Año III
La Habana
Semana 1 - 6
ENERO
de 2005

La Jiribilla como inicio

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo
Suscripción
EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO
CARTELERA
LA OPINIÓN
Ignacio Ramonet
MEMORIA
Biografía del Ron
LA CRÓNICA
Amado del Pino
APRENDE
EN PROSCENIO
Maité Hernández
LA MIRADA
POR EMAIL
LA BUTACA
LIBROS DIGITALES
LA JIRIBILLA DE PAPEL
LA CARICATURA
EN CONCIERTO

CUANDO SE GANA UNA APUESTA
Guille Vilar
 
 

::::::::::::::::::::::::::::::::

:::::::::Anteriores::::::::



PARA SUSCRIBIRSE
AUTOMÁTICAMENTE
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

Dibujo: Roberto Fabelo

Cien años y más
Yuris Nórido La Habana

El homenaje a un gran hombre, se sabe, no es asunto que pueda circunscribirse a una fecha, a unos cuantos días o meses. Es permanente, y por permanente se hace rutinario: cuando uno abre, por ejemplo, El reino de este mundo, se recuesta en la butaca y comienza a leer, desde la primera página es responsable del mejor agasajo que puede recibir cualquier escritor: el encuentro con su obra.

Carta de Fidel a Lilia Esteban de Carpentier

 

Carpentier en los tiempos de la solidaridad
Ricardo Alarcón de Quesada La Habana

En Carpentier la estética y la ética se fundían en un impulso único que animó pensamiento y acción. Su responsabilidad como intelectual la asumió cual compromiso vital que ejerció como quien cumple una misión insoslayable. Con José Martí él también echaba su suerte con los pobres de la tierra. Por eso dejó escrito: “entenderse con él, con ese pueblo combatiente (...) hablar de él más y más, a quienes permanecen sentados al borde del camino, inertes, esperando no sé qué, o quizás nada, pero que tienen, sin embargo, necesidad de que se les diga algo para removerlos. Tal es, en mi opinión, la función del novelista actual. Tal es su función social”

La permanencia de la barbarie
Fernando Luis Rojas La Habana

 
Más allá del "fueratropas"
Naomi Klein La Jornada

 
 

Adelantado de la identidad
Carpentier cumple cien años
Lisandro Otero La Habana

Para Carpentier, el acto de la creación debía estar inmerso en un desenfreno imaginativo, en un proceso de ferocidad que arremetiese ávidamente contra el objeto del deseo, en una metabolización de la alegoría. Carpentier siempre antepuso los espejismos delirantes a los ritos congelados. Así procedió en sus letras, así exigió que fuesen los productos del consumo espiritual: enseñó a respetar la verdad.

 

Una de las grandes figuras del siglo XX
Roberto Fernández Retamar La Habana

Alejo es un ejemplo para los periodistas, para los escritores de ficción, un ejemplo moral, político, es uno de los grandes privilegios de nuestro país que haya sido nuestro, aunque perteneció al mundo entero.

 

El legado de Mackandal para El reino de este mundo
Francisco Morillas Valdés La Habana

Mackandal, con su único brazo, se alza hasta trascender en esta novela, en la que ha quedado toda una mitología de himnos mágicos conservada por todo el pueblo, centrada en las ceremonias de vudú, revelación del fecundo mestizaje de nuestra América. 

 

Plano detalle al cine de lo real-maravilloso
Joel del Río La Habana

Aunque menos atendido que el ballet, la música, el teatro, las artes plásticas y los mitos latinoamericanos, el cine ocupa un lugar especial en la profusa obra crítica y ensayística carpentieriana. Bastante se ha escrito ya sobre el inagotable tema de si el séptimo arte le hizo justicia, o no, a sus relatos; menos se conocen sus preferencias en términos de cine, las películas que pudieron ser y no fueron... 

 

Un mapamundi de La Habana
Leonardo Padura La Habana

Muchas veces se ha afirmado que la grandeza de Carpentier tiene que ver con su enciclopedista definición de lo americano. Sin embargo, su trascendencia parte de un reconocimiento y valoración de lo propio que alcanza su verdadera dimensión gracias a la proyección universalizadora que le permitió hallar lo universal en las entrañas de lo local.

 

Experimentación y realidad en Alejo Carpentier
Yinett Polanco La Habana

En primer lugar, a Carpentier no le interesa reflejar la realidad tal cual es, y eso lo aleja del costumbrismo, más que nada Carpentier resalta, transforma aquellos rasgos de la realidad que por increíbles se pueden ficcionar fácilmente. Segundo, este ficcionar la realidad no impide que Carpentier juzgue implícita pero críticamente el entorno social que describe, y por último esta descripción y crítica social no constituyen barreras para las violentas transgresiones estilísticas que hace en sus obras.

 

Alejo
Rosa Miriam Elizalde La Habana

Quien bucee en las densas aguas de la ficción de Alejo Carpentier debe hacerlo con el ánimo preparado para vivir una experiencia extraordinaria: la de una fábula extraña y seductora que documenta como pocas esa región profunda donde los deseos liberadores del ser humano y las pulsaciones de destrucción y de muerte se confunden a veces, en conjura inseparable.

 

El Caribe y Alejo Carpentier
Gaudencio Rodríguez Santana La Habana

Alejo Carpentier estableció un mundo en el cual América es un espacio indispensable. Para nuestro novelista, es en la historia del Caribe donde se produce el punto más álgido de la historia del hombre, y esa mirada antropocéntrica es la que establece también el espacio de la identidad.

 

Carpentier en el pretexto
David Mateo La Habana

Pasajes y ambientes sugestivos de sus narraciones, personajes emblemáticos, nociones filosóficas acerca de la realidad, acreditadas o esgrimidas por él, son los principales leitmotiv que han encauzado la labor creativa de los artistas. Por momentos, las piezas se presentan como simulaciones explícitas de uno o varios temas abordados por Carpentier; otras, se nos ofrecen como traducciones libres, y en algún que otro caso, pues sencillamente experimentan puntos de interrelación con su patrimonio.

Galería de imágenes de la exposición

 

ENCUESTA
¿Cuál es su deuda con la novelística de Carpentier?

La Gaceta de Cuba

Jaime Sarusky   La Habana Lisandro Otero   La Habana

Miguel Barnet   La Habana

Jorge Enrique Adoum   Quito

Antonio Benítez Rojo   La Habana

Fernando Butazzoni  Montevideo

Diamela Eltit   Santiago de Chile

Reinaldo Montero   Cienfuegos

Luisa Valenzuela   Buenos Aires

Reynaldo González   Ciego de Ávila

Pedro Juan Gutiérrez   Matanzas

Pedro Ángel Palou   Puebla

Mempo Giardinelli   Resistencia

Jesús David Curbelo   Camagüey

Gonzalo Celorio   México

Ena Lucía Portela   La Habana

Karla Suárez   La Habana

Carpentier en La Gaceta de Cuba
Ambrosio Fornet La Habana

 

LA JIRIBILLA NRO. 108

LA JIRIBILLA NRO. 184

 

 

Expediente X: 11-S
El Mundo

 
Donald Rumsfeld revela que el avión estrellado en Pensilvania
el 11-S, fue derribado

George W. Bush
El Nuevo Herald

"Cuando digo algo es generalmente lo que creo".

Confesiones de un mentiroso...
Cuando el "casi" hace la diferencia

Jaime Sarusky: sobreviviendo al tiempo
Tania Cordero La Habana

 

homenaje a Fernando Alonso en su cumpleaños 90
A la pureza del maestro fundador
Andrés D. Abreu La Habana

Palabras de agradecimiento de Fernando Alonso en su homenaje

 

Concierto de Frank Fernández y Yoshikazu Fukumura
En Cuba admiramos un monumento de
la cultura norteamericana

Guille Vilar La Habana

 

Orlando Castellanos, un cazador cazado
Alain Gutiérrez La Habana

 
 

Pelos en el jabón
Rogelio Riverón

 

Con la llegada del 2005  La Jiribilla estrena
un nuevo diseño. Agradeceríamos a nuestros lectores que nos envíen sus críticas y comentarios a:
jiribilla
@cubarte.cult.cu

 

GALERÍA


La consagración
de la primavera
Zaida del Río

GALERÍAS ANTERIORES

 


LLAMAMIENTO
DE CARACAS

 
En defensa de un planeta para todos


 
Ver más..

 
 




¿Una Jiribilla?
Es un cubanismo.
Se dice de la persona  (generalmente un niño) bastante intranquila...
 

La Jiribilla como inicio

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo
Suscripción

© La Jiribilla. La Habana. 2005.  
IE-800X600