Año VIII
La Habana
del 11 al 21
de FEBRERO
de 2010

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

LA OTRA CUERDA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

ENREDOS

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

El tío Stiopa regresa al imaginario de los niños cubanos

Conversatorio sobre la literatura infantil rusa

Rachel Domínguez Rojas • La Habana

Fotos: Jorge Ramírez (La Jiribilla)

 

Personajes como El tío Stiopa, Los dos capitanes y Chevurashka y el cocodrilo Guena, y autores como Nikolai Nosov, Veniamin Kaverin y  Eduard Uspenski han acompañado a muchísimos niños cubanos durante su crecimiento, incluso a los padres nostálgicos de los años de su infancia. El Premio Nacional de Edición 2003 Esteban Llorach, la Doctora en Ciencias Xiomara García y las profesoras de la Facultad de Lenguas Extranjeras Gretel López y Dania Rubio conformaron el panel de discusión sobre la producción de literatura infantil rusa en Cuba como parte de la programación de la Feria del Libro.
 

Llorach recordó el trabajo en la Editorial Gente Nueva en la época del “sin-Internet”: “Los datos de los libros que publicábamos sobre las ediciones anteriores, los autores y las lenguas originales fueron escasos. Pero teníamos el texto delante, y el serio compromiso de formar a las nuevas generaciones infantiles con los valores que creíamos correctos. No podíamos dejar de publicarlo por falta de datos”.

Por el momento, Gente Nueva se encuentra negociando la firma de nuevos convenios de colaboración con diez editoriales del país invitado de honor para poder producir una mejor literatura infantil rusa para nuestros niños.

Hace aproximadamente 20 años las abuelas que solían leer cuentos a sus nietos y los padres que cada día trabajaban más fueron sustituidos por la imagen, por los libros de cuentos ilustrados, explicó Xiomara García, los cuales “se han convertido en obras de arte a medida que se han desarrollado las tecnologías de impresión. Pero ahora ‘la fiebre de pantalla’ no solo ha alejado al niño ruso de los libros, sino a los de casi todo el mundo”.

“En todos esos libros se percibe mucha paz, se inculca el amor a las plantas y a los animales: son libros nobles, buenos”. Por eso todavía hoy se siguen editando”, dijo la profesora Rubio. La fantasía mezclada con la realidad, las moralejas fáciles, la recreación del crecimiento espiritual del niño son características de la literatura infantil rusa, con la cual se formaron muchas generaciones de cubanos. Esta literatura nos fue permeando y de cierta forma terminó por moldearnos.

Los libros soviéticos llegaban a Cuba por disímiles vías, no solo por la editorial Progreso o Lenguas Extranjeras. Hoy se restablece la asiduidad de la literatura rusa en nuestras librerías, las cuales abren sus puertas como a un viejo conocido. “Lo que no se le puede negar a la literatura rusa para niños es su profundo humanismo dentro de una altísima escala de valores, por encima del realismo socialista que le impregnaron a su literatura en determinado período”, afirmó Llorach.

 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2010.
IE-Firefox, 800x600