La Jiribilla | LA BUTACA             
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER
EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

CUBA EN EL MUNDO

BUSCADOR

LIBRO DIGITAL

•  GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
CALLE DEL OBISPO
MEMORIAS
APRENDE
PÍO TAI
EL CUENTO
POR EMAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
TESTIMONIOS
FILMINUTOS
LA FUENTE VIVA
NOTAS AL FASCISMO
NÚMEROS ANTERIORES
Otros enlaces
Mapa del Sitio


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

  

ANTERIORES

XXVI Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano
El cono sur barre en La Habana
 
Joel del Río| La Habana


No hubo sorpresas ni escándalos en cuanto a la relación de los laureados, aunque algunos especialistas señalaran que si bien esos eran los mejores títulos, no era ese el modo de jerarquizarlos. Como era fácil de vaticinar desde que se dio a conocer la selección oficial en competencia, en el reparto de corales predominaron los países del cono sur latinoamericano, sobre todo Argentina y Chile, un grupo al que se añade Uruguay gracias al impacto que le causara al jurado la muy polémica Whisky, descubierta triunfalmente hace ocho meses en el Festival de Cannes, y que se convierte en el primer título uruguayo en obtener el máximo reconocimiento en uno de estos festivales de La Habana.

La chilena Machuca era la favorita de la mayoría, público y críticos, pero el jurado solo le vio méritos para clasificar en segundo lugar, mientras los argentinos, si bien obtuvieron globalmente la mayor cantidad de corales, solo consiguieron el tercer lugar en el ordenamiento de los premios principales, con la muy elogiada internacionalmente La niña santa, de Lucrecia Martel, quien fue reconocida también con el lauro a la mejor dirección en esta vigésimo sexta edición.

Con el evidente propósito de repartir salomónicamente por países, el Premio Especial del Jurado fue para Punto y raya, de Venezuela, con la que nadie contaba a la hora del reparto de los corales de honor, pero evidentemente los jurados le vieron méritos que para muchos otros permanecieron ocultos. Esta fue la única incursión al norte de los premios principales, pues los restantes se quedaron bien al sur. Tal vez la intención de los jurados fue no hacer demasiado evidente la superioridad total de la muestra extremo sureña y así obviaron títulos tan prominentes y premiables como la chilena Cachimba, y las argentinas Bombón El perro, El abrazo partido, El cielito y Familia rodante, total e injustamente excluidas de todo reconocimiento oficial, como también lo fue la brasileña Al otro lado de la calle.

De todas formas, aunque los argentinos solo obtuvieron el tercer coral entre los principales, puede decirse que sus filmes barrieron en esta edición del clásico evento habanero puesto que se añaden los premios al mejor documental, al guión inédito, el de la prensa especializada, el de mejor ópera prima y los de mejor dirección, guión, actriz, dirección de arte y sonido, todo lo cual apunta a la reanimación que está atravesando el cine de aquel país. Es decir, que los argentinos venían imparables esta vez, y por mucho que un falso concepto de la justicia igualitarista les hurtara algún merecido galardón, este fue un festival a ritmo de tango.

Pero con estos puntos cuestionables (aunque nadie pueda decir que este haya sido un reparto de premios totalmente escandaloso o errático), la exclusión más lamentable fue la consumada en torno al filme colombiano-norteamericano María llena eres de gracia, recientemente rechazada por la Academia de cine norteamericano para competir por el Oscar en el renglón de la mejor película no hablada en inglés. Consideró la Academia que el debut del norteamericano Joshua Marston era demasiado norteamericana para competir por Colombia. Entonces, se supone que sea La Habana el evento para reconocer las excelencias indiscutibles del filme, pero el jurado prefirió dejar desierto el premio que le venía como anillo al dedo, el de mejor filme sobre América Latina realizado por un realizador no latinoamericano.

Por cierto, pocos fueron los galardones que fueron a manos de la representación brasileña, y tal vez ello obedezca a que los títulos en concurso que su embajada fílmica no ha sido todo lo amplia, impactante y poderosa que pudiera ser. Pero está claro que el carácter de las ausencias y lagunas en la representación brasileña no se parecen en nada al caso de México, cuyo cine atraviesa la peor crisis productiva y de creación que haya conocido esa industria.

La parte cubana contó con escasos lauros. Tenía en la competencia principal Perfecto amor equivocado, y en la de óperas primas Tres veces dos. Ambas fueron preteridas completamente por el jurado oficial. Solo el cortometraje Utopía, del joven Arturo Infante, se alzó con una mención especial en la sección de cortometrajes. Mientras el documental Demoler, también de un joven realizador cubano, Alejandro Ramírez, se alzó con el tercer premio coral entre los mejores documentales del evento. Un tercer premio coral en dibujo animado se agenció también el veterano Tulio Raggi por su Filminuto 57.

A estas alturas, la lista de filmes anunciados que nunca llegaron era demasiado grande como para ser enumerada aquí, sobre todo en la Muestra española, y en las secciones dedicadas al Panorama Internacional y al cine independiente norteamericano. Pero conste que la falta de correspondencia entre los títulos anunciados y los que después se proyectan no obedece para nada a la voluntad panorámica y abarcadora de los organizadores de este Festival. Así que no es justo imputarles como defecto algo que escapa casi por completo a sus posibilidades reales de gestión.

LOS PRINCIPALES PREMIOS DE LA HABANA 2004:

Primer premio: Whisky (Uruguay) Juan Pablo Rebella y Pablo Stoll

Segundo premio: Machuca (Chile) Andrés Wood

Tercer premio: La niña santa (Argentina) Lucrecia Martel

Premio Especial del Jurado: Punto y raya (Venezuela) Elia Schneider

Mejor Dirección: La niña santa (Argentina)

Mejor guión: Roma (Argentina) Adolfo Aristaraín

Mejor fotografía: Machuca (Chile)

Mejor actriz: Susu Pecoraro, por Roma (Argentina)

Mejor actor: Roque Valero, por Punto y raya (Venezuela)

Mejor dirección de arte: Luna de Avellaneda (Argentina) Juan José Campanella

Mejor música: Casi dos hermanos (Brasil) Lucía Murat

Mejor edición: Casi dos hermanos (Brasil)

Mejor sonido: Luna de Avellaneda (Argentina)

Mejor filme de director no latinoamericano: DESIERTO

Mejor corto o mediometraje: El otro sueño americano (México) Enrique Arroyo

Mención especial: Utopía (Cuba) Arturo Infante

Premio a la mejor Ópera prima: Whisky Romeo Zulú (Argentina) Enrique Piñeyro

Premio FIPRESCI: El cielito (Argentina) María Victoria Menis

Premio Signis: Machuca (Chile)

Mención especial Signis: El cielito (Argentina) y María llena eres de gracia (Colombia)

Mejor guión inédito: Agnus Dei (Argentina) Lucía Cedrón y Santiago Giralt

Mejor cartel: La sombra del caminante (Colombia)

Primer premio documental: Memoria del saqueo (Argentina) Fernando Solanas

Segundo premio: Nelson Freire (Brasil) Joao Moreira Salles

Tercer premio (compartido): DeMoler (Cuba) Alejandro Ramírez

Nietos, identidad y memoria (Argentina) Benjamín Ávila
 

......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR



© La Jiribilla. La Habana. 2004
 IE-800X600