Año VII
La Habana

3 al 9 de ENERO
de 2009

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

LA OTRA CUERDA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

ENREDOS

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

 

Esta vez, a la española

Rachel Domínguez Rojas • La Habana

 Fotos: Kike (La Jiribilla)

 

Nuevamente Baldovina abre el portón de su patio. Es el primer viernes del año para el idilio trovero de los que han aprendido a querer bien este encuentro mensual. En las celebraciones de los siempre festivos primeros días del año, acapara un lugar salpicado de pasto, sillas plásticas y dosis de té rondando de mano en mano.

En esta ocasión Carlitos Lage llega de Barcelona con un burujón de canciones hermosas como regalo de Reyes para quienes ya no les escribimos cartas pidiendo, por nuestro buen comportamiento, bicicletas, muñecos o caramelos.  

No llegó solo. Las voces de Sonia Serrabao y Manelic Ferret endulzaron las infusiones y los oídos del público, sumergidos en una especie de gran burbuja musical. Era magnífico escucharlos. Las personas, la Habana fresca de enero, post de abismales distancias culturales, reflejo incondicionado de las geográficas, y obstinada enemiga de las de espíritu.

Ray Fernández, también invitado, dejó colgadas en el aire y a ritmo de son sus notas contagiosas. “Son diurno”, “Son de la impaciencia”, de la nostalgia o de la risa, acompañados por el percusionista Ian González, parecían la pizca de sazón que faltaba para completar el ajiaco. Aunque hubo otros que no salieron a las luces, como Vicente Feliú. Hubiera sido genial.

Ese sentir al que no sé cómo ponerle palabras, es la música. “La parrandita de la santa” o “Una canción pa’ Cuba” dicen más que lo narrable. Es la melodía desde los tiempos remotos la expresión «callada» para decir lo que no se puede atrapar en términos, sobre todo en momentos en los que la voz no alcanza y las canciones hablan del amor y del reencuentro con la tierra mejor que lo que se quisiera.

“Muy contento de estar aquí, gracias por invitarme”, nos dijo en el momento del flash. Para nada, Carlos. Gracias a ti y a tus invitados por el saco de regalos, por la noche exquisita y por lo que se queda dentro cuando todo termina. ¿Al patio de Baldovina? Cuando quieras. Bienvenido.

 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2009.
IE-Firefox, 800x600