La Habana. Año X.
13 al 19 de AGOSTO de 2011

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

Sumbe: si libramos la guerra es para ganarla 
Joel del Río • La Habana
Fotos: Cortesía del ICAIC

Con la première absoluta con público el 12 de agosto, en el Cine Chaplin, el preestreno del 13 al 17 de agosto en la misma sala, y el estreno nacional a partir del 18 de agosto, se anuncian los primeros encuentros con el público de la superproducción bélico-histórica cubana Sumbe, segunda entrega de una trilogía audiovisual que acomete el ICAIC para repasar las páginas del internacionalismo cubano en África. La primera entrega de la trilogía fue Kangamba, la tercera está en proyecto, y tiene como título de trabajo Cuito-Cuanavale

El director y guionista de Sumbe, Eduardo Moya, declaró en rueda de prensa que “todo el tiempo predominó un excelente espíritu de trabajo, algo fundamental para llevar a cabo un proyecto de esta magnitud, pues nunca me había enfrentado a algo de esta escala, a tareas tan difíciles como dirigir a 50 actores, y todos son protagonistas en algún momento, pues aquí el verdadero papel principal lo tiene la masa, la masa combatiente que nunca retrocedió ante un enemigo superior en armamentos. La estructura coral del filme fue resultado de la información suministrada por los excombatientes, pero la película termina siendo un reflejo pálido de los acontecimientos ocurridos en Sumbe. Estoy muy satisfecho con el trabajo y la creatividad de mucha gente aplicada a esta obra, que no es una película más. Es resultado del trabajo en común y del sacrificio y del valor de mucha gente”. 

El director de producción, Humberto Hernández, subrayó el hecho de que muy pocas veces el ICAIC se ha enfrentado a semejante cantidad de actores y a cientos de extras en una producción colmada además de dificultades técnicas, pues hubo que construir muchísima escenografía y reproducir en Cuba decenas de locaciones angolanas, lo cual conllevó la petición de innumerables permisos de rodaje, muchísimos ensayos, y que toda la pirotecnia estuviera lista a tiempo. 

Construida a la manera del reportaje, que todo el tiempo aclara el espacio y tiempo en que están ocurriendo las acciones, Sumbe describe básicamente los acontecimientos en torno al 25 de marzo de 1984, cuando un reducido grupo de obreros, maestros, médicos, técnicos y asesores cubanos, con escaso armamento y parque, se unen a los angolanos para defender la ciudad de Sumbe —capital de la provincia de Kuanza Sur, ubicada en el litoral cerca de Luanda— del ataque de las fuerzas elites de la UNITA con el objetivo principal de causar un impacto internacional y capturar prisioneros extranjeros entre los colaboradores de varios países que allí se encontraban. La película da cuenta de la resistencia cubana, y de cómo lograron no solo detener el avance de la UNITA, sino derrotarlos y hacerlos retroceder. 

El coronel Juan A. Castillo Vázquez, asesor de Sumbe, el filme, y por supuesto uno de los líderes de la batalla, también aclaró que el trabajo de investigación para realizar la película fue minucioso y detallado, lo cual le permitió alcanzar una visión más de conjunto respecto a la participación de mucha gente en aquella batalla que duró 30 horas, y que en algún momento se relacionó con la necesidad de revertir una situación desesperada: la UNITA el 75 por ciento de la ciudad y solo el 25 restante permanecía en manos de cubanos y angolanos. También se aclaró que los documentos de la UNITA también describen la batalla de Sumbe de una manera muy cercana, aunque con el punto de vista contrario, a lo que se muestra en la película.  

En los papeles principales de Sumbe hay un grupo de respetados intérpretes: Ramos Da Cruz está interpretado por Roberto Perdomo; Ortega es Fernando Hechavarría; el coronel Carrillo lo hace Jorge Martínez; René de la Cruz interpreta a Pinilla; el brigadier Chendababa lo hace Alden Knight, y a Poveda, uno de los muertos en la batalla, lo interpreta Enrique Bueno. En el equipo artístico y técnico destacan la dirección de Arte de José Manuel Villa y la música de José María Vitier. 

Laureado con el Premio Nacional de Televisión, Eduardo Moya ha realizado la mayor parte de su obra audiovisual en ese medio. Marcaron pautas las series de estilo épico, o bélico, Algo más que soñar, Los comandos del silencio y Rebelión, y también dirigió series de corte histórico y de aventuras como El gran Almirante, Por el rastro de los libertadores y En la retaguardia del enemigo, entre otras. Dentro de la televisión ha incursionado también en los géneros deportivos, informativos, musicales, educacionales y dramáticos como el teleteatro, para el cual aportó Sacco y Vanzetti, El hombre que nunca morirá, El último visitante, Vamos a comer perdices, La indagación y Las brujas de Salem.  

Respecto a su regreso a un género que ha manejado en varias ocasiones, Moya aclaró que “al drama bélico suele permearlo la concepción de que la guerra es un espectáculo, pero para mí la guerra no es hermosa, pues solo provoca dolor, muerte, tragedia. Solo que si la libramos es para ganarla”.
 

 
 
 
 


galerÍa de imágenes

Sumbe, de Eduardo Moya

   
Lineamientos del VI Congreso del PCC
(.pdf, 736 Kb)
Información sobre el resultado del Debate
(.pdf, 394 Kb)
.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2011.