Año VII
La Habana

6 al 12 de SEPTIEMBRE
de 2008

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

LA OTRA CUERDA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

ENREDOS

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

Confieren la Orden de Isabel La Católica a Natalia Bolívar

Paquita Armas Fonseca • La Habana

Foto: Cortesía de la entrevistada

 

Con razón anda contenta Natalia Bolívar Aróstegui. Sin imaginar el motivo de la carta, recibió en su casa la noticia de que le conferirían la Orden de Isabel La Católica. La amable misiva la hizo llorar: reconocen en ella aportes a la cultura como ya hicieron en otros años con Dulce Maria Loynaz, Eusebio Leal, Alicia Alonso y Monseñor Carlos Manuel de Céspedes. 

Se conocen tus vínculos con la cultura africana. Sin embargo, tienes variopintos vasos comunicantes con España. ¿Desde cuándo? ¿Por qué?

Hace más de 50 años llegaron de visita a casa de mis padres unos parientes vascos. Para mí fue una sorpresa y aunque conocía que el tronco de los apellidos Bolívar y Aróstegui procede del país vasco, no tenía ni la menor idea de que aún existieran por allá parientes de esas ramas, y menos que estos se interesarían en venir a Cuba a conocer la parte cubana.

Con los años he tenido la oportunidad de visitar España en varias ocasiones para impartir conferencias. Recuerdo que en uno de esos viajes, recibí la invitación de la televisión de Euskadi para participar en un documental que filmaron en la casa solar donde vivieron y luego partieron hacia la América los antecesores del Libertador Simón Bolívar.

Apartándonos de ese lejano tronco familiar, como sabes, mis investigaciones siempre han estado muy vinculadas con las raíces africanas, pues forman parte importante en nuestra identidad, pero también esos estudios los he “adobado” culturalmente con la procedencia española, china y árabe en nuestro suelo. Porque esta Isla, aunque pequeña, ha sabido estrechar, asumir y reciclar toda cultura que arribó a nuestras costas. 

¿Cómo tomaste esta noticia?

Te podrás imaginar… Llega a mi casa un sobre timbrado, con una pequeña pero muy cariñosa carta, que trae semejante sorpresa. No te puedo detallar el cúmulo de emociones que estallaron en mí al leerla, lo mínimo que hice fue ponerme a llorar. Es un gran honor que considero no merezco, pero sinceramente, me alegra y reconforta mucho saber que aún existe reconocimiento y respeto por mis modestos aportes a nuestra cultura. 

Pasando a tu razón de ser de los últimos lustros, ¿qué libro presentarás próximamente?

En breve se publicará una versión ampliada de Santa Bárbara-Changó ¿Sincretismo religioso? La primera edición de ese libro fue hecha en 1995 por la Editorial Pablo de la Torriente, con dibujo original en carátula de Ana Rosa Gutiérrez, nuestra primera mujer grabadora, ya fallecida.  

¿Cuánto hay de nuevo en esta versión?

A esta nueva edición se le han agregado más de cien páginas, donde se incluyen la devoción a este orisha tanto en África, como en los países caribeños, su música, sus atributos y la interrelación de esta deidad en las distintas manifestaciones religiosas de origen africano practicadas en nuestro país. 

Actualmente, ¿qué estás escribiendo?

Continúo con mis memorias (no autorizada por mí misma) y estamos tratando de terminar un trabajo que comencé hace ya algún tiempo, sobre el peregrinar de Ifá por las antiguas civilizaciones. Y digo estoy tratando, porque realmente estoy metida en muchas cosas a la vez: asesorando a jóvenes en sus trabajos docentes, colaborando con amigos en documentales… y ahora, mi socio Hugo Oslé me ha pedido colaborar con el jurado en la Jornada Nacional de la Cultura Mexicana. Lo bueno es que me sobra trabajo y eso me relaja y sobre todo me mantiene con la mente ocupada. 

¿Y la pintura?

En pleno apogeo, ya que estoy preparando una muestra personal, que me solicitó Araceli García Carranza para la Biblioteca Nacional. Continúo pintando, aunque solo lo hago en las horas de la mañana, porque, como sabes, en esta época del año no paran de caer los rayos y a eso sí le tengo pavor.

 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2008.
IE-Firefox, 800x600