Año VI
La Habana

23 al 29 de AGOSTO
de 2008

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

LA OTRA CUERDA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

ENREDOS

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

 

¿Muertos vivientes en tierra?

Laidi Fernández de Juan • La Habana

 

El hecho de que el gran compositor y cantante Fito Páez haya dicho que lo que queda de la Revolución Cubana son muertos en el mar, me llena de tristeza. Porque es triste sentir lo que se llama vergüenza ajena.

Cuando una vez dijo que "venía a ofrecer su corazón", todos los cubanos lo ovacionamos, y su público de entonces era compuesto mayoritariamente por quienes nacimos después del triunfo de 1959.

Nosotros cultivamos la devoción hacia sus maravillosas canciones, y la transmitimos a nuestros hijos (nacidos en medio de la terrible crisis de los años 90), de modo que ahora mismo en Cuba existe una multitud de admiradores de Fito.

Sus textos (inolvidables y también nuestros ya) pertenecen a una época, a varios momentos de nuestras vidas impregnadas para siempre en pasiones, entregas y esclarecedoras formas de ver el mundo, que nada tenían ni tienen que ver con deleznables tergiversaciones de las realidades de nuestros pueblos.

Su amigo Silvio Rodríguez lo ha dicho: Somos un sistema perfectible.

Plagados de errores hemos transitado los caminos de una resistencia que parece no reconocer ahora nuestro ídolo argentino. Sí, se han cometido equivocaciones (hemos contribuido de alguna forma a ellas, o no hemos hecho lo suficiente por evitarlas), no podemos estar satisfechos ni orgullosos de lo que no hemos sido capaces de enmendar; pero si algo tenemos clarísimo los cubanos de aquí es que la opción del futuro no puede ser la del pasado. 

Si solo quedaran, como parece haber dicho Páez (la duda de que tal vez sean palabras manipuladas o extraídas de contexto lo que ha llegado a nuestras manos se convierte en esperanza) muertos en el mar, entonces nos preguntamos, ¿y nosotros qué somos?, ¿sobrevivientes terrestres?, ¿dónde quedamos nosotros, los que permanecemos en este lado, los que seguimos creyendo en un cambio que no ofrezca concesiones basadas en el mercado?, ¿dónde nos ubica a quienes hemos echado suerte en este costado de Cuba a pesar de las infinitas limitaciones porque nos negamos a renunciar a los sueños que un día enarbolaron nuestros padres, y cuyas banderas dejaremos a nuestros hijos?

Tristeza es lo que queda después de leer sus declaraciones, aunque reconoce que no es quién para emitir un juicio histórico. Ojalá no fueran salidas de su boca, ojalá siga creyendo Fito Páez que "todo lo que hicimos, la mentira y la verdad, todo lo que hicimos sigue vivo en un lugar", para que no contribuya él mismo a hacer creer que en Cuba es imposible, con todo y todos, "el salto mortal de sobrevivir". Con dignidad. 

* 21 de agosto, 2008

 

Fito Páez cree que en Cuba la revolución "ya se detuvo"
    AFP (16 de agosto de 2008)

 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2008.
IE-Firefox, 800x600