La Habana. Año X.
10 al 16 de SEPTIEMBRE de 2011

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

Toronto atiende estreno mundial
de Juan de los muertos
Joel del Río • Toronto
En medio de la parafernalia promocional, las alfombras rojas, los cientos de periodistas y profesionales del mundo entero, las decenas de filmes completamente inéditos y el vocinglero anuncio de la presencia en el Toronto International Film Festival (TIFF) de Brad Pitt, Wim Wenders, George Clooney, Bono, Francis Ford Coppola, Salman Rushdie, Werner Herzog, Catherine Deneuve, Antonio Banderas, Gael García Bernal, Michelle Yeoh, Keira Knightley, Jane Fonda, Salma Hayek o Madonna, se vuelve difícil percatarse de que ocurrirá en pocas horas el estreno mundial de la también muy aguardada Juan de los muertos, aquí rebautizada como Juan of the Dead. Pero nuestra embajadora en Toronto se está abriendo paso, poco a poco, en los medios canadienses, y la están promoviendo en algunas importantes publicaciones como una rareza, una película cubana de zombis, una extraña mezcla de horror, comedia y muertos vivientes contemplados desde una visión entre sardónica y apocalíptica.
 


 Juan of the Dead

En el catálogo del TIFF aparece un texto de presentación de la curadora Diana Sánchez sobre Juan de los muertos que de seguro motivará a centenares de personas, a periodistas, y a los cientos de delegados con que cuenta el Festival. Es probable que las tres funciones programadas de la película, en algunas de las mejores salas destinadas al evento, se inunden de un público curioso y participante, ávido por disfrutar de una película “al mismo tiempo cálida y del todo irreverente —según la reseña de Diana Sánchez— la continuación del cineasta Alejandro Brugués a la ópera prima Personal Belongings es una descripción de La Habana (…) donde los zombis no son pasan de ser otro detalle peculiar de la vida en un país diferente al resto del mundo. (…) Y los personajes protagónicos de Juan y Lázaro se transforman en emblemas del espíritu típico de los cubanos: algo cínicos o desencantados, pero en el fondo amantes de la vida y profundamente asertivos”.

Lo mejor y más sorprendente del primer día de Festival fue salir de la sala de acreditación, a la salida del hotel Hyatt Regency, luego de comprobar que en la lista de prensa mi nombre se encuentra debajo del periodista del Hollywood Reporter, y pocos renglones por encima del enviado de la revista Variety —los dos órganos de prensa (norteamericano ambos, por cierto) encargados de marcar el paso el evento— y luego de comprobar que Toronto se encamina sobre todo, una vez más, a pavimentar el camino de entrada comercial de los filmes al gran mercado norteamericano, incluido los Premios Oscar, pude encontrar en la acera del sol, disfrutando del no tan escaso calor del otoño canadiense, a Inti Herrera y Claudia Calviño, quienes trabajaron en la producción de Juan de los Muertos. Ambos estaban aguardando, para el día siguiente, la llegada del director, Alejandro Brugués. Luego de los besos, abrazos y citas obligadas, me comprometí con ellos a contar en Cuba, por supuesto, todo lo que ocurriera con su película, y me alegré a mares de que en Toronto, por lo menos en la edición de 2011, se escucharía el acento cubano, las mismas risas y voces que uno podría disfrutar en la esquina de 23 y 10.

A la altura en que escribo estas líneas, el Festival solo había comenzado, y ni siquiera habían ocurrido las tres presentaciones programadas de Juan de los muertos. Es decir, que la mayoría de los medios y periodistas desconocían todavía la película (aunque el The Globe and Mail publicó una nota donde no solo elogiaba el interés temático y genérico de la película, sino que además se quejaba de que el filme todavía no dispusiera de un distribuidor en Norteamérica) y casi toda la propaganda se concentraba en cubrir la inauguración del Festival con la exhibición, en la bellísima sala del Roy Thomson Hall, del documental From the Sky Down, consagrado a explicar cómo artistas como Bono (líder de U 2) se las ha arreglado para satisfacer las tendencias dominantes de la música pop sin traicionar la coherencia artística, política y ética que lo han caracterizado. A propósito de documentales consagrados a personalidades de la música, también se estrenan en Toronto Neil Young Journeys, de Jonathan Demme; Pearl Jam Twenty, que dirige el experimentado Cameron Crowe, y la crónica del concierto ofrecido por Paul McCartney en memoria de las víctimas del 11 de septiembre y titulada The Love We Make.

Y para no hablar de un Festival de rarezas y exclusividades que no existe, sino del que realmente está transcurriendo en estos momentos, debe mencionarse al menos, en la sección que se llama Gala, que Brad Pitt estará promocionando su filme sobre béisbol Money Ball; regresa el canadiense David Cronenberg con A Dangerous Method, película de época sobre la rivalidad de Carl Jung y Sigmund Freud; George Clooney estrena su cuarta producción como director, The Ides of March, que también coescribe y protagoniza, a propósito de los entresijos políticos norteamericanos; Christophe Honoré presenta un melodrama, Les bien-Aimés, con Catherine Deneuve; Glenn Close hace de hombre dirigida por Rodrigo García e interpreta un personaje real en la Irlanda del siglo XIX, Albert Nobbs; Madonna dirige una película romántica que ocurre en dos épocas, W. E.; Luc Besson se vale de Michelle Yeoh para contar, en The Lady, una historia real que acontece en la Birmania de los años 80 y Jane Fonda hace de abuela librepensadora y emancipada en Peace, Love and Misundestanding.


The Lady

Tal vez el lector disculpe lo abrumador de la enumeración, pero en los primeros dos días de un evento grandioso más vale adelantar lo que se verá, más que detenerse a reseñar lo poco ya visto. En la sección de Masters aparecen algunos de los autores más exquisitos y preclaros que en el mundo filman. Está el turco Nuri Bilge Ceylan (Érase una vez en Anatolia), los hermanos belga Jean Pierre y Luc Dardenne (El chico de la bicicleta), el ruso Alexander Sokurov con una nueva versión de Fausto y el finlandés Aki Kaurismaki con su calmado ensimismamiento sobre la inmigración en Le Havre. Por si fuera poco con semejantes propuestas, aparecen en la alineación de autores magistrales el húngaro Bela Tarr (The Turin Horse), el alemán Wim Wenders con el documental de baile Pina y el francés Bruno Dumont con Fuera de Satanás.


Pina

Por último, acompañando a la cubana Juan de los muertos, en la sección  Contemporary World Cinema, dedicada a ofrecer un panorama sobre lo más ingenioso, valedero y renovador que se produce en cualquier latitud, figuran películas de Canadá, India, Israel, Francia, España, Polonia, China, Sudáfrica, Irán, Turquía, Dinamarca y Brasil. En próximas notas abundaremos sobre las interioridades del Festival y de algunas de sus principales propuestas. Sin dejar de comentar sobre el avance en Norteamérica de Juan de los muertos, una rareza, una película cubana de zombis, una extraña mezcla de horror, comedia y muertos vivientes contemplados desde una visión entre sardónica y apocalíptica, como insisten en repetir ciertos medios angloparlantes.

 
 
 
 
   
Lineamientos del VI Congreso del PCC
(.pdf, 736 Kb)
Información sobre el resultado del Debate
(.pdf, 394 Kb)
.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2011.