Año VIII
La Habana
24 al 30
de OCTUBRE
de 2009

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

LA OTRA CUERDA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

ENREDOS

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

Lo bueno no pasa

Rachel Domínguez Rojas • La Habana

Fotos: La Jiribilla

 

El maestro, compositor, pianista e instrumentista Chucho Valdés ofreció este 20 de octubre un concierto magistral para celebrar junto a sus invitados y el amplio público presente el Día de la Cultura Nacional.

Sede de otras tantas celebraciones y escenario para muchísimos músicos, esta vez es también el Pabellón Cuba el centro de toda una semana de actividades organizadas por la Asociación Hermanos Saíz en colaboración con otras entidades culturales como el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), el Instituto Cubano del Libro (ICL) y Artex.

Las manos de Chucho recorrieron su teclado, tan viejo conocido, como se recorre el camino de regreso a casa. También Alexander Abreu, considerado por muchos críticos uno de los mejores exponentes de la trompeta cubana en estos momentos, supo demostrar que, no importa cuán larga la melodía, a él siempre le alcanza el aire.

Y aún hubo más. El destacado pianista no solo se hizo acompañar de talentos de la nueva generación de músicos cubanos, de “salvajes”, como el propio maestro los catalogó, también de las melodiosas voces del cuarteto femenino Sexto Sentido.

Las muchachas interpretaron, junto al piano magistral y un excelente saxo, una versión improvisada de la canción de la compositora mexicana Consuelo Velázquez, “Bésame mucho”. Muy conocida en la Isla, es la canción con la que probablemente se enamoraron muchos de nuestros padres.

Pero no es posible mencionar voces melodiosas sin hablar de Beatriz Márquez, intérprete de timbre fuerte capaz de enaltecer cualquier bolero con el que se cruce. 

Sin duda, fueron muchos esa noche: en las sillas, en el piso, en los muros, parados al final, sobre las piedras. Aquellos que le huyeron a la multitud, se lo perdieron. Es difícil dejar pasar, ahí, al alcance de la mano, un concierto en vivo de ese nivel, de los de mayor calidad de la música cubana, de ayer y de mañana. Sencillamente, tal y como popularizó un viejo programa televisivo, lo bueno no pasa.

 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2009.
IE-Firefox, 800x600