Año IX
La Habana
4 al 10
de SEPTIEMBRE
de 2010

 

Ediciones anteriores

Búsqueda Avanzada

NOTICIAS

SECCIONES

Inicio Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

EN PROSCENIO

LA CRÓNICA

Amado del Pino

APRENDE

Bladimir Zamora

LA BUTACA

Joel del Río

LETRA Y SOLFA

Alberto Garrandés

EN FOCO

POR E-MAIL

LA MIRADA

ENREDOS

Pascual Serrano

MEMORIA

Josefina Ortega

LA OTRA CUERDA

Guille Vilar

LA COMPACTERA

J. Borges-Triana

LA GALERÍA

POESÍA

POR E-MAIL

REBELDES.CU

Ochenta y mil veces Fayad
Pedro de la Hoz
• La Habana
Para quienes fueron sus amigos, siempre será El Moro, sobrenombre que ganó por los ancestros árabes y su propia estampa física. Para los lectores, Fayad Jamís, un poeta de eterna juventud, de versos límpidos y fulgurantes, representativo de la mejor cosecha lírica cubana hacia la medianía del siglo pasado.
Socialismo con dignidad humana revolucionaria
Jorge Ángel Hernández
• Santa Clara
Al estar bloqueada, Cuba necesita hallar socios comerciales que puedan prescindir de esas condiciones de bloqueo: China. Brasil. Venezuela; trata de contribuir al funcionamiento del ALBA, primero como alternativa y, luego, como alianza estratégica para países históricamente sometidos en el plano económico. Son economías que han seguido la norma de explotación capitalista, que han quedado en la periferia del sistema a pesar de sus riquezas, con las que podían elevar considerablemente el nivel de toda la población.
EE.UU. / Cuba y la normalización de las relaciones
Elier Ramírez Cañedo
• La Habana
Cuba continúa abierta a una posible normalización de las relaciones con los EE.UU., siempre que el proceso de diálogo o negociación se desarrolle sin condicionamientos, bajo el principio de respeto mutuo y sin la menor sombra a la soberanía de la Isla.   
La Jiribilla en Facebook La Jiribilla en Twitter Canal de videos de La Jiribilla en You Tube
Leer más...

Solo para los nietos
de los asesinos

En Lukeville, la frontera de Arizona con México ―y que antes todo eso era puro México―, los mexicanos no podrán ir a las aulas. Peor que eso, ni siquiera podrán abordar el autobús escolar, al que solo subirán los que prueben ser ciudadanos estadounidenses.
Antes les robaron la tierra, ahora les niegan el derecho a la educación, a menos que demuestren ser descendientes legítimos de aquellos ladrones.

::leer más...

 
 
FOTORrEPORTAJE DE ROBERTO CHILE
 
 

¡Abramos las puertas!
Pablo Armando Fernández
• La Habana
Debo, como tantas otras aproximaciones al arte y las letras, a Harold Gramatges y Manila Hartman, mucho de cuánto ha guiado mis pasos desde muy temprano, en plena adolescencia, hasta el presente. Mi primer encuentro con Fayad Jamís se realiza con la incesante búsqueda de mi ser cubano en la antología Cincuenta años de poesía cubana de Cintio Vitier que Harold puso en mis manos para que conociera a quienes me precedieron en la poesía.
La rebeldía de un poeta cubano
Luis Marré
• La Habana
Regresó a Cuba al triunfo de la Revolución. Entre sus coetáneos, nadie como el autor de La pedrada materializó la rebeldía de un joven poeta cubano ante la época. Por eso no me extrañó que los poemas del libro que recibió el premio Casa —Por esta libertad—, al cabo de tantos años hayan tenido una nueva resonancia en la izquierda latinoamericana actual.
Entrevista con Guillermo Rodríguez Rivera
Fayad personal
M.M. López
• La Habana
En una crónica en la revista La Gaceta de Cuba, el ensayista, poeta y narrador Guillermo Rodríguez Rivera cuenta haber seguido en París la ruta descrita por Fayad Jamís en los versos de Los puentes. Una suerte de imantación le provocaba la obra poética del autor árabe-mexicubano al que conoció primero a través del papel y luego como amigo, cuando su primer cuaderno de poesía despertara en Fayad el interés por publicarlo.
El Fayad que conocí
Sigfredo Ariel
• La Habana
En el patio del Segundo Cabo, hace unos meses, vi una revista en el exhibidor de la librería. Ahí estaba su cara, medio socarrona, impresa en negro y sepia en gaceta, contemplándonos. Entendí que yo (o mejor dicho, mi escritura) estaba más cerca de su poesía coloquial que la de su juventud, que tanto deslumbraba al tipo que fui a los 20 años. Me hubiera gustado hablar de esto con él. En realidad, me hubiera gustado hablar de muchas otras cosas con Fayad Jamís.

  POEMA: EL ROSTRO DE FAYAD

Estas palabras a estas alturas
Víctor Casaus
• La Habana
Lo que da la medida justa de este poeta verdadero es precisamente la manera sincera, auténtica, dramática con que asume el nuevo espacio y la nueva circunstancia que habita. Desde el polvo de los pueblecitos cubanos, ha arrastrado su soledad y sus sueños a la gran ciudad —vieja y astuta metrópoli del arte… y del colonialismo.
El Moro
Rigoberto Rodríguez Entenza
• Sancti Spíritus
De las conversaciones con él conservo recuerdos gratos; eso me ha servido también para releer su poesía, la que es un reflejo sublimado de su tiempo; porque, a no dudarlo, su obra poética es una de las más hermosas fábulas del ser humano; llena de vida y de imágenes que la confirman, imágenes que deambulan en el polvo, con la certeza de una voz cuyo principal hallazgo es la autenticidad, y, como consecuencia, la sinceridad.
Ver a Fayad Jamís
José Lezama Lima
En París o en La Habana, Fayad Jamís sigue caminando, como en uno de sus poemas, bajo la lluvia y logra llegar a la aldea donde confluyen los siete ríos. Allí percibe esas tierras ablandadas por la lluvia, presionadas por las uñas, que bastan para levantar el árbol dentro de la ciudad o el templo en el bosque como los druidas. La lluvia sigue creando, la tierra presionada sigue en sus inaudibles crujidos, cuando podemos captar el tirabuzón del pez. La energía del devenir que penetra en la materia como una exhalación, ha logrado configurar esas mutaciones que exigen una lentitud secular en la espera que proclama y decide.

  FAYAd en el libro de los amigos de lezama

Tintas de fayad jamís

Eliseo Diego
Catálogo de la exposición Zona Postal 4

Raquel Tibol
Catálogo de la exposición Zona Postal 4

Jacques Senelier
Exposición en L'Etoile Scellée

Luce Hoctin
Arts et Spectacles

Mohammed Khadda
Catálogo de la exposición
La estrella del Che y otras obras

Adelaida de Juan
Catálogo de la exposición retrospectiva
1956-1977

Diario El Nacional

José Pierre  

El cartucho de Fayad
Alfredo Zaldívar
• Matanzas
Fayad no sabía que era nuestro paradigma. Era el poeta de La pedrada, de “El ahorcado del Café Bonaparte” y de Abrí la verja de hierro. Pero también el editor e ilustrador de aquellas pequeñas ediciones de La tertulia; conservaba, aún conservo como un tesoro, un minúsculo y raro impreso con poemas de Cintio Vitier editado e ilustrado por él con finas viñetas.
Siempre el ser humano
Mercedes Santos Moray
• La Habana
El Moro también disfruta de esa secreta paz, de esa armonía que lo deja latiente, entre otros seres, mientras se sonríe, como solía hacerlo, y mira desde sus intensas pupilas negras, hacia el horizonte en el que, seguramente, ocupa un espacio…
Con Fayad, París-La Habana
Jaime Sarusky
• La Habana
Las relaciones que estableció con algunos connotados surrealistas, que reconocieron desde el primer momento los valores de su poesía, le permitió publicar varios poemas en diferentes ocasiones en las revistas de aquel movimiento, aunque en ese entonces sin los ímpetus y la extraordinaria influencia que ejerció en la década de los años 20 y hasta la de los 30. Poeta puro, pintor puro o casi puro, Fayad era en tiempos tales la estampa de la pureza que se desprende del hambre.
Fayad y la muerte de múltiples formas
Juan Eduardo Bernal
• La Habana
El tema de la muerte, recurrente en toda su poética y dotado de una diversidad semántica de alta expresividad y sugerencia, se manifiesta en el referido título a partir de evocaciones muy lejanas, cuyas resonancias se distinguen con una resistente fortaleza de aproximaciones del sujeto a los espacios y a la vitalidad de otros sujetos y conflictos. 
Testigo de tanto universo minucioso
Pedro de Oraá
• La Habana
En Los puentes —principal poemario de Fayad Jamís y una de las obras emblemáticas de la Generación de los 50—, la palabra se desborda y alcanza un estado de embriaguez que sobrepasa —y por ello cristaliza—, el asunto que la mueve. La extrañeza del ser —y del estar—, en un escenario enemistado, la precariedad de la existencia a la cual se le niega los frutos terrenales, el vacío del transcurso de días y noches repetidos interminablemente...
Confesiones
Andrés Castillo Bernal
• México
La decisión de escribir sobre tu vida nació de una contradicción con dos amigos, y como sabes, las contradicciones generan desarrollo. Precisamente por eso logré que el documental Fayad Jamís Bernal entre fuegos y pasiones saliera adelante. Así lo dice la dialéctica. Y heme aquí desde hace tres años en avatares tras las huellas de tu vida.
Cómo me encontré con Fayad Jamís
Jorge Alfonso Sierra Quintero
• Costa Rica
Cualquier homenaje o rescate de su vasta obra que se le haga a Fayad Jamís, siempre será poca. Seguramente otros ahondarán en diferentes facetas de este mexicano-cubano, incluida la revolucionaria. Pero yo me quedo con el poeta y el pintor. Con aquel que fue capaz de decir “tú dormías, tú duermes, tú no sabes cuánto te amo”; que dijo “Lo mejor que puedes hacer es convencerte de que la poesía te completa”, o ese final que aún asumo como si alguien lo hubiese escrito para él: “Con tantos palos que te dio la vida y aún no te cansas de decir Te quiero”.
PALABRA VIVA  
 

FAYAD JAMÍS

Si abro esa puerta / A veces

Entrevista con Castellanos

 El ahorcado del Café Bonaparte
Con tantos palos que te dio la vida

Vagabundo del alba

El pueblo afirma / Todo el pueblo canta

Por esta libertad / Muchacha en Banao
Cuando miro tus ojos

PALABRAS DE agradecimiento
“Lo que más me interesa son los jóvenes”
Alfredo Guevara • La Habana
GALERÍA


• Che
Fayad Jamís

Galerías anteriores
 
por Liborio Noval
::ANTERIORES
 
Un Rey de (improbables) setenta años
por Sigfredo Ariel
:: EN LA JIRIBILLA
 
¿Quién es usted, señor Barack Obama?
por Daniel Chavarría
 
¿Qué es para usted la poesía?
por R.A. Hdez
 
 

LA JIRIBILLA Nro. 486
 

 
II Convocatoria Concurso de Fotografía 2010
“Enfocando los Objetivos
de Desarrollo del Milenio”
 
No solo Proposiciones
Arte para vivir el planeta
 
Crónica de otro encuentro
por el amor y la belleza
.

::

Hace calor en Toronto, mi hermano,
y cuéntame de…

Joel del Río • Toronto

Bilderberg, Sajárov y Obama
Daniel Chavarría • La Habana

Entrevista con Carlos Celdrán
a propósito de Talco

“Hacen falta al teatro cubano sujetos contemporáneos”
Mabel Machado • La Habana

Centro Iberoamericano de la Décima
y el Verso Improvisado

Diez años de guatecazos
Marianela González • La Habana

 

::

El placer de torturar
EFE

Una joven israelí ha desatado la polémica al colgar en su perfil de Facebook dos fotografías de su servicio militar en las que aparece sonriente junto a palestinos esposados y con los ojos vendados.

Benjamín Netanyahu
(Primer ministro israelí)

“Solo lograremos una paz duradera con concesiones mutuas”.

N.E.: La hipocresía al desnudo.

::

Entre nosotros descansa Emilia
Estrella Díaz • La Habana

      Paisajes españoles en La Habana
 

::

Fayad Jamís
( Zacatecas, México, 1930 - Ciudad de La Habana, Cuba, 1988)
¿Qué es para usted la poesía además de una lámpara encendida, / Además de una gallina cacareando porque acaba de poner, / Además de un niño que saca una cuenta y compra un helado de mamey, / Además del verdadero amor, compartido como el pan de cada día, / Además del camino que va de la oscuridad a la luz (y no a la inversa), / Además de la cólera de los que son torturados...
 

::

Todo bien a bordo
Federico de Ibarzábal (La Habana, 1889 - 1955)
Estudió la primera y segunda enseñanzas, que abandonó para dedicarse por entero al periodismo. Fue jefe de información en varios periódicos habaneros. Publicó varios libros de poemas con cierta ironía y prosaísmo sentimental. Compuso la primera antología de cuentos cubanos editada en nuestro país. Sus obras son: Derelictos y otros cuentos; La charca (cuentos, 1938); Tam-tam (novela, 1941); La avalancha (novela).
 
Hace ahora cincuenta años apareció Dador. Considerado por algunos críticos como “un solo gran poema” es, sin lugar a duda, un libro de plenitud de la creación poética de José Lezama Lima, iniciada en 1939 con “Muerte de Narciso”. Una década después de la aparición de Dador el Instituto Cubano del Libro publicó Poesía Completa (Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1970), tomo en el cual Dador precede un grupo de poemas dispersos escritos después de 1960. El autor de Aventuras sigilosas no publicaría en vida otro poemario. El póstumo Fragmentos a su imán (Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1977) recoge sus últimos trabajos en la poesía. [+]

PRIMERA GLORIETA DE LA AMISTAD

ARRIBA

Inicio Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2010.