Año VIII
La Habana
del 11 al 21
de FEBRERO
de 2010

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

LA OTRA CUERDA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

ENREDOS

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

Conversatorio sobre poesía rusa contemporánea

La poesía es genio de la comunicación

Rachel Domínguez Rojas • La Habana

 

El idioma de la poesía es un idioma extraño. Ha podido a lo largo del tiempo dejar huellas en cada etapa en la que se ha desarrollado. Ha previsto cataclismos como las guerras mundiales o hechos significativos como el derrumbe de la sociedad zarista, solo basta revisar los textos de los años previos. Por eso el tema del conversatorio realizado el pasado viernes en la sala Fernando Ortiz del recinto ferial, la poesía moderna como reflejo de los problemas artísticos y de la visión del mundo, puede resultar un tanto paradójico.

La poesía es un instrumento existencial, según la poetisa rusa Olesya Nikolaeva, pero también de identificación y comprensión del mundo. La autora de Garden of Wonders y Sixteen Poems and a Poem opina que donde quiera que se hallen los rusos, sobre todo en países como EE.UU., Israel o Nicaragua, “siempre existirá un pequeño foco literario porque es parte de nuestra identidad”.

“La mayoría de esos emigrantes ―continúa Nikolaeva― no son asimilados ni comprendidos en los países donde viven y entonces comienzan a escribir versos. Es como una necesidad de trascendencia y realización personal que forma parte de lo que somos, no importa el lugar donde estemos. Estas personas marginadas han creado una tradición y una experiencia, han eliminado la sintaxis, los signos de puntuación y las mayúsculas. Eso es la representación de un mundo absurdo que ha perdido las normas, tal y como es la vida.”

Sin embargo, Natalia Vanhanen, otra poetiza participante en lo que fue una especie de mesa redonda sobre la poesía contemporánea rusa, afirma que “hablar de la principal corriente de la poesía rusa, la que mantiene formas conservadoras y rigurosas, es hablar de autores cansados de la dispersión, puesto que la forma es lo que permite que la materia no se disgregue”.

En los 80 parecía que no iba a pasar nada más en Rusia, tal y como acordaron los conferencistas. Por ello, relataron, los autores para crear debían pasar por el duelo de morir como escritores, si no, no podían resucitar. La literatura es bella, pero muy cruel. “El escritor que no pasa por esta agonía no puede renovarse y por esta razón vemos autores famosos que ahora escriben muy mal, a pesar de que en otro momento lo hayan hecho magistralmente”, explicó Vanhanen.

Puede que el secreto de la lucidez histórica de los poetas resida en detenerse a mirar lo que otros pasan por alto, incluso detalles que están a nuestro alcance cotidianamente. La poesía es el genio de la comunicación, es una vía diversa de expresión y hace más fuertes a los hombres. En este punto el poeta, escritor y traductor Vladimir Masalov se detuvo a contar una anécdota que arrebató la promesa a los presentes de salir de la sala y pararse a mirar la vista de la bahía de La Habana desde las alturas de La Cabaña cuando ya el sol estaba cayendo:

“Cuando estaba en Suecia, todas las mañanas pasaba por unos campos de golf que quedaban de camino a mi trabajo. El césped a esa hora me parecía una manta brillante que me recordaba las minas de diamantes de Sudáfrica. Un día detuve a dos damas que venían conversando por la calle y les pregunté si querían que les mostrara unos diamantes. Respondieron afirmativamente esperando que les mostrara diamantes verdaderos; pero les señalé el campo de golf que brillaba por el rocío expuesto a los primeros rayos del sol, y se quedaron sorprendidas. Caminé cien metros más y cuando me di la vuelta, ellas todavía estaban mirando.

“Lo que quiero decir es que hay cosas que están ahí y son los poetas los que tienen la facultad para verlas. Por esto hoy en día se continúan escribiendo libros de amor, porque es un sentimiento inagotable”, concluyó.

 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2010.
IE-Firefox, 800x600