Año IX
La Habana
2010

Regresar a la Página principal

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

LA OTRA CUERDA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

 
 

Esa fe que nos acompaña en los caminos

Guille Vilar • La Habana


Hay artistas que como cometas, uno sabe de ellos, pero no ha sentido la dicha de tenerlos cerca. En tal sentido, ¿desde cuándo he oído hablar de Bobby Carcassés? Pudiera decir que desde siempre; pero es ahora, gracias a este magnífico evento que es las Romerías de Mayo, en Holguín, puedo tener a mi lado a este maravilloso cometa de Bobby,  y decirle todos los elogios que se merece.

En primer lugar, valdría la pena preguntarse qué poderoso antivirus tiene su sensibilidad artística que le ha permitido mantener su línea de trabajo con una sinceridad impresionante desde que comenzara en estos asuntos de la música. Quizás la respuesta podemos encontrarla en su fe por una propuesta estética a la que jamás ha renunciado.

Bobby representa a una pléyade de músicos cubanos de aquí y de allá que por encima del conflicto bilateral han enlazado, y enlazan aún hoy, los ámbitos fundamentales de las culturas cubana y norteamericana en un sólido camino hacia la comunicación y la comprensión que tanto enriquece a nuestros  pueblos.

Bobby Carcassés es heredero por derecho propio de aquellos contactos, intercambios y préstamos recíprocos de los que se tienen noticias, desde finales del siglo XIX, acerca de los músicos cubanos que ya trabajaban en New Orleáns. Ha bebido de esa fuente del jazz y del blues a cargo de los músicos afronorteamericanos que como soldados norteamericanos estaban en Cuba a comienzos del siglo XX.

Las partículas del polvo de estrellas que conformarían al ser humano Bobby Carcassés, ya flotaban en la obra de músicos cubanos en el Nueva York de los años 30 como Alberto Socarrás, Mario Bouza y Frank Grillo (Machito). Mucho antes de nacer, Bobby ya conocía del trabajo del director, trompetista, saxofonista, compositor y arreglista Mario Bouza —a quien la música norteamericana le debe haber descubierto a la diva del jazz Ella Fitzgerald y que Chick Webb la incluyera en la nómina de su orquesta, además de que Bouza incidió en que un director de orquesta como Cab Calloway, tomara en cuenta al trompetista Dizzy Gillespie, todo un mito en la evolución del jazz con elementos de los ritmos afrocubanos.

Por si fuera poco, Bouza, quien a la llegada a Nueva York del percusionista cubano Luciano Chano Pozo, logró que Chano y Gillespie recrearan una unión legendaria para el desarrollo del género. A la vez, Carcassés recombina toda esta herencia con el profundo conocimiento de sus raíces en esta cubana tierra que lo convierten en un músico de un amplísimo espectro musical.

Por tales razones, a nadie debe sorprender el título de su más reciente entrega discográfica: De La Habana a Nueva York —también pudiera ser De Nueva York a La Habana, como afirma en la canción que da título a este disco con el que, además, celebró sus 50 años de vida artística.

Realmente impresiona la autenticidad con que el Bobby compositor, pianista, trompetista y cantante, se mueve en los terrenos de la rumba para caer sin la mayor dificultad en una atmósfera del mejor jazz que se pueda escuchar en la pieza “Blues Guaguancó”. Repite de nuevo su dominio del género en el tema “Sometimes I´m Happy”,  donde sobresale su talento en el scat. Quizás es su versión de “Summertime”, en la que Bobby aporta una verdadera obra maestra del scat y que dedica a su tocayo Bobby McFerrin —aclaración que no hacía falta en las notas al disco porque es evidente su sincera admiración por este músico norteamericano.

No quisiera terminar sin hacer alusión directa al tema de los precursores del jazz latino en los EE.UU., que ya referí. Mucho antes de saber que iba a tener este encuentro, ya había dado cuenta de un trabajo del maestro Leonardo Acosta titulado “Interinfluencias y confluencias en la música popular de Cuba y de los EE.UU.”, que aparece en el libro Culturas Encontradas: Cuba y los EE.UU., lectura que siempre agradeceré por el volumen de los datos aportados a nuestros conocimientos acerca de tan sensible tema.

Pero el caso es que al escuchar las piezas de este disco, enseguida me percaté de que la música representa el sustento sonoro, la esencia inspiradora de aquellos planteamientos; sensación que ratifiqué al leer en el disco la explicación de cada tema. Ahí nos enteramos que la pieza “Babalú” está dedicada al impresionante Miguelito Valdés, a quien Bobby conociera personalmente mientras que “Blues para Chano” refleja su respeto por el imprescindible percusionista, y en De La Habana a Nueva York manifiesta su devoción por ese otro grande de Mario Bouza a quien también tuvo el privilegio de conocer.

¿Qué artista que se respete, no ha tenido en la intimidad de sus reflexiones momentos de duda acerca de si ha valido la pena el camino recorrido? Pues sí, maestro Boby Carcassés, antes que continúes en tu órbita por el universo de la música y nos dejemos de ver —aunque espero que no por mucho tiempo— te felicitamos por estos brillantes 55 años de carrera que ahora estas celebrando; por esa creatividad inagotable que te caracteriza, con un talento tan singular que, como afirma Leonardo, eres el último showman, el último gurú del jazz. Sin embargo, lo que más nos alienta es la nobleza de tu personalidad. Contra viento y marea demuestras que con pasión, honestidad y fe en lo que se hace, se puede llegar como tú lo has hecho. Gracias por existir, Bobby.

Presentación del disco De La Habana a Nueva York, de Bobby Carcassés en las Romerías de Mayo, en Holguín de 2010.

Bibliografía:

Rafael Hernandez y John H. Coatsworth: Culturas encontradas: Cuba y los EE.UU, Centro de Investigación y Desarrollo de la Cultura Cubana,  La Habana, Cuba, 2001.  

 

 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2008.
IE-Firefox, 800x600