Año VI
La Habana
2007

Regresar a la Página principal

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

 
290 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano

Se pronostica delirio brasileño

Joel del Río • La Habana

La cantidad de películas brasileñas de alta calidad artística y comercial, producidas a lo largo del año 2007, se ha reflejado en las nóminas de competencia y otras secciones del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, que tendrá lugar en los primeros días de diciembre en La Habana. Jóvenes realizadores (Chico Texeira, Wolney Oliveira, Carlos Cortez, Petrus Cariry), mujeres (Lina Chamie, Sandra Kogut) y filmes multipremiados (El año en que mis padres salieron de vacaciones, Olor a caño, El bajío de las bestias) se unen en una embajada cinematográfica que deberá arrasar con los Corales.

El cine nacional presentó 49 largometrajes durante el primer semestre de 2007. En la segunda mitad del año, se registró un número parecido de estrenos, pues alrededor de 35 películas brasileñas han ido llegando al espectador entre julio y diciembre. Cuando concluya 2007 habrán pasado por las pantallas unos 76 largometrajes, contra 73 del año pasado. Brasil es el país mejor representado, con cinco títulos en la competencia de largometrajes de ficción. También tiene el récord en cuanto a premios internacionales obtenidos por su embajada cinematográfica, pero no los enumeramos todos para no hacer cansona la relación.

Lina Chamie llevó La vía láctea por Cannes y San Sebastián, y en todas partes agradó la historia de amor o desamor de Heitor y Julia, quienes pelean por teléfono, él toma su auto y decide ir al encuentro de ella, pero de momento se ve atrapado por esa variante urbana de la jungla que son las calles paulistas. La Chamie es debutante, pero se cuenta en el concurso principal. En cuanto a la competencia de ópera prima destacan A Casa de Alice (Chico Teixeira), Mutum (Sandra Kugut), El grano (Petrus Cariry) y Quero (Carlos Cortez).

Para confirmar la vitalidad del cine brasileño volvamos al concurso de largometraje de ficción, la competencia central del evento, o por lo menos la más atractiva para la mayor parte del público y de los especialistas. En esta sección destacan los filmes realizados en el nordeste, adonde pertenecen directores tan prestigiosos como Marcelo Gomes (coautor del guión de Deserto Feliz y A Casa de Alice), Karim Aïnouz (Madame Satá, El cielo de Suely), Claudio Assis (Amarillo mango) y Sergio Machado (Ciudad baja).

En esta embajada nordestina llegan a La Habana El bajío de las bestias, segundo largo de Claudio Assis, y Deserto feliz, de Paulo Caldas, quien realiza este retrato de jovencita del interior siete años después de O Rap do Pequeno Príncipe Contra as Almas Sebosas, y diez años más tarde de su revelación mediante O Baile Perfumado. La actualización de ese tema sempiterno en el cine brasileño que es el nordeste, su pobreza, problemas y migraciones, se actualiza en estas dos películas de alta calidad que son Desierto feliz y El bajío de las bestias.

Como la relación de implicados en la competencia habanera es tan extensa, más vale seleccionar solo algunos de los filmes mejor aspectados para quedar como ganadores en algún renglón, dentro de la competencia de largometrajes de ficción: El año que mis padres se fueron de vacaciones, Olor a caño y El bajío de las bestias.

Distintas son las claves narrativas de Olor a caño. Lourenço es un misógino y un misántropo obsesionado con el trasero de una mesera y dueño de una tienda de objetos usados. Disfruta rechazando los artículos que llevan los clientes, a los cuales clasifica en un "catálogo humano" que supuestamente lo colocan a él por encima de sus clientes. Y al pasado, pero con un niño de protagonista, retrocede El año en que mis padres salieron de vacaciones, de Cão Hamburger, quien prefirió discursar sobre lo que era Brasil en 1970, bajo la dictadura militar y desde los ojos de un muchacho de 12 años, Mauro, quien precisa del triunfo brasileño en la discusión de la Copa Mundial.

Una de las que compite en La Habana es la cinta con la que Brasil compite por el Oscar, O ano em Que Meus Pais Saíram de Férias (El año que mis padres se fueron de vacaciones). El filme logró los principales premios de la IX Muestra Internacional de Cine de Santo Domingo, y fue la más votada para el Premio del Público y del jurado. Estrenada en febrero en la Berlinale, y adquirida para su distribución continental por Disney, la película de Cao Hamburger narra la historia de un niño cuyos padres militantes de izquierda huyen de la represión de los militares y se ven obligados a dejarlo al cuidado de su abuelo, residente en un barrio judío de Sao Paulo. Sin embargo, este muere repentinamente y el niño queda a su merced, siendo acogido por un vecino.

Dos años después de presentar el muy poco visto filme titulado Nina, Heitor Dhalia se radicaliza mucho más en Olor a caño, aunque ambos filmes se caracterizan por presentar un protagonista llevado a la locura por la soledad. Tanto Nina como Lorenzo son personajes por el abismo que ellos mismos construyeron para separarse del mundo. El caño, como metáfora perfecta del mal, de la degradación y la pudrición que se quiere negar pero que termina siendo dominante. Por todo eso O Cheiro do Ralo es un filme diferente, osado y singular, de diálogos instigadores, flexibles y provocativos, lo cual es también mérito del actor Selton Mello, puesto que resulta imposible imaginar a otro actor en el papel de Lourenço.

El bajío de las bestias es un símbolo de ciertas confluencias humanas sórdidas, decadentes. Es una pequeña comunidad atrapada en una cultura secular y paralizada por su autoridad y su moral. Es la decadente cultura latifundista. En ese escenario transcurre la historia de Auxiliadora, una niña explotada por su viejo abuelo, Armando, quien crea un terreno de combate llamado O Baixio das bestas, el centro neurálgico de la acción, símbolo de todo el entorno.

Si revisáramos las nóminas de cortometrajes de ficción, de documentales y de animación igual saltaría a la vista la supremacía brasileña. Este año no hay quien les arrebate los principales Premios Coral.

 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2007.
IE-Firefox, 800x600