La Habana. Año X.
12 al 18 de NOVIEMBRE

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

La Habana rendirá homenaje al Gabo,
Matta, Solás y a la EICTV
Joel del Río • La Habana

La edición número 33 del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana eligió, para sus secciones de homenaje, a cuatro personalidades o instituciones de honda trascendencia cultural y de los más diferentes ámbitos artísticos, aunque siempre relacionados estrechamente con la identidad en trance, mestiza, exaltada y ardorosa de un continente del Bravo a la Patagonia, y muchas islas y archipiélagos, y una rica diáspora sembrada en cualquier latitud del mundo. Como recogiendo esa cosecha de imaginación y arte que desde Latinoamérica ha llegado al mundo, La Habana rendirá homenaje al pintor chileno Roberto Matta, al escritor colombiano Gabriel García Márquez, al cineasta cubano Humberto Solás y a la Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV) de San Antonio de los Baños, por su 25 cumpleaños.

Al arquitecto, poeta y sobre todo pintor surrealista y abstracto chileno Roberto Matta (1911-2002) correligionario de Salvador Dalí, Pablo Picasso, René Magritte, André Breton y Marcel Duchamp, autor de una copiosa obra relacionada no solo con el onirismo, el subconsciente y el papel del azar y la improvisación como motores artísticos, también incursionó en la fotografía y el video. Es célebre su pintura al óleo Allende de la muerte a la vida (1973-1974) donada por su viuda y albacea al Museo Salvador Allende de Santiago de Chile. En el Festival se exhibirán cuatro documentales sobre su vida y obra, tres chilenos y uno procedente de EE.UU., donde Matta vivió y ejerció notable influencia. El último gol de Matta, de Claudio Alfonso Marchant Reyes; Matta, un siglo d'mente, de Pablo Basalto y Roberto Matta - Puerta a otra dimensión, dirigido por Hugo Arévalo, junto con Matta, el ojo de un surrealista, de Jane Crawford conforman el homenaje a uno de los grandes pintores latinoamericanos del siglo XX.

Del cineasta cubano Humberto Solás, a propósito de que al interior del festival se ubica la fecha que hubiera sido el 70 cumpleaños del cineasta creador de Lucía, Un día de noviembre, Cecilia y Un hombre de éxito, se exhibe la versión íntegra de la subestimada El siglo de las luces, un filme excepcional integrado por tres capítulos: Los fuegos de la Revolución, La sangre de los pueblos y Explosión en la catedral. Superproducción emprendida al unísono por creadores procedentes de Cuba, España, Francia y Rusia, el filme llegó a las pantallas cubanas en 1992, poco después de que se festejara mundialmente el bicentenario de la Revolución Francesa, y uno de los peores años del llamado período especial (carestía, escasez, crisis de valores, recrudecimiento del bloqueo, corte de la ayuda de los países europeos orientales). Ni el espectador ni los críticos ni las instituciones culturales de la Isla pudieron desviar su atención de la apabullante inmediatez y fijarla en magnificencias o disquisiciones de otros tiempos, por mucho que se estuviera relatando a toda pantalla los acontecimientos históricos medulares que arrastraron, a principios del siglo XIX, a tres jóvenes habaneros: Sofía, Esteban y Carlos, cuyas posiciones —respecto a la trascendental renovación del mundo que atestiguaron— oscilaban entre el fervor participativo, la decepción, la inercia y el escepticismo. La versión que se estrenaba en los cines cubanos, reducía de manera inmisericorde la serie que luego tuvimos ocasión de apreciar en televisión. Nunca, hasta ahora, pudo verse en pantalla grande la versión larga, original, en tres capítulos, de esta incomprendida y magna obra, injustamente relegada e insuficientemente estudiada.

Además de la muestra homenaje a la EICTV por su cumpleaños 25, con películas realizadas por egresados, en la cual se exhiben largometrajes documentales o de ficción como Viva Cuba (Cuba), de Juan Carlos Cremata; La soledad (España), de Jaime Rosales; Las Cruces... Poblado próximo (Guatemala), de Rafael Rosal (actual director de la Escuela); Cochochi (México), de Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas; Octubre (Perú), de Daniel y Diego Vega; El dirigible (Uruguay), de Pablo Dotta y Postales de Leningrado (Venezuela), de Mariana Rondón. 

En las diferentes secciones de la 33 edición del Festival de La Habana fueron elegidos varios filmes realizados por egresados. Para la competencia fueron elegidos cuatro largometrajes de ficción realizados por cineastas que estudiaron en la EICTV: En el nombre de la hija, de la ecuatoriana Tania Hermida; El chico que miente, de la peruana Marité Ugás; Chamaco y Juan de los Muertos, dirigidos respectivamente por los cubanos Juan Carlos Cremata y Alejandro Brugués. Además, también concursan por los principales Premios Coral, pero en el género documental, A poeira e o vento, del brasileño Marcos Pimentel; Os últimos cangaceiros, del también brasileño Wolney Oliveira; Ausencia, del cubano Armando Capó Ramos; Las carpetas, de la puertorriqueña Maite Rivera Carbonell, y Estonia, tesis de graduación del brasileño Lucas Bonolo. En el concurso de guiones inéditos, que confiere uno de los premios principales, en tanto significa el financiamiento parcial de la futura película, figuran los otrora estudiantes Camila Agustini (El hombre descalzo, Brasil), Andrés Waissbluth Weinstein (Hermanitos, Chile); Ariel Escalante (El bolero de Ravel, Costa Rica);  Alejandro Hernández (que coescribe con Daniel Díaz Torres El buen demonio, Cuba); Patricia Ramos (Enriqueta, o los últimos días de un hombre, Cuba) y el también criollo Abel Arcos con su tesis de guion de largometraje Los fanáticos

Entre los homenaje-retrospectivas también se cuenta el segmento consagrado a siete de los mejores largometrajes de ficción inspirados en relatos o guiones de Gabriel García Márquez: La mala hora, La viuda de Montiel, Tiempo de morir, Edipo Alcalde, Del amor y otros demonios, Cartas del parque y El coronel no tiene quien le escriba. Respecto a lo controversial de las transcripciones fílmicas a partir de la imaginería macondiana, estoy convencido, e intento demostrarlo en un libro que deberá publicar en 2012, de que muchos críticos no fueron del todo justos con las películas inspiradas en relatos de García Márquez y se dejaron llevar, en mayoría, por el habitual prejuicio de comparar los logros de las películas con el alcance del original literario. Mucho de interés artístico y legitimidad cultural hay en algunas de estas adaptaciones literarias y, sin embargo, los especialistas, y una parte del público se refugiaron en el socorrido estigma de que “el libro es mejor” y soslayaron los logros de creadores eminentes, enfrentados al reto gigantesco de (re)crear narraciones perfectamente instauradas en su universal resonancia.

Entre los cineastas reincidentes, cuyos encuentros con la obra del colombiano jamás estuvieron signados por ningún extraño maleficio, ni por complejos intelectuales de ningún tipo, se encuentran los mexicanos Jaime Humberto Hermosillo (María de mi corazón, El verano de la señora Forbes) y Arturo Ripstein (Tiempo de morir, El coronel no tiene quien le escriba), el cubano Tomás Gutiérrez Alea (Cartas del parque, Contigo en la distancia), el mozambicano-brasileño Ruy Guerra (quien se ha encargado de llevar a la pantalla Eréndira, Fábula de la bella palomera, Me alquilo para soñar y La mala hora, también llamada O Veneno da Madrugada) o el colombiano Jorge Alí Triana (Tiempo de morir, Edipo alcalde), quienes se cuentan entre los afortunados, según el punto de vista que sostengo en el libro antes mencionado (El cine según García Márquez) a la hora de manifestar en celuloide la cabal comprensión del universo garciamarquiano.

Así desde el cine, o mejor dicho desde la concepción del universo audiovisual de forma inclusiva e interdisciplinaria, el Festival de La Habana asume el reconocimiento a la riqueza cultural de nuestros países en cuanto a las letras, la plástica y el cine, desde los clásicos de prestigio descomunal hasta los centenares de jóvenes creadores graduados todos los años en la EICTV, desde 1986 hasta ahora.
 
 
 
 

COBERTURA ESPECIAl del 32 festival de cine

.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2011.