La Habana. Año X.
3 al 9 de DICIEMBRE

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

Nersys Felipe, Premio Nacional de Literatura 2011

“Los libros infantiles parecen que son menos, pero no lo son”

Helen H. Hormilla • La Habana

Cuentan que tras la llamada del escritor Nelson Simón a la Dirección de Cultura de Pinar del Río para anunciar que Nersys Felipe Herrera acaba de obtener el Premio Nacional de Literatura 2011, entre las personas reunidas surgió la ovación. Poco rato después se presentaron en la casa de la calle Virtudes, donde vive la escritora desde su nacimiento, buena parte de los intelectuales y trabajadores de la cultura de la provincia para celebrar junto a la familia y amigos de la escritora el merecido laurel.

La noticia ha sido esperada por años y es resultado del empeño de múltiples instituciones y personalidades en nominar a una de las principales autoras de la literatura infantil al principal lauro de las letras nacionales.

“El hecho de que tanta gente estuviera interesada en que obtuviera el premio me daba un poco de vergüenza. Desde 2002 Ediciones Hermanos Loynaz iniciaron las nominaciones y después la siguieron varias editoriales e instituciones, hasta que terminaron contagiándome el interés. Yo consideraba que no era posible que me lo concedieran, pero las cosas llegan cuando tienen que llegar, uno no se puede apurar”, confesó Nersys a La Jiribilla, a solo un día de haber sido notificada.

“Yo no sabía que la gente me quería tanto. No sé cuántas cosas he tenido que posponer en mi casa porque constantemente me llaman por teléfono de todas partes de Cuba y me tocan a la puerta. Eso me ha dado una medida de que la gente quiere mucho mis libros, o me quiere a mí. Además, fue un honor y una satisfacción increíble, me siento honrada y a veces pienso que no pude ser posible”, refirió.

Sus cuentos y poemas, inspirados en zonas de su pasado, de su intimidad, han venido acompañando a distintas generaciones de cubanos y cubanas, pues no solo se estudian sus textos en la enseñanza primaria, sino que figuran entre lo más demandado cada Feria Internacional del Libro por las primeras edades.

El jurado de 2011, presidido por Daniel Chavarría e integrado además por Zaida Capote Cruz, Nelson Simón, José Antonio Baujín y Georgina Herrera, votó por mayoría a favor de la escritora pinareña entre 18 propuestas. Entre las razones argüidas para el fallo estuvo “la calidad sostenida de una obra para niños y jóvenes, anclada en las más profundas raíces de la cultura cubana, pero en diálogo con lo mejor del género”.

Además, en el acta se destacó su dominio tanto de la narrativa como de la poesía, que ha atendido las urgencias de la cultura de la Isla, con aliento nacional y universal. “La profunda savia martiana que recorre su producción alimenta la vocación formativa de la autora en los terrenos estéticos y éticos del ser humano”, continúa.

Con este premio a Nersys se reconoce también a la literatura infantil y juvenil en Cuba, que no cuenta con un lauro como este desde 1988, cuando recayó en Dora Alonso. Para la autora no hay que hacer diferencias entre uno y otro público: “un buen libro para personas mayores y un buen para niños tienen el mismo valor”. Tal vez, argumenta, la razón de su diferente valoración se encuentre en que los infantiles tienen menos páginas, porque a los niños “le horrorizan los bloques”.

“Son más sencillos desde el punto de vista del objeto libro, aunque pueden tener ilustraciones, y quizás por eso lo vean como algo más pequeño. Pero no creo que piensen que tiene menos valor. Los libros infantiles parecen que son menos, pero no lo son”, refirió.

Nacida en 1935, en Guane, Pinar del Río, Nersys Felipe ha cultivado por igual la narrativa y la poesía. Ha escrito además guiones para la radio, ha sido maestra, actriz, fundadora del Grupo de Teatro Guiñol de Pinar del Río y profesora en la Escuela de Arte de esa provincia.

La crítica ha señalado su sensibilidad para convertir lo cotidiano en trascendente, pues sus obras realistas no precisan de grandes acontecimientos sino que se concentran en las emociones humanas. Según escribió el ensayista Salvador Redonet: “Nersys Felipe es un clásico de las Letras Cubanas para niños por el efecto emocional (de esos que se agradecen) que deja buena literatura a partir de esa rara combinación de talento, vitalidad, honestidad, sinceridad y ¿por qué no decirlo? autenticidad (y no solo de estilo)”.

Entre sus múltiples lauros se encuentra el Premio Literario Casa de las Américas, obtenido en dos ocasiones por sus libros Cuentos de Guane (1975) y Román Elé (1976). Además, tiene el Premio La Edad de Oro, La Rosa Blanca, la Distinción por la Cultura Nacional, entre otros.

La escritora forma parte de la generación que en la década del 70 del siglo pasado comenzó a impulsar este movimiento literario en la Isla. “Todo comenzó a la mano de Eliseo Diego, que auspició un congreso sobre este tema en el que quedaron instaurados concursos para desarrollar el género. Luego de eso este tipo de literatura se ha crecido por sí misma, con el vuelo que le han ido dando los escritores”, comentó.

Sobre el estado actual de la literatura infantil en Cuba, Felipe consideró que estamos en un momento de sano crecimiento, bajo la sombra de Eliseo y de Martí, de donde viene todo. “Lo que tenemos es que seguir trabajando, los jurados seleccionar lo mejor y que las editoriales elijan bien, para que no se demerite la saga”.

Sorprende que Nersys nunca quisiera ser escritora, sino actriz, y que comenzara a escribir solo en la treintena. “Trabajé como maestra desde los 17 hasta los 33 años, en que pasé a la radio y allí comencé a escribir libretos de programas infantiles y esa fue mi gran escuela de literatura. Mi maestra fui yo misma, porque desde entonces y hasta ahora no termino de aprender. Aprendo de los jóvenes, de los talleres literarios a los que a veces asisto, de lo que leo, de lo que me equivoco, porque todos herramos”.  

Aunque tienen un nuevo proyecto de libro, la escritora ha preferido dejarlo en secreto. Adelantó, no obstante, que lo escribió casi a cuatro manos con su nieta Cecilia de 11 años, a quien agradece lecturas y correcciones.

Solo una cosa no ha cambiado Nersys en su vida: su familia, con la que comparte hoy el éxito que solo pueden disfrutar ciertos elegidos en el mundo de las letras. Desde ese patio común que acerca su casa a la de la hija, en la entrañable ciudad de Pinar del Río, de la que nunca se ha marchado, un güije fantasioso le sonríe.

 
 
 
 
ARTÍCULOS RELACIONADOS:

A mí escribir me da ganas de vivir
Eduardo Herrera

Maestros de Juventudes: Continuadores del camino

Noche en Nueva York
Nersys Felipe

   
Lineamientos del VI Congreso del PCC
(.pdf, 736 Kb)
Información sobre el resultado del Debate
(.pdf, 394 Kb)
.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2011.