Año VII
La Habana

27 de SEPTIEMBRE al 3 de OCTUBRE
de 2008

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

LA OTRA CUERDA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

ENREDOS

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

 

Si vas a poner el dedo en la llaga…

R. D. Rojas • La Habana

 

Es reconfortante saber que en la vorágine de la vida moderna todavía quedan seres dispuestos a escapar de la representativa “jaula de hierro” hegueliana y salir a palpar la intimidad cálida de una relación solidaria con el prójimo. Quiero decir que todavía hay con quien contar si se trata de buscar la verdad o mejor, nuestra verdad dondequiera que se encuentre, ya sea en Beijing, en Venezuela o en Holguín.

La solidaridad no está en detrimento; pudiera parecer absolutista pensar así. A la par de los niños que, desafortunadamente a veces, no conocen al Principito, van los adultos capaces de recordar aquello de “solo se ve bien con los ojos del corazón”.

Por eso, el trabajo de las Brigadas Artísticas que han recorrido los recovecos del país, con la misión de llenar los vacíos que van por dentro de todos los que en estos momentos tienen vacías las manos, lleva implícito un mérito en el que muchos se querrán apuntar.

A estas alturas de la iniciativa ya no le puede quedar a nadie duda de que por encima de la catarsis de estos tiempos se consiguió el objetivo. Porque aunque parezca increíble hubo quien lo dudó, por la sencilla razón de que no pueden ver más allá de los límites “prefijados” por la sociedad o los medios de comunicación.

El “quid” de la cosa está en lo elemental de saber cuándo es necesario sumar y no restar, o sea, no olvidar extender la mano al que ha caminado a nuestro lado desde siempre cuando se retrase un poco, puesto que tampoco estamos exentos de ser los rezagados alguna vez.

Luego, en cada pueblo en el que fui testigo del chorro de luz infinita a pesar de la dureza de algunas cortezas, quedó una huella clara de la poesía y la canción oportunas, con más valor que costos. Por eso es necesario poner el dedo en la llaga. No en la dialéctica de un autógrafo o una foto con el artista “que sale en la televisión”, sino en la herida abierta. No ponerlo con Buena Fe, Corina Mestre, Osvaldo Doimeadiós o Coralia Veloz sin segregar a los que aquí no menciono, sino ponerlo con amor.

 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2008.
IE-Firefox, 800x600