Año V
La Habana

19 al 25 de AGOSTO
de 2006

Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

EL GRAN ZOO
NOTAS AL FASCISMO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

LIBRO DIGITAL

GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
MEMORIAS
APRENDE
POESÍA
EL CUENTO
LETRA Y SOLFA
EL LIBRO
POR E-MAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
LA BUTACA
FUENTE VIVA
REBELDES.CU
PALABRA VIVA
NÚMEROS ANTERIORES
LA JIRIBILLA DE PAPEL



RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

Gerardo Diego
(Santander, 3 de octubre 1896-Madrid, 1987)


 

COLUMPIO

 

A caballo en el quicio del mundo

un soñador jugaba al sí y al no

 

Las lluvias de colores

emigraban al país de los amores

 

  

        Bandadas de flores

 

Flores de sí

 Flores de no

 

        Cuchillos en el aire

        que le rasgan las carnes

        forman un puente

 

 No

 

        Cabalgaba el soñador

        Pájaros arlequines

 

cantan el sí

 cantan el no 


ROMANCE DEL JÚCAR

 

A mi primo Rosendo

 

Agua verde, verde, verde,

agua encantada del Júcar,

verde del pinar serrano

que casi te vio en la cuna

 

—bosques de san sebastianes

en la serranía oscura,

que por el costado herido

resinas de oro rezuman—;

 

verde de corpiños verdes,

ojos verdes, verdes lunas,

de las colmenas, palacios

menores de la dulzura,

 

y verde —rubor temprano

que te asoma a las espumas—

de soñar, soñar —tan niña—

con mediterráneas nupcias.

 

Álamos, y cuántos álamos

se suicidan por tu culpa,

rompiendo cristales verdes

de tu verde, verde urna.

 

Cuenca, toda de plata,

quiere en ti verse desnuda,

y se estira, de puntillas,

sobre sus treinta columnas.

 

No pienses tanto en tus bodas,

no pienses, agua del Júcar,

que de tan verde te añilas,

te amoratas y te azulas.

 

No te pintes ya tan pronto

colores que no son tuyas.

Tus labios sabrán a sal,

tus pechos sabrán a azúcar

 

cuando de tan verde, verde,

¿dónde corpiños y lunas,

pinos, álamos y torres

y sueños del alto Júcar?



A MANUEL MACHADO

 

Porque se llama Manuel

y Machado se apellida,

en su verso Muerte y Vida

juegan partida y nivel.

 

¿Quién vence? Tablas. Y él,

banderillero de Apolo,

supo, cantó y está solo:

ese poeta chapado

que se apellida Machado

y le llamaban Manolo.



ANTE LAS TORRES DE COMPOSTELA

 

También la piedra, si hay estrellas, vuela.

Sobre la noche biselada y fría

creced, mellizos lirios de osadía;

creced, pujad, torres de Compostela.

 

Campo de estrellas vuestra frente anhela,

silenciosas maestras de porfía.

En mi pecho —ay, amor— mi fantasía

torres más altas labra. El alma vela.

 

Y ella —tú— aquí, conmigo, aunque no alcanzas

con tus dedos mis torres de esperanzas

como yo estas de piedra con los míos,

 

contempla entre mis torres las estrellas,

no estas de otoño, bórralas; aquellas

de nuestro agosto ardiendo en sueños fríos.



CUADRO

 

A Maurice Raynal

 

El mantel                       jirón del cielo

es mi estandarte

y el licor del poniente

da su reflejo al arte

 

Yo prefiero el mar cerrado

y al sol le pongo sordina

Mi poesía y las manzanas

hacen la atmósfera más fina

 

Enmedio la guitarra

                                                        Amémosla

 

Ella recoge el aire circundante

Es el desnudo nuevo

venus del siglo o madona sin infante

 

Bajo sus cuerdas los ríos pasan

y los pájaros beben el agua sin mancharla

 

Después de ver el cuadro

la luna es más precisa

y la vida más bella

 

El espejo doméstico ensaya una sonrisa

y en un transporte de pasión

canta el agua enjaulada en la botella.

SUBIR

 


Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

© La Jiribilla. La Habana. 2006
 IE-800X600