Año VIII
La Habana

6 al 12 de JUNIO
de 2009

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

LA OTRA CUERDA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

ENREDOS

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

Ocho años y 400 números de La Jiribilla

Una enciclopedia de la vida presente

Víctor Fowler • La Habana

 
El DVD de La Jiribilla por Marta Rojas
:: GALERÍA DE IMÁGENES
 

Hace unas semanas se podía leer en Internet que la célebre enciclopedia Encarta, uno de los productos más publicitados dentro de la industria del conocimiento mundial, cesaría las actualizaciones; el motivo de tal decisión era la renuncia de este proyecto cultural de Microsoft a intentar ofrecer algo más atractivo y útil para los usuarios que la oferta proveniente del rival Wikipedia (enciclopedia on-line realizada de modo colaborativo por voluntarios del mundo entero). También ante la presión de Wikipedia, pero en el año 2008, había sido cancelada la edición de Quid, la más popular enciclopedia impresa en formato papel de Francia. Hace unos años, para desgracia en nuestro país de profesores, estudiantes y padres, fue abandonado el desarrollo de la enciclopedia multimedia Todo de Cuba, pese al enorme beneficio que significó su aparición y a las múltiples posibilidades que había de mejorarla.  

La rápida expansión de Internet contribuyó al abandono del proyecto (como un paquete integrado de temas diversos sobre la realidad cubana), como bien explicó, en el 2002, la Lic. Yanet Cabargas Fernández, en el texto titulado La enciclopedia cubana en el ciberespacio: “…se llevó a cabo un nuevo proyecto que consistía en separar la Enciclopedia Todo de Cuba, hasta ese momento disponible en CD-ROM, en cada uno de sus diferentes capítulos para, de esta manera, comercializarlos a través de Internet”:
http://unesco.org.uy/simplac2002/Ponencias/ambientes20digitales/AD044.doc

Sin embargo, semejante solución, que privilegiaba al usuario extranjero, no tomó en cuenta las afectaciones que iban a significar, para los usuarios nacionales, la debilidad de las redes nuestras, la escasez de los puntos de acceso y la virtual inexistencia de semejantes trabajos enciclopédicos en formato impreso. 

Si de conocimiento global y extendido (sobre el país) se trata, los últimos esfuerzos correspondían a períodos alejados en el tiempo o a ediciones de muy difícil acceso (hechas por editoriales extranjeras, además de costosas); sin embargo, la expansión de los formatos digitales permite ahora disfrutar ―¡con una diferencia de solo días en cuanto a sus respectivas presentaciones! ― de la Enciclopedia de Cuba (realizada por Prensa Latina con la empresa CITMATEL) y de esta compilación de los primeros 400 números de la publicación electrónica La Jiribilla. La Enciclopedia de Cuba reúne más de 4 000 artículos sobre temas diversos, además de tablas, gráficos, videos, mapas y fotos. La compilación de La Jiribilla contiene más de 10 000 artículos de la edición digital, además de los 80 números (en formato .pdf) con las ediciones impresas en papel, libros digitales, música y clips de video.  

La cantidad de materiales compilados en este DVD de La Jiribilla es una primera justificación para hablar de conocimiento reunido; sin embargo, más importante que lo volumétrico ha sido, a lo largo de estos ocho años de existencia, la diversidad de los temas abarcados por la publicación, así como la relevancia cultural de los firmantes de los textos. Tanto diversas prácticas y corrientes artísticas del momento (son, hip-hop, rock, jazz, cine, ballet, trova, arte digital, etc.), como figuras de la cultura nacional o internacional (Lezama, Guillén, Alicia Alonso, Julio Cortázar, Benny Moré, Eliseo Diego, Carilda Oliver, Hemingway, Pablo Neruda, Gabriel García Márquez, Fina García Marruz, Cintio Vitier, etc.) han merecido en La Jiribilla dossieres sobre sus obras. Junto con ello, en permanente diálogo con el presente, la vida cultural inmediata adquiere continua resonancia en esta publicación que igual sigue la vibración de ferias del libro, bienales de artes plásticas, festivales de cine, jazz, ballet o de música, entre otros muchos eventos que tienen lugar en el país. 

Habría que sumar a lo descrito que la amplia selección de piezas musicales propone una delicada y balanceada discoteca en la cual hay clásicos cubanos (como Benny Moré, Richard Egües, Bola de Nieve o Abelardo Barroso), grandes autores del presente (como Silvio Rodríguez, Noel Nicola, Eliades Ochoa o Adalberto Álvarez), figuras que nos han visitado (Manú Chao o Luis Eduardo Aute), así como otros más jóvenes que destacan por lo renovador (Buena Fe, William Vivanco, Interactivo). Esto y mucho más contiene la oferta. En el capítulo de los libros digitales, se encuentran allí tantos volúmenes (o fragmentos seleccionados) entre textos de carácter histórico o de análisis político, una antología de poemas dedicados a la ciudad de La Habana, sobre los latinos en el baseball, unas bellas páginas de memorias escritas por Cintio Vitier, de ese clásico contemporáneo que es La fiesta de los tiburones, de Reynaldo González o Todo Calibán, de Roberto Fernández Retamar, entre otros materiales de interés. Aunque, en lo que atañe a la literatura creativa, la oferta se multiplica al considerar que desde su primer número la publicación ha venido incluyendo un cuento y que, a partir de la edición 245, también incluye una selección de poemas, ambos de autores nacionales. 

Con todo lo anterior, este DVD compilatorio de La Jiribilla resulta una verdadera enciclopedia del presente y solo queda desear que se pueda imprimir en cantidad suficiente como para que sobre todo alcance a llegar al sistema nacional de bibliotecas, universidades, organizaciones y organismos de dirección e instituciones de cultura y de las ciencias sociales. La Jiribilla es de las publicaciones cubanas que ha impulsado un estilo de periodismo propio y también ha desbordado los marcos de un periodismo “cultural” o “político”; en sus páginas (donde en un mismo número coexisten sin fisura el enfrentamiento a una campaña mediática antisocialista, el ensayo histórico, la poesía, el disfrute de una pieza musical o el comentario sobre arte) la cultura completa su sentido según la idea de “objeto social”.  No hay desconexión entre los hechos del campo cultural y el evento político, entre los deliquios de las bellas artes y los estremecimientos de la escena mundial. 

Que la búsqueda de materiales para este enorme archivo, su procesamiento, estructuración y puesta dentro de la red descanse sobre los hombros de un pequeño grupo de jóvenes entusiastas en más de un sentido, es aleccionador; demuestra la posibilidad de completar hazañas cuando se ama lo que se realiza y se tiene el suficiente marco para introducir ideas nuevas. En un interesante y punzador artículo titulado Cuba: ¿la gran Internet educativa? (aparecido en la edición digital del diario Juventud Rebelde, 5 de junio de 2009), el autor, Ariel Núñez Morera, hace este duro diagnóstico: 

“Hoy en día la búsqueda de la información es un acuciante problema global: tal es el maremagno de conocimientos y tal es su dispersión. Sin embargo, para un estudiante promedio en Cuba el problema no es acuciante: es crítico. Tan crítico, que a veces ni siquiera vale la pena planteárselo.” 

Tiene razón. No hay que ser estudiante, sino un simple necesitado de información para padecerlo, pero empeños como esta Jiribilla compilada son un buen comienzo de respuesta mayor. 

Gente de La Jiribilla, a ustedes, que lo hacen posible: 

¡Felicidades!
 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2009.
IE-Firefox, 800x600