La Habana. Año X.
4 al 10 de FEBRERO
de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

Elogio apasionado a un hombre de teatro

Marilyn Garbey • La Habana

Fotos: Cortesía de Argos Teatro

Quiso el azar que Pancho naciera un 4 de octubre, el día de Orula, el día de San Francisco, y parece que esas deidades le ofrecieron algunos de sus dones, como la inteligencia y la picardía, la bondad y la entereza para enfrentarse al mal. También le propiciaron el conocimiento de la naturaleza humana a través del oficio del teatro.

Tal como la de San Francisco, su vida ha sido un permanente sacerdocio, pero el de Pancho ha sido consagrado al teatro, con rigor y perseverancia. De Orula heredó la rectitud para asumir riesgos. En el sitio en que nos encontramos esta noche ya inolvidable, aún pueden escucharse el eco de frases malsonantes que Pancho pronunció al librar numerosas batallas contra algunos colegas, tan apasionados como él por el teatro, pero empecinados en cometer absurdos.


 "Vida y Muerte de Pier Paolo Pasolini", 2004

Norge, Abelito y yo hemos reído en muchas ocasiones al escuchar las anécdotas de la cotidianidad de Teatro Estudio, donde Pancho renunciaba al carácter pacífico que distingue a su orisha regente para arremeter contra las injusticias. Recuerdo la conocida Pancho el inglés, en la cual convocó a sus amigas Paula Alí y Adria Santana a adoptar la flema inglesa frente a una polémica decisión de la directora de Teatro Estudio, para luego convertirse él en el dios del trueno al encontrarse con Raquel.

Cual San Francisco, ha vivido austeramente, como vive la gente de teatro en cualquier lugar de este planeta, pero al invitar a comer a sus amigos Pancho ha sido generoso, tanto que cada año contamos los días que faltan para que llegue octubre y celebre su fiesta.

Como indica Orula, Pancho asume los cambios que la vida exige. Por eso hoy, cuando muchos de los actores de su generación se han apartado a un rincón, él buscó nuevos retos, y encontró en Argos Teatro un estímulo muy poderoso para seguir creando personajes que sacudieran las conciencias, como el alcalde de El enemigo del pueblo. O para asumir magistralmente varios roles en Vida y muerte de Pier Paolo Pasolini. Para caricaturizar al viejo verde de Chamaco. O para dibujar el rostro de la vejez en ese Ángel Romaguera que conmueve hasta las lágrimas. Así se ha convertido en un paradigma para los más jóvenes actores y para los más jóvenes espectadores.

Apasionado como su ángel de la guarda, Pancho no cesa de trabajar, con una vitalidad que cualquiera envidiaría. También ha heredado su capacidad de soñar, que lo lleva a entregarse en escena con el candor de la primera vez y con la intensidad que solo un hombre de su estatura ética puede insuflar al personaje.

Pancho García es un sobreviviente de los duros embates que ha debido afrontar el teatro cubano, y ahí está, inmune a las tempestades y a las enfermedades, sobre el escenario, viendo pasar el tiempo, firme como una antiquísima ceiba, ofreciendo su sombra a quien la necesite, consuelo a quien lo precise.

Hace ya varios años que conozco a Pancho, que lo admiro como actor y que lo quiero como amigo. Ya no recuerdo la primera vez que lo vi en escena. Tampoco recuerdo cómo nos hicimos amigos. A estas alturas ya no importa, solo puedo dar fe de que he vibrado de emoción cada vez que sube al escenario, de que he pasado horas memorables a su lado, conversando de lo humano y lo divino.

Según el patakín, Orula es el dueño de todos los números. Desde hoy, Pancho García, eres el depositario del 22, del 1, del 2012, números con los que recibes, para mi felicidad, la de tus espectadores, la de tus amigos, el Premio Nacional de Teatro. Así nos traes la certeza de que al final del túnel, siempre estarán Pancho, y el pájaro.
 

 
 
 
 
ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Viñeta para un actor
Orietta Medina

Ese Francisco que devino en Pancho
Juan Amán

Palabras de homenaje a Pancho
Carlos Celdrán

Uno de los grandes actores mundiales
Paloma Pedrero

.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.