Año IV
La Habana

29 de OCTUBRE al
4 de NOVIEMBRE
de
2005

Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

EL GRAN ZOO
NOTAS AL FASCISMO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

LIBRO DIGITAL

GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
MEMORIAS
APRENDE
EL CUENTO
POR E-MAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
LA BUTACA
PALABRA VIVA
NÚMEROS ANTERIORES
LA JIRIBILLA DE PAPEL



RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

Víctor Fowler


¿Acaso el mar?

¿Qué le vamos a dar a los que andan
debajo de los charcos y las piedras
en el país más hondo de la noche?
Los que muerden el labio de una estatua
Y se les desmorona y sabe como a sal,
Los que beben el agua de una copa
Que no tiene fondo.

¿Qué respuesta podemos dar los privilegiados
a los que no alcanzan el tamaño de sus sombras?
Si hasta los animales tienen sus razones:
El insecto para picar y la serpiente
Para la ardorosa mordida.

Todos mis conocidos son dueños del mar
Y el mar los reboza y vivifica.
Tienen un velero dentro de sus cuerpos
Y una zona de primavera febril
Donde las brotaciones se repiten.
Y ahora recuerdo que el agua helada
Del pantano un día fue frescor.
¿Qué le vamos a dar al que se mira solo
y no lo aguanta?

Ahora recuerdo que el rostro abotagado
de quien hundió las naves
Alguna vez fue hermoso.
Ahora recuerdo que la desconfianza
Hubiera podido ser calor
Con solo dar la mano a tiempo.
¿Qué le vamos a dar al que no tuvo
más amigo
que su rostro repetido en mil espejos
ni tuvo más casa que su cabeza?
¿Acaso vamos a ofrecerle el mar, nuestro mar,
con un velero para pasear sus cuerpos?
¿Vamos a ser lo bastante humildes
como para darle la llave de nuestros bosques
más queridos,
como para gozar mientras ellos disfrutan?

¿Qué podemos brindar los privilegiados
a los eternos habitantes de esa hora de la noche
en que la nieve cae sin cesar, sobre los espíritus?

SUBIR

 
 


Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

© La Jiribilla. La Habana. 2005
 IE-800X600