Año VI
La Habana

28 de JULIO al
3 de AGOSTO
de 2007

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

Poetas ecuatorianos del siglo XXI

Ecuador

Diego Cazar (Quito, 1977)  Autor de los poemarios Más Caras tras Máscaras (2002), Telarañas las pupilas (2005) y Caleidoscopio (2006). Miembro del colectivo artístico Locomotrova. Textos suyos aparecieron en la antología poética de la editorial Nuevo Ser-Argentina (2005). Consta en las memorias del I Festival de Poesía Joven Hugo Mayo (2005).

¡QUÉ BOCA TAN GRANDE TIENES EN LA ENTREPIERNA!

asesina gruta dentada
ánfora de cartillas de lotería
arcas anarcas parcas narcóticas
velludas agudas estalactitas
enormes.
rugen ante mis dedos
y mordiscan mis uñas
no soy yo quien se las come
es tu boca tan grande
en la entrepierna falsaria
que sorbe
chupa garrapata
espera la embriaguez
para dejar caer los dientes
como nuestras madres
tierra leches ubres meses
mareas
pero a gritos.

SEPELIO

quédese bajo tierra el polvo y la basura,
con gusanos enfermos y flores plásticas.
incinérese en sudores cada herida,
cada puñalada,
una por cada embestida   (el clímax quema cien).
si hay llanto, no es necesario guardar luto.
cúbrase con cal.

ESCENA DE PARTO

la mujer se quitó un pedazo de seda
que cubría sus pechos, se dejó caer
sobre la cama en primer plano,
vuelta nada,
transformada en alaridos animales,
en celo,
a toda voz.
embestían violentos todos los faros,
sus ojos perdían órbita,
sus labios, queriéndose comer,
se cortaron y lloraron como cerezas,
del cuello al vientre pueril
que cantaba un orgasmo. 


Javier Cevallos (Quito, 1976) Ha publicado La ciudad que se devoró a sí misma (2001) y C (2006). Consta en la antología de poesía joven ecuatoriana Ciudad en verso (2002). Consta en las memorias del I Festival de Poesía Joven Hugo Mayo (2005).

EL BELÉN 

En mi pequeño
íntimo altar
he puesto dos velas:
la primera
en recuerdo del cariño que te tuve
y la otra
para acompañar tu cadáver perfumado.

 

EL CAFECITO 

¿Ves aquel pajarito
parado en mi árbol de capulí?
…pues está muerto
yo lo maté:
lo dividí en dos partes
le arranqué sus vísceras
y lo rellené de algodón
lo hice
porque siempre quise tener
un pajarito
parado en mi árbol de capulí.

FLORESTA

El húmedo gozo
de tu cuerpo tibio
sobre mis circunstancias,
permutando los silencios
hasta hacerlos cábala.
 


Miguel Antonio Chávez (Guayaquil, 1979). Miembro fundador de grupo literario Buseta de papel, integrante del consejo editorial de la revista El quirófano. Ha publicado en antologías nacionales de poesía. Primera mención del I Concurso de Cuentos Revista Hogar. Autor del libro de cuentos Círculo vicioso para principiantes (2005). Consta en las memorias del I Festival de Poesía Joven Hugo Mayo (2005). Sus cuentos constan en antologías internacionales como Microrrelatos del mundo hispanoparlante (Buenos Aires, Argentina. 2006)

;
los cánones no los rompe
un grupejo literario de eyaculadores precoces
que amarran concursos 
y se premian entre amigos
y luego se pelean
y se vuelven a premiar
(ver cantinflas en el filme su excelencia)
 
bien decías itúrburu
¿cuál es la diferencia entre el plenario del congreso 
y el último congreso de escritores?
[;] te  responde
la inmunidad
querido watson
la inmunidad.
;;
 
te aseguro que otro huevón ya rimó trafalgar con
estrafalario
que ocultó su libro al fondo del estante para que
nadie lo viera
que murió en lepanto y usa manos de escarcha
 
que las hostias
son obleas esquizofrénicas
que las coimas se pagan en esta vida
 
que porque el huesudo cumple cuatrocientos
ahora todos lo leen para quedar bien
 
que el templo/cine porno de mi esquina
se adjudica el copyright de dios
te aseguro
 
que la barbie es lesbiana
desde que a ken lo fabricaron sin pipí.
 
 
GUÍA TURÍSTICA PARA GUAYAQUIL

Guayaquil es una galleta con olor a mangle que vive entre las fauces de su golfo homónimo. Así la veía yo entonces, y así la sigo viendo ahora, mientras extiendo el mapa y planeo el exterminio de todas las ciudades del mundo que nunca pude poseer. Una ameba con coordenadas; un cielo gris que turba al celeste, con una procesión de hombros curtidos a pie, paseando un ataúd por la avenida, camino al Disneylandia de los arcángeles Gabriel.

Un big bang con cebiche y morocho, agujeros negros diseminados como otro tipo de agujeros que llamamos “huecos”, a los que acuden cholos, bienaventurados, palanqueados, jodidos, solapados, arrimados, vigilantes acostados, con y sin papeles, con y sin derechos, con y sin ley, con o sin universo. Un hermoso bache interdimensional que un obrero sudoroso freelance trata de cubrir con cascajo. El libreto aprendido de los que se suben al bus a vender, los ternos ejecutivos y blazers de banco sofocados, el aire acondicionado de los sedientos; los teléfonos callejeros que los ciegos usan para graduarse en braille; la ciudad luz que se ilumina con el medidor del vecino.

Es Yoko Ono vendiendo el CD pirata de su marido a dos por un dólar. Tres indígenas trotamundos en gira haciendo un cover de Hotel California. María Kodama presidiendo un club de costura, inscripciones abiertas, manual incluido, con prólogo de algún erudito cachinero. Dos locas disfrazadas de libertador posando en una pasarela de mármol de Carrara, abrazándose sin tocarse; un Golden Gate criollo que se mece discreto con la tecnocumbia de los buses interprovinciales; el mendigo manco que rechaza la prótesis porque así ya no hay negocio; el meteorólogo que vende agua helada; la sombra que uno mismo se tiene que hacer; el choro que aguarda afuera del aeropuerto porque ese man de ley trae harto billete; el caramelero que nos invoca con el sonajero que vive en su cajita de chicles. Ciudad para mascar. Ciudad para escupir. Ciudad para pensar. Galleta. Gargajo. Garaje, no estacionar: ponchamos llantas gratis. Hoy no fío mañana sí. Sufres cuando me ves. No te pegues que no es bolero. Se curan safadura, esguinsez, torsedura.

Señor turista: lo atendemos con una sonrisa. Señor turista: no es deja vú, es Miami. Señor turista: vuelva pronto. Señor turista: una vez salida la mercadería ya no hay devolución. 


Alexis Cuzme (Manta, 1980) Licenciado en Ciencias de la Comunicación, periodista cultural y cronista de cine. Editor de la revista rockera Marfuz. Ha publicado los poemarios Desconsuelo (2001), Complot ante el silencio (2003) y Club de los premuertos (2006). Consta en las memorias del I Festival de Poesía Joven Hugo Mayo (2005). En el campo rockero ha publicado el cuadernillo Legión: década pagana (2006). Actualmente se desenvuelve como asistente de edición en la Editorial Mar Abierto de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí. 

POST MORTEM

Y mi carne
¿por qué no forra
el espectáculo de mis restos?
Mi osamenta,
mi tiza aún compacta,
¿por qué ante manos insaciables?
¿por qué ante rostros eruditos se desgasta?
Rey
durante la estadía en mi oscuro templo.
y ahora bufón,
distracción desnuda,
croquis indefenso.
Y mis súbditos rastreros
¿a dónde han ido?
¿por qué extraños me exhiben
en el circo de la ciencia?
Flaco, ingobernable,
sin luz, era feliz.
Ahora: marioneta, libro releído,
rompecabezas transportable,
alimento intelectual para perros.
Goberné el silencio del concreto
y recibí una fecha:
el comienzo y el final
y de qué me quejo,
si aquí también me han numerado.
Pero soy bufón:
el obsequio ofrecido en la necrópolis.

RETRATO DE UN IMPULCRO

Tallo cuatro letras sobre tus pupilas.
¿Adivina cuáles son?
¿Creerás que intento levantar el sol, en madrugadas,
con la punta calva de mi sexo;
decir adiós (a todo y a todos)
mientras cepillo mis caries
y remuevo algo del sarro duradero?
No reprimas mis estomacales movimientos salvajes,
es la lid interna preexpulsión
de reservas incoléricas descuajadas,
es el hedor que chilla y filtra por aberturas
hasta atacar tu olfato perfumado.
Después de mí
estaré nuevamente:
candidato sucio a la poesía.
Porque mi nariz es una mina
de pelitos antiestéticos
explotada
removida
dispersa
entre la pasarela de mi dedos,
y eso —aunque te cueste soportar— es importante.
¡Qué alguien me clausure!
parche mis orificios
niegue la comunicación:
                            silbido
                             eructo.
Solo he tallado cuatro letras sobre tus pupilas
¿sabes cuáles son?

CAMPO DE BATALLA

Nunca dudé que su sexo
fuera un campo de batalla.
En su trinchera
ellos y yo caímos.
Gemidos. Torturas.
Todo confundido.
Hemos muerto en su mazmorra.
Y ahora combate con soldados erectos
que vibran en su obsesión.
 


Siomara España (Manabí, 1976) Integrante del grupo literario Re-verso. Actualmente estudia literatura en la Universidad de Guayaquil. Ha participado y ha organizado varios eventos culturales. Actualmente se encuentra preparando su primer poemario.

LA MUJER DEL MIÉRCOLES

Cuántas veces la mujer del miércoles
desdobla el rostro
lava sus pies
y camina sobre sus palabras.
Cuántas veces recorre los mismos caminos
transita las mismas calles
ve los mismos semáforos
observa los mismos mendigos
sube las mismas nubes
busca la misma cama.
Cuántas veces la mujer del miércoles
busca la boca de su amante
se estremece entre sus brazos
grita de amor desesperada
y llora entre silencios sus palabras.
Cuántas veces la mujer del miércoles
quiere abandonar su pasión
renunciar a su tortura
olvidar sus sueños
y seguir atada.
Cuántas veces ríe y canta
y otras tantas llora enamorada
cuántas veces la mujer del miércoles
tiene que amarrarse el alma
vivir el delirio, la locura
y caminar sobre lo dicho,
caminar sobre sus palabras.

…NAVEGO EN LA WEB

mientras
Sabina descarga…
Y mi último cigarrillo
va chisporroteando sus postreras luces
perezco ante pensamientos desiguales
desfilando sin pausa
van mis fetiches
Silvio, Perales, Serrat y JJ…
Tropiezo con radio rebelde
un retrato del che,
el mundo,
la desigualdad social,
las revoluciones,
el imperio,
Líbano, Israel,
qué mundito, compañero …
me desconecto
me bajo
ya no lloro.
Aunque la realidad estremezca. 

A   F. GARCÍA LORCA

Los gallos reclaman la aurora
con su copla mañanera
los jornaleros desfilan  
balanceando el puentecillo de caña
llegan hasta la ramada   
los machetes aguza la piedra
sonríen sus dientes de plata 
el desayuno en la mesa
Las seis treinta aún no pasa 
plátano, salprieta,
café negro, en enlozadas tazas.
Los peones desfilan contentos. 
Sus sombreros ondean de paja
al arrozal caminan  contentos
sus cuitas  alegres cantan. 


David G. Barreto (Quito, 1976) Terminó sus estudios de Literatura y Filosofía en The Catholic University of America, Washington, D.C. En este momento está realizando un doctorado en Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Michigan. Ha publicado el poemario La frágil resistencia (2006).

Shmuel HaNagid escribe a su hijo, Yehosef, en Córdoba

Algún perro con sus dientes sobre el cuerpo
Nada cambia en el rictus de la muerte
Ésa mi única advertencia 

Lisboa, julio/06

[Llegará el día, llegará]

Llegará el día, llegará,
y los muertos estallarán en muertos—
frágil responsorio sin testigo—
para la voz de granito urdiendo el hambre sin conciencia(Elementales los rezos de los tristes,
                           soledad sin prisa, insostenible)
Y seremos hojas que del tierno mármol se desprenden
al llegar el día, cuando rompa el día—
derrumbe inédito del cuerpo sin respuesta
ni recuerdos, solo,
solamente,
solo
 

Fundación de Lisboa 

Toda esta profunda nostalgia por una mujer en agreste nombre que me despoja, como a un animal, del sudor que aún retengo en el silencio 


Efrén Jurado (Guayaquil, 1985) Estudia Jurisprudencia y Ciencias Sociales y Políticas en la Universidad Católica de Guayaquil. Colaborador y  ex articulista de la revista PODIUM de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo. Integrante del grupo cultural Buseta de papel. Consta en las memorias del I Festival de Poesía Joven Hugo Mayo (2005). Está por publicar su primer libro. 

JAZZBLUES 9 (Y EN PRINCIPIO FUE EL SEXO…) 

Para ti montañesa,

que el peso de nuestra existencia diariamente nos cobije.

I. su. en el principio de nosotros.

ángel negro estremecido y frecuente, resoplido de los siglos, alturas del cañaveral fortuito de mis días, dónde más que ahí en tu frecuente recurso espléndido,
          acuoso,
                succional.
despierta estentóreo, llama oblicua, fulgor del décimo mes de su día 23 de su semana tercera y cuarta y quinta y eterna.

dónde más que tu cuerpo, dónde más que tu sal, dónde más que el pantano, dónde más que la casa rosada, oscura o negra da igual. tu-yo y yo-tu, aquí en la expansión espacio-temporal. políglota, unívoca, salvavidas. reticencia y desvelo del opúsculo de mi existencia, nuestra libertad compartida, elaborada, construida.

oh sublime esfera de mi acoso, bendigo este día y lo santifico. sí, yo, sacerdote de la bruma, oh mi santa, mi dios arrodillado ante la fuente seminal de mis esperanzas  —retorcidas, espasmódicas—. nos hemos salvado, santos, sí, otra vez. tu reflujo sublime corso y recorsi, aquí en la entrepierna del infinito, esclavo fálico del mar negro de tu existencia. (esta vez de los dos).

II. su. en el principio del sexo.

acariciar el polen de tu cuerpo
rapaz araña negra de tu entrepierna (otra vez)
un círculo de agua fluye desbocado
milimétrica escena de agua cristalina.
        (romper el círculo lunar dilatado
         rellenar el púlpito de tus entrañas
         lechosamente constituidas en la esencia).
colibrí chispiante extasiado por naturaleza
grita el canto de dios en la génesis eterna.
dame el líquido maternal, creación del universo,
expulsa el fuego anónimo, motor de tus senos
dispara la bala furtiva, arma de tu clítoris.
mástil creador marino,
reserva la miel añejada de la existencia
¡ábrete de piernas! sirena vencida,
el triángulo de la vida jadeante nos espera.
aquí está el sol de tus membranas,
de tus labios chorreantes constrictos al amor.
cascada eterna baña el fin de nuestros sueños,
rompe el hilo conductor de nuestras vidas.
música perturbadora
caliente lluvia de tus nalgas
agujero espeso del nevado
ojo negro por el que dios nos mira.
cumbre del volcán
blanca esperma crea el día,
fuego de tu fuego eterno
destino orgásmico de nuestros cuerpos.
¡oh, cuerpo estremecido de delirios!
haz perpetuo el éxtasis de nuestro espanto,
cuida la erección azul del paisaje mimético
efusión cósmica centelleante nos despide
cuelga en el cielo el mar espeso de nuestra muerte. 


Fernando Escobar (Quito, 1982) Ex tallerista del poeta Edwin Madrid de la Casa de la Cultura Benjamín Carrión. Miembro fundador del grupo literario Machete rabioso. Consta en las memorias del I Festival de Poesía Joven Hugo Mayo (2005). Ha publicado el poemario Los ganadores y yo (2006).

LOS GANADORES Y YO  

Siempre te dicen
que eres como ellos
y que tú también puedes.
Yo les dejo el mundo
las grandes luchas
y los grandes amores,
tengo los ojos en llamas
y un árbol favorito para mear
que es lo mejor de todo.

CHASMA GHES

Cuando la tierra me aterra más que el cielo
la sombra de una bala puede ser tan seductora,
y Dios una pastillita azul.
Entonces manoseo el vacío
porque la niebla no está en el aire
está en las máscaras que nos miran.
A veces la noche es tan larga
y el autismo del Sol tan grande
que hay que irse lejos.

LA ESPERA

Lejos
donde cuchillos hermosos
y palabras
no te tocan,
juegas.
Eres maniquí sagrado
que colecciona condones
pero de noche vienes
a retozar en mis ruinas.
Ven,
que la cama se enfría. 


Edison Lasso Rocha (Piñas - El Oro, 1977) Estudió Matemáticas y Literatura. Forma parte del proyecto editorial Fe de Erratas. Sus poemas han sido publicados en revistas dentro y fuera del país. Ha escrito a cuatro manos el libro Fe de Erratas, Quince Años de Éxitos (2006). Consta en las memorias del I Festival de Poesía Joven Hugo Mayo (2005).

LA CIUDAD

Nos dejó construirnos en voz baja
(para no despertarnos)
y con precaución
integró la esquizofrenia con los laberintos
hasta precipitarse el carbón
que respiramos varias veces
pues es lo único que sirve aquí
y al final, sólo al final
Descubrimos nuestras manos tristes

*

El miedo es una cama vacía
demasiado grande
para encontrar la orilla
ebria la flor
se deja morir en el vaso de whisky.

La mayoría de paredes
sabe cómo rodar entre los asnos
sin embargo
a veces un ácaro
baja hasta sus pensamientos y consigue detener el tumulto
al señalar lo que en realidad las está empujando al centro
es la ausencia que lo ocupa todo
excepto mi materia gris.
 


Matías Luque (Milagro, 1979 - Quito, 2015) Artista plástico, ex-alumno de Luiggi Stornaiollo, se trata de otro personaje de Luis Bravo (Ha recibido dos menciones de honor en concursos nacionales de poesía. Integrante del grupo cultural Buseta de papel).

AMERICAN GATTO

Ya no hay duda: Margareth y yo, en el ’53 fuimos gatos.
Ella una esplendida cornish rex y yo un siamés;
Ella de Bretaña y yo de Tailandia;
Ella mal carácter e independiente
                     y yo un dandi fatuo y ausente.
Como yo la quería,
le dejaba lamer de la más exquisita de mis latas,
es más le dejaba comer de mis ratas
        (compartíamos la enfermiza repulsión por la nata);
Hacíamos el amor sobre los techos de zinc de 5 a 6 de la mañana.
¡¡Oh cómo adoraba aquel olor putrefacto saliendo de su trompa cuando maullaba!!
Pero de un momento a otro todo cambió,
aún no sé cómo ocurrió…
De repente amanecimos...
yo con la cabeza semi-destrozada,
y ella envuelta en una funda...
tiesa, aparentemente envenenada.

SOFÍA

Salgo a las doce de la noche,
a darle un trozo de vidrio a los niños.
Vuelvo.
Junto la puerta: Para que entre yo,

  para evitar a los ladrones.

Hay algo de noche en el gato.
Hay algo de gato en el zinc que da a la calle.
Al final del jardín un duende defeca;
Lo sé por los árboles
—¡¡tosén los árboles!!
Tiene la oreja de un cerdo
y el mandil de un carnicero.
Me arropo mientras la araña me mira:
Sueño a kerouac atropellado por un camioncito de marihuana
y en el cuarto adjunto a ti,
se te revientan los ojos.

AMORES CARROS

¿Bus qué te crees?
¿Un gran freno de manos,
con tu risa de Vitara
y grandes dientes halógenos?
¡¡Motel te vi en su garaje!!
Yo, mirada transita
y cableacelerado;
observo tristemente
¿y que Mazda?
Volvo junto a ti. 


Tyrone Maridueña (Guayaquil, 1986) Publicó hace pocos años el poemario Sueños de un Quijote. Integrante del grupo cultural Buseta de papel. Consta en las memorias del I Festival de Poesía Joven Hugo Mayo (2005). Está por publicar su segundo poemario.

NACIMIENTO

Escapar de los sordos abismos de la palabra es un movimiento que pertenece                   a los niños
Es crear algo más fuerte que la muerte o el amor
Es la transformación de la ciencia o de lo existente
                                                            en algo más elevado;
Todo será expulsado de nuestra piel y quedaremos sonrientes ante el último
nacimiento
seguro las personas que mueran después
podrán escribir con su mano izquierda

—solo después de cortarse la lengua. Por respeto

su nombre en el sagrado libro de los locos
y entrar a nuestra guarida de lobos y vírgenes azules. 

ACERCA DE TU ESPACIO 

Quiero resucitar las semillas azules de tu sexo
Y firmar convenios de luz con el primer hijo del hombre
               Para convocar siempre tu cuerpo en el ocaso de los pájaros.
Resolver el dilema de tu espacio inmediato
Para comprobar que la desnudez de la poesía es algo tan natural como enfermo
Destruir los puentes que unen la inmortalidad con lo absurdo
Lanzar las cabezas de los cuerpos al mar antes de que vuelvan los eclipses
Caminar con los vagabundos y escapar de las paredes de los cementerios

Sobrevivir a tu lado y esperar que todo se calme afuera

Tener en mi boca
            La vida de tu cuerpo
Y recorrer junto a ti
                          caminos de carne
                                          Y así comprobar la pureza con que aman los
locos.

 

EL NO RETORNO DE LOS CUERPOS

Porque juntos en la calle
quebramos los espejos que llevan los días en su espalda
descubrimos los sitios donde el bien y el mal
construyen sus guaridas para escapar de cualquier escéptico
—recuerdas—
mientras nos besábamos en la esquina
cómo se masturbaban los perros callejeros
y los hipócritas nos gritaban
enfermos
inmundos
exhibicionistas
Entonces guardé mi mano debajo de tu falda
mientras desaparecíamos de toda vista
porque ya no esperábamos retornar jamás…
 


Rafael Méndez Meneses (Guayaquil, 1976) Publicó en el año 2002 el poemario Principio de caos jamás acaecido. En el 2006 publicó su segundo poemario Nadie es poeta en su tierra.


HÁBITOS DELINCUENCIALES

Hacer de mis poemas
una letra de pasillo rockolero
Desaparecer en la bruma de la mala memoria
después de haber
prometido el oro y el moro
Dejar en mi almohada
tus artes tus sígueme-sígueme
Y hacerme pensar que no habrá nada nuevo bajo el sol

 

para aparecerte luego
enamorada y al teléfono bien tarde
y después en todas partes
               como anuncio de fast food
desgarrando el corazón
con tus sucios trucos de encantadora de serpientes
burlándote epicúrea
de la precisión de mi acto reflejo

Esos sí que son golpes bajos.


MALECÓN 2000

No besar
ni oler a sexo
mucho menos
            rozar la perfección de tus caderas
matemos la magia
y ahoguemos el instinto
pues hay niños retozando por allí
Lo que sí podemos es
                   avisar si vienen
                   con su botella de cola
                   inhalando pegamento
sin zapatos sin sueños
a invadir este lugar       deslucirlo
como si fuera su tierra prometida


HUMO BLANCO

Habemus hambre inequidad sida deuda eterna
mercado global santa inquisición hateblogs pornotube
niños abusados estado de derecha matrimonios gay
AGD niños en el limbo gente santa excomulgada

pero gracias a Dei (y a pesar de su opus)

habemus fe
habemus esperanza 


Ana Minga (Loja, 1983) Estudió en la Facultad de Comunicación Social, Universidad Central del Ecuador. Ha obtenido el Primer lugar en el concurso de cuento “Rostros de Luna”, organizado por el Museo de Bellas Artes de la ciudad de Quito; el Primer lugar en el concurso de poesía 2003, de la Universidad Central del Ecuador, medalla de Plata en el concurso universitario de poesía 2006, Universidad Central del Ecuador; mención de honor en Segovia, España, en el I Concurso de Relato Corto de Villa Pedraza.

VI

Sólo cuando nos obligan a hablar
nos asomamos por los ojos
la boca
las orejas
las manos.

Adentro somos cuervos
nadie escucha nuestro violín
las velas se apagan
en la lengua fluye desnudo un insecto
los pretextos se derrumban tras las columnas
nos hemos sacado la mirada.

IX

Salten como yo
¡bailen!
tomen vodka
traigan el pastel
hoy celebro mi último cumpleaños
con una calavera en el pensamiento
no se asusten
si al final
sólo quedan
espejos

XVI

El día que comenzaste a quedar en silencio
mi padre en el cartón de su ropa
traía el aliento de los amantes enterrados.

Callada supe
cómo el fémur crujía debajo de las hojas.

Este mes
ese padre mío dejará a los de Sumpa
saldrá de la llaga
bajo el brazo llevará sus restos
mientras yo por las calles
llevaré a tu hijo en el cerebro. 


Jorge Osinaga (Guayaquil, 1983)  Miembro fundador del grupo cultural  Buseta de papel. Consta en las memorias del I Festival de Poesía Joven Hugo Mayo (2005). Está por publicar su primer libro.


MIOPÍA

Abrazado a un chico,
luego de unas cuantas cervezas,
alguien me dice:
¿Estás mal de la vista, pendejo?
¡ese que abrazas es un hombre!

Y yo le digo:
No, cojudo, esto es
lo que la noche
generosamente
me ha entregado.

INCIERTO

Tus textos tienen futuro, me dicen.
Yo lo dudo,
no sé si llegaré a conocerlo.

TAXI WAY

Toda la noche
mi verga ha rajado
tu cielo abdominal
y lo único que quiere
es decolar finalmente en tu espalda

El viaje ha sido largo
y aún así, no le das permiso

La verga no se inmuta,
sabe que de no hacerlo
su marca será tan perdurable
como el humo dejado por las turbinas

Por eso insiste en un aterrizaje
de características brutales

Es la única forma
de poder darle a tu pista
un mantenimiento constante
y a mi cansada aeronave
una posada en tu hangar.

 
 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2007.
IE-Firefox, 800x600