Año V
La Habana
9 al 15 de DICIEMBRE
de 2006

Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

EL GRAN ZOO
NOTAS AL FASCISMO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

LIBRO DIGITAL

GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
MEMORIAS
APRENDE
POESÍA
EL CUENTO
LETRA Y SOLFA
EL LIBRO
POR E-MAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
LA BUTACA
FUENTE VIVA
REBELDES.CU
PALABRA VIVA
NÚMEROS ANTERIORES
LA JIRIBILLA DE PAPEL



RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

"Somos un punto luminoso"
Alfredo Guevara La Habana
Fotos: Victor Junco (La Jiribilla)


Hermanos y hermanas de América Latina:

Hermanas y hermanos cineastas y cinéfilos del mundo entero:

Inicio mis palabras con un rezo, mejor una plegaria por la salud del Comandante invicto que abrió con sus batallas la esperanza; la esperanza que América Latina recorre de triunfo en triunfo como un homenaje que los pueblos se han dado en esta hora para fundar de nuevo, para seguir fundando. No somos en el mundo más que un punto, un punto luminoso. En ese punto, en ese día, estamos, cuando de nuevo se hace posible en nuestras vidas y en las otras, las que llegan y llegarán, la siembra de futuros en que la dignidad de la persona alcance, con el saber, el bienestar, la solidaridad en el amor, la plenitud que nunca realizada, si se realiza o va acercando, será ya un nuevo rostro que perfile la humana condición, humana, verdaderamente humana.

Está él presente en mi alma tensa. No sé cuánto decirle en este día. Tan solo puedo darle un testimonio. El cine que nació con nuestra gesta, acompaña la gesta que posible parece en este nuevo renacer de América, de Nuestra América.

Han pasado 39 años de aquel día en que jóvenes cineastas de América Latina, nacidos en el Cono sur o en el caribeño trópico, en México, en Brasil, descubrieron, que pese a ser portadores de muy diversos rasgos y ópticas, también lo eran de signos que hermandad acercaban. Es que en Viña del Mar, Chile, 1967, se habían reunido sin planearlo otros protagonistas, los artistas lo son también a su manera, de la gesta liberadora que iba cerrando el ciclo de la teorización sin práctica y abría el del pensamiento que deviene acción. El Nuevo Cine Latinoamericano se dio así nombre, se encontró a sí mismo y fundándose fundó su propia ética. Desde entonces y sin abandonarla, enriqueciéndose en el curso de los años en el marco de muy fecunda reflexión y discusión estética, y ante todo con la realización de miles de obras cinematográficas, el Nuevo Cine ha sido nuevo en permanencia. Unos tras otros llegan, en renovador oleaje, jóvenes y jóvenes; jóvenes que nos suceden y superan, que han llenado de orgullo la esperanza.

Y heme aquí, queriendo cantar a los jóvenes, rogándoles, que sean verdaderamente jóvenes, como lo fueron las entrelazadas generaciones de que soy parte; que lo sean en la búsqueda y la audacia, también ineludiblemente en el rigor intelectual. A ustedes, cineastas de América Latina, que hoy nos acompañan, a los que llegarán en los próximos días, a esta Asamblea plenaria debo pedir licencia. No hago, no tengo otro regalo de aniversario para Fidel, aquel muchacho que conocí torrencial y volcánico, que el que me sale de las manos. Será más o menos valioso pero es nuestra obra, obra del grupo de jóvenes que he reunido para realizarla con el título genérico de Persona y Pensamiento y que intenta conservar, para los años que vienen, la imagen, la palabra y de algún modo noticia de la obra de personalidades de la cultura cubana y, al mismo tiempo, ofrecer a las jóvenes generaciones esos ejemplos paradigmáticos, modélicos. No pretendemos mimesis, sino superación, la más alta meta. Persona y Pensamiento no terminará nunca como Programa. Lo han patrocinado y patrocinan la SGAE y su Instituto Luis Buñuel que nace para unir y desplegar el conocimiento de esa multifacética experiencia que reunió de nuevo en América Latina lo mejor de España, cuando expatriados cientos de miles de republicanos españoles nos llegaron, esta vez para dar saber y experiencia y recibir solidaridad y fervor. Hijo que soy y que afirmo somos los revolucionarios cubanos en alguna medida, y subrayo, en alguna medida, de aquella experiencia, primer combate contra el fascismo; me enorgullezco, Fidel querido, de tamaña presencia, ya que además, en el cine fue Luis Buñuel, con Zavattini, aquel que me iniciara.

¿Qué depositario mejor de estos documentales que quien empeñado en que nuestro pueblo tenga la oportunidad de educar su sensibilidad y en que nuestros jóvenes artistas se formen en Escuelas de Arte y haciendo renacer las Escuelas de Instructores de Arte, indica, para ellos, una formación que sea portadora del mayor rigor intelectual y técnico, y de la mayor eticidad? Quisiéramos tener el honor de que este regalo pueda ser instrumento de trabajo de los maestros formadores. Y soñamos en contribuir, aun si fuese en escala menor, a educar a esos jóvenes alumnos en ese rigor intelectual, técnico, ético y estético que tendría que ser como ley moral inviolable en la formación del artista y del instructor. Fidel, con su ejemplo, ha fijado norma. Para el revolucionario y para el ciudadano, el saber es ley primera (ser cultos para ser libres es un principio martiano).

No particularizo en mi persona y grupo de trabajo este Mensaje inaugural. Por ahí anda Tristán Bauer o andará por ahí de un momento al otro. Él realizó dos obras magistrales. Una dedicada a Julio Cortázar, amigo entrañable, combatiente latinoamericano en los días más duros y así le califico porque el escritor que fue y su obra no tendrían que relegar su condición de revolucionario, condición que le enaltece; y la otra a Jorge Luis Borges, obra que también nos pertenece. Otros jóvenes argentinos en los últimos Festivales han mostrado realizaciones de esta naturaleza. También de Chile. No es posible, no podemos permitirnos ni la consagración del desaparecimiento ni el olvido. Por eso, por toda América Latina, mientras se mira hacia el futuro y se construye, anda la otra tarea, salvar la memoria. Es que nuestra memoria es el cimiento que trata de demoler, precisamente, la cultura de la tabla rasa y el pensamiento único.

En tiempos de esperanza habrá que acompañar a la esperanza, y hasta habrá que fundarla. Pero, dos veces pero, como dar lecciones es más que pretencioso, e inútil es, inútil será siempre, habrá que seguir con atención el curso de los años que vienen con ojo alerta y corazón abierto para descubrir y disfrutar el Mensaje que llega, los rasgos que van definiendo el rostro de los artistas revolucionarios del siglo XXI, y el de los revolucionarios que quisiéramos que tuviesen un mucho de artistas para el diseño de ese mundo que consideramos mejor y posible, en este, nuestro siglo XXI.

Declaro así abiertos los trabajos y fiesta del espíritu que todos esperamos será el 28 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

Muchas Gracias. Bienvenidos.

Palabras de Alfredo Guevara en la inauguración del 28 Festival. 

SUBIR

 
 


Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

© La Jiribilla. La Habana. 2006
 IE-800X600