalidad y entusiasmo de Fidel, los asistentes al encuentro se congratularon por la recuperación del líder histórico de la Revolución, y fue el fraile dominico brasileño quien mejor lo sintetizó al advertir jocosamente que debían terminar porque aún Fidel tenía que atender "tres delegaciones, leer muchas informaciones y unos cuantos libros", y que nadie preguntara cuál es el milagro que se lo permite porque es un secreto del Estado cubano. 

Luego, Frei Betto agradeció a Fidel "por su paciencia, su diálogo, su capacidad para escuchar " y pidió que Dios bendiga "a este país y la vida y la salud" del líder de una Revolución cuya obra definió como evangélica "porque alimentó al hambriento, curó al enfermo, dio trabajo al desocupado, tal como piden las Sagradas Escrituras". 

Entonces tomó la palabra Fidel, levantando un paquete de cables de prensa entre las manos. Son noticias solo de los tres últimos días, advirtió, y propuso leer y comentar algunas para confirmar la gravedad de la alarma que los había reunido. "Lo menos que podemos hacer es lograr que la población esté informada", dijo al terminar y propuso armar un libro con todas las ideas y propuestas vertidas en las más de nueve horas de diálogo. "Hay que luchar", repitió como otras veces, "no nos podemos dejar vencer por el pesimismo. Es nuestro deber".

 
 
 
 


GALERÍA de IMÁGENEs

Encuentro de intelectuales por la Paz



GALERÍA de IMÁGENEs

La Feria en La Cabaña


GALERÍA de IMÁGENEs

Inauguración de la 21 Feria Internacional del Libro

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

"Es el Fidel de siempre"
Rosa Miriam Elizalde, Arleen Rodríguez Derivet

No tenemos derecho a la desesperanza
Zuleica Romay

Fidel vuelve a las andadas
Atilio Borón

La Revolución cubana es una obra Evangélica
Frei Betto

LA JIRIBILLA EN LAS FERIAS DEL LIBRO

 
.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.