Año VI
La Habana

26 de JULIO
al 1ro de AGOSTO
de 2008

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

LA OTRA CUERDA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

Ilustración: Kike
 
 

Todo habla de Mandela

Mabel Machado Sudáfrica

 
Inspiración es hoy en Sudáfrica el mayor sinónimo que puede tener Mandela. Es la palabra que a él se adapta, porque aún a los 90 años es el cuerpo, y es él mismo la idea.

Hace seis meses comenzaron las celebraciones en el mundo entero por el aniversario del ex presidente. Sesenta días he pasado en su país sin haber podido conocer Robben Island, su pueblo natal en Eastern Cape, o el Nelson Mandela National Museum. La suerte tampoco ha estado de mi lado como lo estuvo del de mi amigo estudiante guatemalteco, cuando visitó por primera vez Cuba y pudo ver de cerca a Fidel. 

Pero al llegar al país del arcoiris, aun más en esta coyuntura de festejos, uno respira Madiba y lo devuelve —al menos así me ha pasado a mí— con una exhalación de optimismo y un poco de nostalgia. Todo habla de Mandela.

Suplementos especiales, coberturas diarias a las actividades, páginas de tributos, comentarios, memorias, anécdotas, saludos y felicitaciones llenaron las páginas de los periódicos y las revistas. Los mensajes de intelectuales, políticos, artistas, deportistas, y los de la gente del pueblo, abarrotaron los medios impresos, la televisión y la radio y aun más, llegaron a través de Internet y telefonía móvil al ex presidente.

Grandes empresas comerciales basaron su publicidad en el 90 cumpleaños: Nando’s, una popular cadena de restaurantes, saludó a Mandela ofreciéndole a los nonagenarios una comida en casa. Los anuncios de este tipo cubrieron las vallas de las ciudades y a lo largo de las carreteras; pero la figura del líder trasciende la madeja del advertisement: Nelson Mandela es el hombre que puso en este país la esperanza, que abrió las puertas para una vida menos incierta. Es hoy todavía la luz en el fondo del túnel para aquella mitad de la población sudafricana que vive en la pobreza y para el 25 por ciento desempleado.

Por esa fe, que no fanatismo, los rezos y  cantos de los niños en las escuelas antes de empezar las clases el día 18 de Julio, o el relato aparecido en el Mail & Guardian de una periodista que enmudeció cuando, siendo una simple estudiante, Mandela le dijo: “It’s an honour to meet you” (“Es un honor conocerte”). Estas pequeñas cosas hablan, más que cualquier otra, de grandeza.


 

Es muy probable que ya no pueda conocer a Madiba en su físico esbelto y su sonrisa de victoria; pero sé que tengo que aprender mucho de él. Tal vez por eso, entre tantos comentarios que escuché y que leí, preferí el punto de vista de Richard Stenguel: “Para mí el modelo de liderazgo de Mandela es tan profundo e histórico que es más importante explicar qué puede el mundo aprender de él”.
 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2008.
IE-Firefox, 800x600