Año VIII
La Habana
24 al 30
de ABRIL
de 2010

 

Ediciones anteriores

Búsqueda Avanzada

NOTICIAS

SECCIONES

Inicio Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

EN PROSCENIO

Fernando León J.

LA CRÓNICA

Amado del Pino

EL LIBRO

MEMORIA

Josefina Ortega

LA OTRA CUERDA

Guille Vilar

LA COMPACTERA

J. Borges-Triana

ENREDOS

Miguel E. Gómez M.

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

EL CUENTO

POESÍA

REBELDES.CU

En el bicentenario de las independencias de América Latina, al cumplirse un siglo de la Revolución mexicana y ya más de 50 años de la Revolución cubana, se celebró en La Habana el Coloquio 200/100/50: Alejo Carpentier, la emancipación y las revoluciones latinoamericanas. La Fundación que lleva el nombre del periodista y escritor cubano convocó a una decena de profesores e investigadores de Francia, Alemania, España, EE.UU., Puerto Rico e Israel, junto con colegas cubanos, a exponer los resultados de sus estudios sobre la representación de las luchas independentistas de América Latina en los escritos del autor de El siglo de las luces.
¿Ciberdisidentes o cibercontroladores?
La obra inexistente a la diestra de Bush
Y.P. Fernández
• La Habana
Un hecho reciente ha venido a atizar el fuego de las discusiones en torno al tema de Internet y su control: la realización el pasado lunes 19 de abril de una Conferencia sobre Ciberdisidencia convocado por el Instituto George W. Bush  y la organización Freedom House que convocó a “activistas por la libertad y los derechos humanos” y “expertos en Internet”. Los ocho años de gobierno bushiano, ¿o bushista?, la invasión a Iraq, Afganistán y prisión de Guantánamo mediante, bastan para saber de qué hablan cuando a “derechos humanos” los del Bush Institute se refieren.
La Jiribilla en Facebook La Jiribilla en Twitter Canal de videos de La Jiribilla en You Tube
Leer más...

Bush y lo que importa

El lunes pasado George W. Bush organizó en Texas, su cacicazgo, un foro sobre ciberdisidencia, y pareciera un evento a todas luces secreto, pues la gran prensa –El Nuevo Herald y El País incluidos– no se ha atrevido a soltar ni media palabra sobre él. "Pareciera" es el modo amable de sugerir que la instrucción fue no hablar sobre el asunto.

::leer más...

 
 

"Hombre de mi tiempo soy, y mi tiempo trascendente es el de la Revolución Cubana. Escritor comprometido soy y como tal actúo… trataré de realizar las tareas que aún me quedan por cumplir en el Reino de este mundo."
Alejo Carpentier
los manuscritos de Los pasos perdidos
Borradores y borraduras de una teoría
de las revoluciones latinoamericanas

Luisa Campuzano
• La Habana
Las librerías son uno de los espacios más frecuentados por los personajes de Alejo Carpentier, y en sus novelas desempeñan diferentes funciones; una de las cuales consiste en servir de marco de presentación sui generis, y casi siempre irónico, a las ideas que se desarrollan o se proyectan en la trama, ideas que como veremos de inmediato, tienen que ver con procesos revolucionarios en preparación o en desarrollo.
El siglo de las luces, de Alejo Carpentier
Sofía o el tiempo de los justos
Renaud Malavialle
• París
...en literatura como en humanidades, en las acciones y luchas más cotidianas, en fin en la misma vida, la conciencia histórica me parece condición irremisible de liberación en este mundo y a pesar de todo. Por eso, más que por consideraciones estéticas o por encauzamiento escolar, mi descubrimiento de El siglo de las luces me llevó a los estudios sobre la escritura y el pensamiento histórico.
El huracán en la narrativa carpenteriana
Maggie Mateo
• La Habana
Danza de los vientos que como soplo de vengativas deidades impulsa sus giros siniestros y desciende de las alturas atropellando nubes, sumándolas a su baile de quebrados contoneos, llega el huracán a las islas del mar Caribe y un súbito enfriamiento recorre el espinazo del monte. El aliento poderoso, que parece salir de los labios de una divinidad inflamada para ir trenzando los cuatro vientos en torcidas tempestades, descarga todo su furor sobre la tierra y no bastan los ritos y las liturgias, ni los bailes circulares que remedan al gigante de un solo pie para aplacar su furia. El ciclón, ojo con alas, según el decir lezamiano, se muestra indomable en sus designios vengativos, implacable en su furor.

A Roberto Fernández Retamar, mi querido flaco...

“Ser amigo de Alejo Carpentier”, así tituló el poeta e intelectual cubano Roberto Fernández Retamar su nueva lectura de la correspondencia que mantuvo entre 1960 y 1980 con el autor de El reino de este mundo. Las cartas, que se conservan en el Fondo de Casa de las Américas, se han revivido en los días del Coloquio.

Me tropiezo con ausencias
que son terribles

(La Habana, 6 de junio de 1960)

La Revolución Cubana, un hecho
capital e indiscutible

(La Habana, 5 de agosto de 1960)

Una cariñosa caricatura de tus cartas
(París, 30 de diciembre de 1973)

sólo puede ser flaco Ariel,
aunque simpatice con Calibán

(París, 24 de junio de 1974)

Entre 1926 y 1932, Alejo Carpentier publicó unos seis textos que componen una referencia y explicación única sobre el viaje que hizo a México en 1926, que fue el primero de muchos viajes a ese país que tanto admiró.
Del mito republicano español al mito de la Revolución Cubana
Agonía y epifanía en La consagración de la primavera
Emilia Yulzarí
• Jerusalén
En 2009 coincidieron las efemérides de dos notorios acontecimientos históricos, de tan amplia repercusión ideológica, que inspiraron la creación de múltiples páginas en los campos de la historia y de la literatura, amén de numerosas manifestaciones en las artes plásticas. Tratándose así del aniversario 70 del final de la Guerra Civil española y del cincuentenario del inicio de la Revolución Cubana, veremos cómo ambos sucesos concurren y convergen, con marcado rigor ideológico, en La consagración de la primavera, enraizados, a su vez, en el trasfondo político de la Gran Revolución de Octubre.
La Biblioteca de Alejo Carpentier
Xonia Jiménez López y Yuri Rodríguez González
• La Habana
En libreros, estantes y gavetas, reinan, cual una preciada fortuna, los libros en la casa de la calle E, inmueble que perteneció a Alejo y Lilia Carpentier y que en la actualidad es parte de la Fundación que lleva el nombre del escritor cubano. Y aunque los libros conviven con otros objetos, como discos, partituras, revistas, así como manuscritos y mecanuscritos, correspondencia, fotografías y otros documentos del autor, son indudablemente los más de cuatro mil libros,  diseminados en casi todos los aposentos del domicilio, quienes visibilizan de inmediato la presencia carpenteriana en estos predios.
La independencia americana y el laico grial
Rafael Rodríguez Beltrán
• La Habana
De esa suerte de fascinación por el drama musical wagneriano, por el mito del Grial, así como por las obras literarias que de una manera u otra constituyen su fuente inicial, dan testimonio las numerosas alusiones que encontramos en la obra del autor de Los pasos perdidos.
Albert Camus y Alejo Carpentier
La luz del Mediterráneo Caribe
Inmaculada López Calahorro
• Granada
La relación entre la figura de Carpentier y la de Camus ha venido a establecerse fundamentalmente por la utilización del mito de Sísifo. Así lo han referido Ray Verzasconi o Luisa Campuzano, reconociendo en ello una intuición de lo implícito antes que el feliz acontecimiento de la cita textual... El hecho es que a Camus hay que considerarlo precursor de Carpentier y no solo por el uso de este mito de Sísifo, o el de Prometeo, sino también por el juego que exponen sus obras desde el uso de la temática de La peste (1947), Los justos (1950) o “Reflexiones de la guillotina” (1957), por poner unos ejemplos.
por Liborio Noval
::ANTERIORES
 
GALERÍA


• Tres de la tarde
José Fúster

Galerías anteriores

Silvio Rodríguez:
"Sigo admirando del Che
su insaciable compromiso con la verdad"
 

LA JIRIBILLA NRO. 108
El año de Alejo
LA JIRIBILLA NRO. 184
El reino de su mundo
LA JIRIBILLA NRO. 191
Hombre de oficio
LA JIRIBILLA NRO. 453
María Teresa y el combate antimachadista
La música en Cuba
por K & K

Miguel y Pablo
juntos en Orihuela

por Víctor Casaus

::

galería de caricaturas

Concierto de Los Van Van en saludo a las elecciones
"El voto es por Cuba"
M. M. López • La Habana

GALERÍA DE IMÁGENES DEL CONCIERTO

Graphicstudio y los múltiples contemporáneos
La Isla recibe al mundo con el arte en proa
Marianela González • La Habana

exposición del cnap en la Sala Covarrubias
Una colección que acierta
Pablo F. Rivera • La Habana

reinauguración de la sala covarrubias

Corahabana 2010
"Seguiremos cantando a la vida"
Mabel Machado • La Habana

 

Natalia Bolívar, en perpetuo movimiento
Paquita Armas Fonseca • La Habana

Peña de Ángel Quintero
La trova y los niños:¡hermosa combinación!
María Fernanda Ferrer • La Habana

 

::

Un diálogo abierto
Liliana Rodríguez Simón • La Habana

La noche de Los Aldeanos
Vladia Rubio

 

Aldo y El B: No somos héroes
Yohandry Fontana

::

¿Otras víctimas de la
campaña mediática?

El País

Alejandro Sanz es víctima de una campaña que intenta desprestigiarle a través de la red social Twitter. Así lo ha contado el propio cantante en un mensaje. "Están falsificando twitters míos, como si yo los escribiera haciéndome ver como racista.

George W. Bush
Convención de ciberdisidencia

“Estoy muy preocupado sobre la tendencia hacia el aislamiento que estaba sufriendo EE.UU., y ese asilamiento contradice el pasado histórico de EE.UU., que ha sido siempre un gestor de la libertad en el exterior” (sic).

N.E.: Ahora sí, amnesia demencial...

 

::

Regino Pedroso
(Matanzas, 1896 - La Habana, 1986)
Como forjamos al hierro forjaremos días nuevos. / Sudorosos y fuertes, / descenderemos a lo profundo / y arrancaremos a sus entrañas las nuevas conquistas. / Ascenderemos a las montañas, / y el sol nos llenará su vida: / seremos pedazos de sol! / Forjaremos otra vida grandiosa y humana; / la eternizaremos con un potente esfuerzo unánime. / Y bajo el ojo virgen de los amaneceres,...
 

::

La mano
Alejo Carpentier (La Habana, 1904-París, 1980)
Periodista, musicólogo, escritor. Integra el Grupo Minorista en 1923 y forma parte de la Protesta de los Trece. A partir de 1928 trabaja en Francia como periodista y escribe libretos para ballet. Entre sus principales novelas se encuentran El reino de este mundo, Los pasos perdidos y El siglo de las luces. Regresó a Cuba en 1959. Entre sus múltiples reconocimientos se cuenta el Premio Miguel de Cervantes y Saavedra.
 

ARRIBA

Inicio Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2010.
IE-Firefox, 800x600