Año VIII
La Habana

10 al 16 de
OCTUBRE
de 2009

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

LA OTRA CUERDA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

ENREDOS

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

 

 35 Conferencia General de la UNESCO

La solidaridad debe ser la palabra de orden
de la UNESCO de hoy

Abel Prieto Jiménez • París

 

Sr. Presidente Davidson Herpburn:

Mi país saluda con satisfacción su elección al frente de esta 35 Conferencia, como representante de nuestra región, y le ratifica nuestra total disposición para su exitoso desempeño.

Igualmente aprovecho la ocasión para felicitar a la distinguida embajadora Irina Bokova, primera mujer nominada para dirigir los destinos de esta Organización y a la cual le presentamos nuestro respeto, nuestra confianza en su gestión y la seguridad de que podrá contar con nuestro pleno apoyo.

Sr. Presidente:

El mundo atraviesa una de las más graves crisis económicas y financieras de la historia, con serios componentes alimentarios, energéticos, ambientales y éticos. Como consecuencia, los esfuerzos nacionales en muchos países del Sur por alcanzar el desarrollo educativo, avanzar en la lucha contra enfermedades prevenibles y curables, poner la ciencia al servicio de su desarrollo y preservar su cultura y valores autóctonos, se han visto amenazados no solo por la falta de recursos económicos y materiales, sino también por la existencia de un orden internacional injusto e inequitativo impuesto por los países del Norte del planeta, quienes además de haber sido los causantes de esta crítica situación, persisten en un devastador modelo consumista y derrochador y poco hacen para paliar los efectos de sus propias acciones sobre las dos terceras partes de la humanidad.

A la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura le corresponde contribuir de manera decisiva a llenar este vacío de cooperación. La solidaridad debe ser la palabra de orden de la UNESCO de hoy.

Esta organización solo podrá cumplir sus objetivos y metas, y convertirse en líder de los esfuerzos en pro del desarrollo educativo, científico y cultural, tan necesarios en este mundo en crisis, mediante la aplicación de políticas de cooperación internacional con un carácter más solidario, donde la premisa fundamental sea el ser humano.

Pongamos solo un ejemplo: la alfabetización, derecho que se sigue negando a la quinta parte de la población adulta del planeta y que constituye un factor esencial para alcanzar los objetivos de la Educación para Todos.

¿Cuál es el monto real de recursos que la Organización dedica a combatir el analfabetismo sobre el terreno?

Cuba, pequeño país bloqueado por la potencia más poderosa del planeta, subdesarrollado y enfrentando los efectos de la crisis económica mundial y del cambio climático, puede responder esa pregunta. Con su método de alfabetización ha logrado que cuatro millones de personas, otrora analfabetas, en 28 países de América Latina y el Caribe, África, Europa y Oceanía, hoy pueden ejercer el derecho a leer y escribir. 

Cuba reitera, una vez más, la propuesta de poner a disposición de la UNESCO el Método de Alfabetización titulado “Yo sí puedo”, cuya eficacia ha sido reconocida en diferentes decisiones adoptadas en el seno de la Organización, pero que ha sido relegado en este marco a favor de otros titulados “esfuerzos” de elevado componente propagandístico, pero cuyos resultados prácticos están aún por ver.

Es esencial el papel que puede desempeñar la UNESCO en la lucha contra el Cambio Climático, el más grave y urgente problema que enfrenta la humanidad y que pone en inminente peligro la supervivencia de la especie humana.

La UNESCO deberá desarrollar acciones que faciliten el libre acceso a los conocimientos científicos, y que propicien la solución de los grandes problemas ambientales, de salud, de educación, vivienda y energía, entre tantos otros.

Cuba reconoce la labor de la UNESCO en la esfera de la cultura. Agradecemos la asistencia recibida para la recuperación de sitios históricos e instituciones culturales luego de los daños provocados por tres huracanes en 2008 que, junto a la crisis económica y financiera, han costado al país el 20% de su Producto Interno Bruto.

Merece mención especial la terrible crisis ética que vive el mundo, nacida de la esencia misma del sistema capitalista y en la cual los medios tienen una enorme responsabilidad. Cultivan un tipo de sensibilidad muy peculiar, de modo que una persona sea capaz de contemplar una guerra por televisión siempre que la desgracia recaiga sobre el otro, sobre "el prójimo". "El prójimo" puede ser un inmigrante despreciado, odiado y eventualmente golpeado y asesinado. Son "prójimos" sin suerte los niños y niñas desnutridos de algún lugar de África. O esos iraquíes y afganos masacrados que no cuentan nunca en las estadísticas. O los torturados en las cárceles norteamericanas de Guantánamo.

Se requiere de un nuevo orden comunicativo e informativo que tenga presente los graves peligros a que se enfrenta la humanidad; se requiere un periodismo responsable con ética profesional que no esté al servicio de los poderosos, sino que atienda a los que más lo necesitan y ponga en el centro de su labor la justicia y la libertad; que sepa enfrentar la censura ejercida por gobiernos impuestos por golpes de Estado, como en el caso de Honduras. 

Cuba se esfuerza a diario por validar los preceptos que sustentan la esencia misma de esta Organización, haciendo posible que el pueblo en su totalidad se continúe beneficiando del pleno acceso a la educación, la ciencia, la cultura, la información y el deporte. 

Puedo asegurarle que mis palabras tienen el objetivo de que tengamos una organización más fuerte, más comprometida con la causa de los pueblos, pues Cuba continúa creyendo en la UNESCO y los valores que representa. Renovamos nuestro compromiso de luchar por un mundo de justicia, libertad e igualdad para todos.  

Muchas gracias.

*Intervención del ministro de Cultura de Cuba, Abel Prieto Jiménez, jefe de la delegación cubana a la 35 Conferencia General de la UNESCO.

 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2009.
IE-Firefox, 800x600