La Habana. Año IX.
25 al 31 de DICIEMBRE
de 2010

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

Bobby Carcassés: “el toque del afrojazz”
Marianela González • La Habana
Foto: Ricardo Rodríguez

En estas mismas páginas, un cronista describía a Bobby Carcassés —hace apenas unos meses— como uno de esos artistas “cometas”, de los que uno escucha hablar todo el tiempo pero pocas veces tiene la suerte de conocer. No obstante, la conexión entre este maestro cubano de la música —heredero y continuador directo de las sonoridades afronorteamericanas del blues y el jazz que unifican las orillas cubana y estadounidense desde hace más de un siglo— con cualquier intento de rescatar las raíces del género o impulsar el desarrollo de la creación musical en la Isla, especialmente si de jazz se trata, nunca han esperado décadas para concretarse. En apenas 24 horas, parecería poco probable que este acercamiento a la percusión en el jazz pudiera contar con sus criterios; pero a Bobby le sobró el tiempo. ¡Habíamos descontado las noches… el ambiente ideal donde el jazzista dedica también sus horas a pensar el arte al que ha dedicado su vida!   


Junto con Arturo O`Farrill´s. Festival Jazz Plaza 2010

¿Cree usted que el desarrollo de la percusión ha contribuido a moldear el desarrollo del jazz?

La percusión ha sido un elemento enriquecedor del jazz porque es uno de los dos elementos básicos de esta música: el swing y la improvisación. El swing se entiende en este caso por una corriente unificadora. Es el equivalente a lo que llamamos en Cuba “sabor”, refiriéndonos al elemento que levanta al público instándolo a bailar. Cada uno de los grandes percusionistas como Buddy Rich, Gene Krupa, Tony Williams, Elvin Jones —por citar unos pocos— han aportado mucha riqueza al jazz.

En el caso de Cuba, en ese tránsito del jazz afrocubano hacia jazz latino, ¿qué centralidad tuvo la percusión?

La cosa no empieza con Chano Pozo, pues había ya en Nueva York otros percusionistas antes que él: Cándido Camero, Armando Peraza y otros. Pero no se puede obviar a Miguelito Valdés, que ya se encontraba allí, cantando y tocando su tumbadora. Fue él quien instó a Chano a viajar a EE.UU. Chico O’Farril y Mario Bauzá propiciaron en gran medida la presencia de los ritmos afrocubanos en el jazz. Nosotros preferimos el término afrocubano o afrojazz antes que jazz latino, ya que este tiene un 90 por ciento de los ritmos afrocubanos que de otros países —entiéndase cumbia, samba, plena, etcétera.

Grupos como Irakere, ¿cuánto aportaron a la incorporación de la percusión en el jazz con sentidos de vanguardia, en relación con sus precedentes?

Irakere fue una eclosión, un hito, un paso de transición en el jazz porque, aunque ya se habían hecho otros intentos de introducir los tambores batá en el jazz, fue ese grupo el que lo hizo con más efectividad y belleza. Y no solo ello, hubo también otros innegables aportes percutidos de esta, la mejor agrupación cubana de música popular, al jazz.

“Cuando se asumió el formato clásico de big band se excluyó la batería reemplazándola con timbales, tumbadoras, bongó, campana y maracas, aportando su sabor cubano”, opina José Dos Santos. ¿Cree usted que en la percusión reside uno de los distintivos del jazz cubano?

No es cierto que se eliminara la batería o drums: esta compartió con los instrumentos afrocubanos porque se hacía swing en algunos segmentos y en otros afro, y no se puede hacer el llamado walking sin el drums. Claro que las tumbadoras, pailas, bongoes, maracas y chekeré le dan el toque característico del jazz afrocubano.

¿Cómo percibe a las nuevas generaciones, en ese sentido? Hablamos de la formación de bateristas en un país de fuerza académica pero especialmente de una tradición muy rica, lo cual estos jóvenes absorben como de dos aguas...

De nuestras escuelas de música egresan anualmente jóvenes perfectamente formados, percusionistas geniales. Sería muy larga la lista. Los eventos Percuba y Fiesta del Tambor han aportado grandes posibilidades de enriquecimiento al jazz cubano, sin olvidar el Jojazz o festival de los jóvenes jazzistas, del que han salido grandes talentos. Y es que, como dices, ellos se han alimentado también de la historia establecida por glorias de la percusión cubana como el propio, ya mencionado, Chano Pozo, pero también Tata Güines, Changuito, Guillermo Barreto, Angá, Gustavo Tamayo, Pancho Terry y otros grandes percusionistas.

 
 
 
 

LA JIRIBILLA Nro. 239
To play New Orleans

LA JIRIBILLA Nro. 347
Jóvenes al acecho
.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2010.