Año IX
La Habana
31 de JULIO al
6 de AGOSTO
de 2010

 

Ediciones anteriores

Búsqueda Avanzada

NOTICIAS

SECCIONES

Inicio Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

EN PROSCENIO

LA CRÓNICA

Amado del Pino

EL LIBRO

Marta Rojas

LA BUTACA

Joel del Río

LETRA Y SOLFA

Alberto Garrandés

LA MIRADA

Kamyl Bullaudy

POR E-MAIL

ENREDOS

LA MIRADA

MEMORIA

Josefina Ortega

LA OTRA CUERDA

Guille Vilar

LA COMPACTERA

J. Borges-Triana

REBELDES.CU

La Haydée que conocí
Marta Rojas
La Habana
Más de una vez me han preguntado cómo era Haydée, ¿alegre o triste? Para mí, las dos cosas. La conocí severa y profundamente triste durante el juicio del Moncada. Y la conocí muy alegre, como también la veía el Che, esperando un año nuevo. La constante de su personalidad era, para mí, su agudeza e ingenio impresionante y la generosidad sin límites. Amaba a su familia y valoraba la amistad cultivándola con preciosismo siempre que no se contradijera, ni un ápice, con la lealtad a la Revolución y a Fidel.

Haydée habla del MOncada

Una revolución sin un bagaje cultural de amplio espectro fracasa, se trunca y se convierte en otra cosa, se desvía. Todas las revoluciones verdaderas tienen un carácter espiritual, humano y cultural. Nosotros tenemos el ejemplo de la Revolución Cubana que ha sobrevivido el bloqueo, el aislamiento impuesto por el imperio estadounidense, con una labor paralela a la diplomacia formal que llamaría una diplomacia cultural de largo aliento, la cual sirvió para que artistas de todo el mundo conocieran la otra realidad del país, y durante décadas hayan sentido a Cuba como un referente de emancipación.
La Jiribilla en Facebook La Jiribilla en Twitter Canal de videos de La Jiribilla en You Tube

Mensaje de Gerardo Hernández

DECLARACIÓN DE LA
ASAMBLEA NACIONAL

Leer más...

¿Quién aprieta el gatillo?

Robert Gibbs, portavoz de la Casa Blanca, acaba de declarar que su gobierno “solo puede implorar a la persona que tiene los documentos que no cuelgue más en Internet”

::leer más...

 
 
Ensayo autobiográfico que inicia La victoria estratégica
Etapas que me convirtieron en revolucionario y combatiente armado
Fidel Castro Ruz • Cubadebate
Dudé sobre el nombre que le pondría a esta narración, no sabía si llamarla “La última ofensiva de Batista” o “Cómo 300 derrotaron a 10 000″, que parece un cuento de Las mil y una noches. Me veo obligado, por ello, a incluir una pequeña autobiografía de la primera etapa de mi vida, sin la cual no se comprendería su sentido. No deseaba esperar que se publicaran un día las respuestas a incontables preguntas que me hicieran sobre la niñez, la adolescencia y la juventud, etapas que me convirtieron en revolucionario y combatiente armado.  

PLIEGO FOTOGRÁFICO

Fidel presenta La victoria estratégica
"La vida desbordó predicciones y sueños"
Cubadebate

PARTE MILITAR QUE SE INCLUIRÁ EN UN SEGUNDO VOLUMEN DE LAS MEMORIAS DE FIDEL

 

Un beso

Hace hoy 30 años que se nos fue Haydée Santamaría Cuadrado, un ser humano excepcional. Tuve la suerte de conocerla a los pocos meses de terminar mi servicio militar, cuando me estaba estrenando como trovador. A ella debo la comprensión de la Revolución que todavía me acompaña y, aún más, la de los grandes acontecimientos. Ella me hizo ver que la Historia, con mayúsculas, la escribían personas. Y que todo el mundo, por humilde que fuera, tenía la oportunidad de asaltar un Moncada en su vida.

Gracias a Haydée, escribí varios temas.
Canción del elegido tiene hasta imágenes que me robé de su conversación poética y vehemente. Otras las extraje de lo que me enseñó, más allá de lo que me quería decir, aunque estoy seguro de que esas tampoco la defraudarían. Todavía tengo ese vínculo con ella, o ella conmigo, porque me sirve de estrella de navegación, de Ángel Guardián certero.

Esto es un beso a esa Yeyé que me acompaña.

Silvio Rodríguez Domínguez
Segunda Cita, 28 de julio de 2010
Galería de IMÁGENES: HAYDéE SANTAMARÍA (1922-1980)
“Yeyé fue la hermana que nunca tuve”
Melba Hernández
• La Habana
Fue una relación muy bella la que se produjo entre nosotras. Yeyé era muy bailadora, bailaba muy bien, yo no he vuelto a ver a nadie bailar como Yeyé. No sabía entonar, no sabía cantar, pero sí sabía interpretar muy bien la música y bailar; era muy alegre y dentro de esa alegría, a veces también muy triste.  
El Moncada marcó mucho su carácter, pero improvisaba momentos alegres. Decía que la felicidad no era solo los momentos que uno se pudiera proporcionar. Lo más sencillo, el grupo, era quizá lo que más disfrutaba. Sin embargo, ya no era tan espontánea como antes, reflejaba su malestar haciéndose más inquieta, más activa.  
La distinguía su preocupación por todos
María Antonia Figueroa
• La Habana
Había atendido a Melba y Haydée cuando estuvieron en el Vivac, llevándoles ropas, medicinas, alimentos, visitando incluso a sus familiares, pero nunca las había visto personalmente. Tenía noticias de cómo era Haydée físicamente y en el cementerio, me le acerqué a una persona que se le parecía para preguntarle: “¿Usted es Haydée Santamaría?”.

 

Ernesto Guevara
(1966)

Ernesto Cardenal
(1977)

Nicolás Guillén
(1966)

Mario Benedetti
(1965)

Alejo Carpentier
(1975)

Eduardo Galeano
(1976)

Gabriel García Márquez
(1970)

Pablo Neruda
(1960)

Roberto Matta
(1980)

La Casa era una fiesta
Silvia Gil
• La Habana
No podíamos pasar por alto una fecha tan especial: los treinta años de la muerte de Haydée. Tengo que empezar diciendo lo que todos saben: que la creación de la Casa de las Américas en los esplendorosos años sesenta sirvió para conectar a Cuba con la intelectualidad de los países latinoamericanos. Ahora nos parece natural, pero antes de 1959 todas nuestras miradas estaban dirigidas a Europa y a Estados Unidos. Ocurría lo mismo con la mayoría de los latinoamericanos; la Revolución cubana fue una mirada hacia sí mismos, y fue también su Revolución.
Haydée en mi memoria
Chiki Salsamendi
• La Habana
Antes de compartir con ustedes algunos de mis recuerdos sobre Haydée, necesito explicarles por qué siento tanto miedo cuando tengo que hablar en público. Le había dicho a Silvia que no me sentía capaz de poder hablar, de poder hilvanar los recuerdos sobre Haydee. Silvia fue precisa. Me dijo: “escríbelos, a mano, y verás como va saliendo”. Y aquí me tienen ante ustedes, con el miedo que me acompaña permanentemente, leyéndoles estas breves líneas.
Galería de IMÁGENES: Haydée en Casa
Haydée entre el fuego y la luz
Roberto Fernández Retamar
• La Habana
Cuántos recuerdos se amontonan al evocar los años compartidos con Haydee. Qué maravilla (lo he dicho ya antes, como muchas de estas cosas) haber visto y oído a aquella mujer toda pueblo dialogar con numerosísimos escritores y artistas de nuestra América, para quienes fue siempre como el espejo de la fábula china: los mediocres no podían reconocer su grandeza, pues tal reconocimiento le estaba reservado a los grandes: grandes de alma, por supuesto.

 
Haydée por Roberto Fernández Retamar

Las lecciones del girasol
Celia Hart Santamaría
Desde niña me hizo sentir Yeyé que la felicidad se halla en el secreto de ser útil. Tal cual el girasol. Martí dijo alguna vez que creía en la utilidad de la virtud. Mas a Haydée le gustaba la contrapartida: “la virtud de la utilidad”. Siempre que se es útil se es virtuoso, y siempre que se es virtuoso se es feliz. Así de sencillo.
No hay disparo contra la poesía
Fidel Díaz
• La Habana
Amor, poesía indispensable a los pueblos, como dijo Martí, poesía que seres como Haydée han creado y está diseminada en el espíritu de los pueblos, para no dejarnos caer, para seguir el proyecto latinoamericano, humano, como única salvación. El recuerdo de Yeyé lleva dolor, como el del Che, pero ellos están, con José Martí, en la América bolivariana que crece contra los escépticos, con toda su poética redentora.

 
Carta: Hasta la victoria siempre, Che querido por Haydée Santamaría Cuadrado

Yeyé, la heroína
Pedro Antonio García
• La Habana
La conocí en 1972 ó 1973 gracias a una compañera de aula en el preuniversitario... Cuando comenzó a hablarnos del asalto al Moncada, de la clandestinidad y de la Sierra, los héroes y mártires de la Revolución dejaron de ser gigantescas estatuas de mármol, semidioses tan alejados de los mortales que resultan imposibles de imitar y se transformaron en seres de carne y hueso como nosotros.
EN MP3  
 

CANCIONES POR YEYÉ

Canción del elegido - Silvio Rodríguez

Homenaje - Pablo Milanés

Todo el mundo tiene su Moncada - Silvio Rodríguez

El Programa del Moncada - Sara González (GESI)

Son para despertar una negrita - Pablo Milanés

Canción de la Columna Juvenil del Centenario - (GESI)

DOCUMENTAL: Vamos a caminar por Casa (fragmento - 3,00)
"Yo tengo una casa". Autor e intérprete: Silvio Rodríguez
Dirección: Víctor Casaus. ICAIC (1979)
 
por Liborio Noval
::ANTERIORES
 
GALERÍA


• A los ojos
de la historia

Kcho

Galerías anteriores

LA JIRIBILLA Nro. 481
Santa Clara,
espíritu de una ciudad
 

LA JIRIBILLA Nro. 325
La voz de la verdad salió vencedora
La casa de 25 y O
por K&K
 

Boligán triunfa en la porfía
a puro premio
 

 
 

::ENTRAR
 

 
.

::

 

Domingo Faustino Aragú Rodríguez
El Padre de la enseñanza de la Percusión
en Cuba cumple cien años

La música cubana está de cumpleaños, pues uno de sus hijos más ilustres, Domingo Faustino Aragú Rodríguez, celebra este cuatro de agosto su centenario. Se le considera el Padre de la enseñanza de la Percusión por su relevante labor como iniciador de la formación de percusionistas cubanos. Entre muchos otros, fueron sus alumnos: Emiliano Salvador, Enrique Plá y Lino Neira. De la autoría de este último prestigioso músico e investigador, La Jiribilla, a manera de homenaje, publica un artículo sobre quien ha sido, sin duda, maestro de los músicos cubanos.

Domingo Faustino Aragú y la percusión en Cuba    
    Lino Arturo Neira Betancourt • La Habana

1er. Encuentro de cineastas de Cuba y Venezuela
Cinematografías nacionales cada vez
más latinoamericanas

Sofía Grandés • Caracas

El arte perdido de la conversación
Poesía reunida de Sigfredo Ariel
en Monte Ávila, Venezuela

Marta Rojas • La Habana

Manuel López Oliva:
Un polígamo de la imaginación
Paquita Armas Fonseca • La Habana

 

::

British Photosoum
EFE

La gestión de la crisis del vertido del Golfo de México por parte de BP ha estado y sigue estando plagada de errores. La nueva metedura de pata de la petrolera británica ha sido retocar una fotografía del centro de mando de Houston desde el cual se coordinan las acciones para contener el derrame de petróleo para exagerar la actividad llevada allí a cabo.

Silvio Berlusconi
EFE

El primer ministro italiano, de 73 años, ha dicho que ya no es un "playboy sino más bien un 'play-old'", es decir, una persona de cierta edad, durante su intervención en el Fórum Euromed celebrado en Milán. "Alguna que otra vez, señores embajadores, traed también a alguna bella señorita y nosotros lo apreciaremos mucho porque somos latinos", ha agregado al cierre de su intervención.

N.E. El conejito ha hablado

::

La galaxia Rubalcaba
Pedro de la Hoz • La Habana

Kamyl Bullaudy:
Entre lo matérico y lo conceptual
Estrella Díaz • La Habana

 

::

Nancy Morejón
(La Habana, 1944)
Los ojos de Abel Santamaría / están en el jardín. / Mi hermano duerme bajo las semillas. / Santiago alumbra / las frescura del tiempo / que nos tocó vivir. / Un niño baila / el dulce aire de julio / en la montaña. / Alguien escucha su canción / bajo el estruendo puro / de una rosa.
 

::

De regreso a Santiago
Manuel Henríquez Lagarde (La Habana, 1963)
Escritor y periodista cubano. Es autor de la novela La fuerza del destino, Letras Cubanas, 2000. Ha sido editor de las revistas El Caimán Barbudo y La Jiribilla. En el año 2003 le fue otorgada la Distinción por la Cultura Nacional. Este relato de su autoría está basado en los testimonios de la heroína del Moncada, Melba Hernández.
 
 

La Jiribilla dedica este espacio a la celebración por el Centenario de José Lezama Lima. Cada semana sumaremos páginas relacionadas con su obra —poesía, ensayo, narrativa, periodismo…—, y desde luego, publicaremos textos suyos, algunos de ellos poco conocidos o inéditos. Se encontrará, además, la información de las acciones y eventos que se celebren en Cuba y otros países por la primera centuria lezamiana. Bajo la advocación constante del ángel de la jiribilla, festejamos los primeros cien años del poeta que lo avizoró en nuestras mejores realidades y más hondas esperanzas.

Lezama persona
Roberto Fernández Retamar
• La Habana
En 1965 escribí el poema “Lezama persona” en el que traté de evocarlo a partir de detalles más bien cotidianos. Aludo allí, por ejemplo, a ocasiones en que salimos a cenar juntos. No obstante ser un hombre pobre, cuando cobraba acostumbraba convidar a sus amistades más cercanas a comer en algún restorán habanero. Con mi esposa y conmigo, como después se verá que lo recuerda en sus cartas, fue más de una vez a sitios donde vendían comidas chinas, en general bastante humildes y baratas, pero que él magnificaba y veía feéricamente. [+]

ARRIBA

Inicio Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2010.