La Jiribilla | Nro. 148
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER
EL GRAN ZOO
NOTAS AL FASCISMO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

LIBRO DIGITAL

•  GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
LETRA Y SOLFA
MEMORIAS
APRENDE
PÍO TAI
EL CUENTO
POR EMAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
LA BUTACA
FILMINUTOS
LA FUENTE VIVA
PALABRA VIVA
NÚMEROS ANTERIORES
Otros enlaces
Mapa del Sitio


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

AFORISMOS
 
Samuel Feijóo


El sol no sabe nada, pero alumbra.

La música bella camina soles.

Si a mis penas salen alas (poesía) se alejan, al sol.

Siento lo que no alcanzo a pensar: un sol oculto.

Mi cuerpo arrastra un esclavo del sol (mi sueño).

Hay un mensaje al sol en los nudos enfermos del tallo exhausto.

Si sueñas soles tu sombra aprende.

La bella forma fuerte del ala bate al azul.

Échate una montaña en la mente y su azul brillará en tu sangre.

Debajo de un jardín muerto hay otro.

Caemos en la sombría tumba ignorando los soles que pudimos pensar.

Si inconscientes nacemos e inconscientes morimos, debemos abrir los íntimos ojos en ese segundo bajo el sol.

Repito en mí el abismo del cielo.

Ama quien acompaña. . . si sabe acompañar.

Las alas no deben permitir que el viento las sorprenda con los ojos cerrados. (Soñar despiertos)

Entra, solitario, al jardín lunado, y conocerás el hielo del cielo.

El ojo del fusil siempre mira al niño.

Los héroes son antorchas en las cavernas.

La tristeza es una fruta que a veces cae del árbol de las meditaciones.

La poesía es a veces una emoción extraña que aletea en las sienes.

¿Sabe más porque tiene menos? A veces.

El cosmos no pesa sobre una hormiga.

Andar con la ceniza de los sueños en los hombros es un melancólico lujo secreto.

Con la ceniza de tus sueños muertos puedes abonar árboles que quizás, no mueran (el arte).

Carga del polvo soñado: alas extintas.

Sueños: esos pájaros que dejan caer sobre mi cabeza mil plumas secas.

Cuando sus sueños mueren, el hombre se apaga como un rumor de pájaros en el bosque nevado.

La vida del visceral se apaga con rumores chimpancescos.

Los cañones, esos dragones modernos.

Esteta maligno: no lleves al Salón la flor del desierto.

Entre el rocío y la caída del rayo, escoge.

Mi gloria es nadar dentro de una escupidera.

Si no he fabricado un pan, tampoco una pistola.

El pan que amaso, es otro; mi arma es un celaje.

La eternidad es también la soledad de los soles.

Nunca es tarde si la vida es temprana.

Pacífico como un león que juega con sus hijos.

Cerrar la puerta a lo desconocido es cerrarla al sputnik.

Lo que no es, tal vez será.

Hombres totales: hechos a lo real y a lo fantástico.

El rigor excesivo es un cuchillo que puede pelar una manzana o degollar una paloma.

La lengua de las iluminaciones no refleja en agua megalómana.

En la tormenta, el mar abre un libro lento.

Al Amor que nace bien adentro, ruda vida lo acendra.

La bella torre, visitada por el Rayo.

Si tu fe te impulsa al Bien, sea.

La superstición y el fanatismo lanzan puñales venenosos a la mente libre.

El amor esculpe: a veces su cincel sangra.

La luz se apaga en sí misma.

Insobornable, como la luz.

La luz agoniza en sus alas.

El Dolor tiene una espada y la Alegría un pecho.

No el rito de la Razón sino el fuego de espiritual Estilo.

Cuando silba el rayo, las sedientas raíces echan el árbol a soñar con el rocío.

Quién tiene raíz aguas busca.

El gorila lee la biblia del gorila.

Si quiero un lago: soy inmoble.

Si quiero un rayo: desaparezco ante tus ojos.

Ser, para los que derraman lágrimas, el humilde trapo que las seca.

Los arrodillados por propia voluntad hallan la paz y el fulgor de las rodillas, también.

El dogma se ensancha y violenta en el cretino.

Cuando los necios eligen a "los mejores": el Caos asoma alegre su hocico famélico.

El oro pasa sobre el humilde verdadero como los cañones sobre la hierba.

El cretino, por lo regular, si no odia mucho no se siente bien.

La mente de ganso habla por boca del ganso.

¡Cuántas veces el sabio vomita en su vejez lo que le enseñaron en la niñez. . !

Quien lleva la verdad en los labios, algunas veces oye zumbar balas alrededor de su cabeza. (Viejo saber)

¡Qué alivio sufrir con la verdad en las sienes!

En el inmenso jardín de los sueños mis ojos se abren a veces como las flores del desierto.

Inocente raíz: echa las margaritas al chiquero.

Quieres paz: pero el ladrón está en el huerto. Si dejas que     lo arrasen ¿qué pan das a tus hijos?

Alejandro, el Magno Rapiñista.

Los tiranos, de flamantes ropajes, ostentosos ante sus marciales, ignaras tropas, son, al final, derrotados por el Harapo Heroico.

Los eternos fracasados imponen sus ideas a cañonazos y hoguerazos.

Una semilla es una cátedra.

La belleza no quiere cerrar sus alas.

El necio, como no tiene alas, se cierra.

Las alas no duermen.

Las alas de la belleza saben su viaje.

Si la buena ciencia no es libre para experimentarlo todo, para bien general, no es ciencia: es un alcahuete crónico.

La ciencia buena no se arrodilla; es el científico, a veces, quien" lo hace, obligado o nó.

El Progreso: la libertad para la búsqueda venturosa.

   El error no horroriza al necio, su gozoso engendrador.

Sobre el pantano del error el sabio edifica palacios.

El Amor verdadero siempre tiene hambre de dar.

El Amor es dar. . . no es comercio.

Si das al Mediocre: te verá como un sumiso trepador.

Si das al Egoísta: te verá como un criado natural.

No engordar al caimán con niños para que el caimán esté contento.

El Paraíso del Odio es el puñal… que sangra.

Quien da amor y recibe amor, más amor tiene para dar.

El amoroso que no recibe amor, da amor; porque lo tiene para darse.

Observa a quien das amor.

Dar como el sol, el aire, el agua, el árbol, padres. Dar.

Dar y dar.

El hueco ingenio: solemnoso.

El hueco ingenio: cebador de dulcísimos gacetilleros.

Alcohol: olvido crónico, ese dragón idiota.

La luz es un inmenso cementerio de paisajes y de sueños.

Todas las rosas no huelen a la misma rosa.

El déspota no quiere oler más que una obediente flor de pantano.

Hombre Bueno: hermana al Hombre Bueno. Cuando hermana con el malo éste le echa la cadena al cuello.

El hecho de amor más firme que el cielo, es la esperanzada fuerza del bueno.

En el legítimo saber de hoy hay una verdad continuada, y continuadora…

Caminar hacia lo mejor es no cerrar el futuro.

La dificultad consiste en que para conocer lo mejor a veces hay que ser sabio. . . y valiente.

Los que edificaron en lo mejor de sus épocas no fueron cerrados por solemnes ignorancias, las oropeladas suficiencias.

Credo que se impone con violencias seguidas, no convence, nazis de la mente: ¡Hechos bellos!

Dogmático: padre de los pantanos.

Dogmático: padre del fósil.

Dogmático: padre de las hogueras asesinas.

No he escrito más que para los humildes de corazón; para los de abajo con la mente arriba, hacia el sol de la justicia y el bien.

Amo, en todos los países, las razas y los credos: las bondades, las grandes artes, los bellos sueños y las abnegaciones asombrosas por los desgraciados.

Algunas veces he visto al bondadoso y libre Hombre Nuevo con la testa cubierta de canas. ¡Qué alegría verlo en el joven!

Los muertos hicieran estas ciudades, sembraron estos campos, escribieron estos libros, hicieron estos caminos. Nosotros, "muertos prestados", fugaces vivos, sembraremos, edificaremos, instruiremos ―pueda ser la mejor― para los futuros fugaces vivos.

Esos fugaces vivos, salvados, guerreristas, odiadores, agresivos, mal vivifican fugazmente la muerte que pretenden vivir.

El sol de los sueños regresa por donde tiembla el éxtasis.

Si me echo un sol fresa al hombro, subo esa montaña que tiene los ojos azules.

Ando el valle, y el azul cándido del cielo quiere hablar y no     sabe. (Mejor: soy yo quien no sabe aún ese idioma).

Entre dos angustias escoge la positiva, si sabes escoger.

Si la paz te dice "ven": ¿oyes después sus pisadas en la yerba que encendió el rayo?

Cuando los sueños verdaderos mueren, mueren volando.

La poesía va errante por la mente hasta que choca con la idea. Aquel sucio narciso que se ama a sí mismo, enormemente, asesinó su infancia, y avanza hacia el festín de los déspotas.

Hombre muy peligroso: el cretino con fe.

El perro, aunque ciego, huele al enemigo.

Hombre peligroso: ¡el mediocre optimista!

La mentira, dicha dulcemente, mata al inocente.

La mentira dorada es la magia de los cobardes.

Cuando la noche se hace en tu naturaleza, tu voz natural es nocturna.

Sujeto muy peligroso: el ignorante optimista extasiado.

Hay quien no tiene aire para llegar a la meta. Hay quien no tiene meta para llegar al aire. . .

Por el pecho del Tiempo entra la precipitación como un polluelo.

Apoya a los buenos y superiores para que puedas apoyarte. . .

La persona ha de ser como las nubes: altas, se cierran y se abren.

La persona: abierta como la flor a las abejas y las mariposas; cerrada como la piedra a serpientes y escorpiones.

Si amas, que sea como el árbol, que todo lo da y nada pide: alcanzarás su verdor, su fragancia, su serenidad, y, además, vendrán aves a tu mente, a cantar melodías puras: ellas harán nido para otros cantores.

El mediocre, hábil oportunista, genio de la, adulación (a veces) si un mando cualquiera alcanza, oprime.

El mediocre vil ve en cada persona humilde un siervo.

Cada muerte de un ser humano en la miseria (física o moral) te compete.

A veces el alba sostiene en sus manos rosadas una montaña negra.

Qué maravilla enorme: tener la mente azul para caminar montañas negras cubiertas de árboles secos.

No temáis, criticillos alarmosos: el arte no morirá mientras vuelen las mariposas.    

Tipetes despreciativos y orgullosos, los que siempre hablan mal (motejan, denigran) de sus "inferiores", o sea: el resto de la humanidad (que no los reverencia).

Aforismos "culturales": Enseñanza artística

Conozco personas tan imbuidas de técnicas "cultas" cuyas obras son prodigio del arte de la técnica, pero no son artísticas (según me creo).

Un taller literario, a más de ser un buen club para que los escritores se conozcan y amiguen (esto es posible algunas veces) es beneficioso, porque abre oportunidades para las vocaciones tardías tanto como para las tempranas.  

Calidad cultural en los profesores, honda, no parcial, y capacidad didáctica. Cuando esto se conjuga, los alumnos talentosos pueden superarlos.

La temprana adolescencia es una buena edad para la siembra de ―la eficiente semilla cultural: arte, pensamiento, sueños. Cuando los jóvenes alumnos pasan sus ojos por un legítimo museo aprenden belleza, de una forma u otra, consciente o inconscientemente.

La educación técnica no es solamente la función formativa.

Me duele mucho hallar a la espontaneidad inteligente arrastrada por una teorética solemne y helada, rumbo a la sima donde un orondo papagayo grazna.

Es difícil, complicado, que un verdadero artista creador tenga también fuerzas para enseñar… Su obra enseña más que mil profesores.

Los profesores pueden enseñar las técnicas, el oficio, pero no ir más allá, con sus teorías (que no saben aplicar a su creación propia)

Un mediocre "educador" en Arte ayuda a establecer la mediocridad pedagógica y creativa en el país.

No hay que olvidar que no solamente surgen artistas de las escuelas de arte. . .

En el pueblo se crean formidables artistas espontáneos originando una poesía, una música, una danza, una mitología que da el matiz decisivo al estilo nacional.

Es provechoso aumentar la sabiduría técnica de los artistas populares, sin desceparlos, respetando su cultura primigenia e impar.

Conocemos personas imbuidas de cultísimas técnicas cuyas obras son técnicas y no artísticas.

En la Dirección de la Enseñanza Artística deben estar representados o asesorando, creadores o intérpretes de alta, flexible, ampliamente. También legítimos ―cuán difícil― críticos…

Impedir en la Dirección de la Enseñanza Artística la entrada de los falsos críticos, muy palabreros y relucientes de citas, teóricos que tratan de imponer sus personales conceptos mediocres.

Tampoco deben dirigir funcionarios bien intencionados que impongan una floja estética, bien intencionada también, pero mediocre.

Un mal equipo de "profesores" en los talleres literarios, destruye vocaciones, malogra y, a veces produce un daño irreversible al imponer tales o cuales patrones estéticos liquidados, o al mal interpretar correctas tendencias artísticas.

Buen proyecto artístico, mala aplicación: otro mal grave. Un imperfecto equipo rector en las artes da en el desarrollo de la pomposa mediocridad, a enorme escala.

Cultura: dificultades

El facilismo facilista: la momia del fosilismo y la momia: del facilismo, al hallarse, se complementan.

Al unirse ambas momias: crean el monstruo de la mediocridad rampante.

Si estas momias ya unidas incorporan a su macabra compañía la CRÍTICA-MOMIAL, la catástrofe cultural es eminente.

Un verdadero crítico artístico, filosófico, etc. no es fácil de obtener. Terrible facilismo el del crítico fósil.

Un verdadero crítico se caracteriza por ser, a más de un artista él mismo ―esto daría ya el crítico genial― una persona de honda cultura general, sagaz, capaz, y de valoración certera, de juicio flexible no caracterizado por tendencias sectaristas personales. Además ha de poseer una valentía grande.

Aforismos culturales: varios

La poesía tiene una asombrosa capacidad para el espanto. Ni todo gajo lleva fruto ni toda rama flor. Ni toda flor esencia ni todo fruto dulzura.

La obra bien hecha, premia en secreto.

El triunfo que se ostenta es la rosa en el cagajón.

El sabio verdadero no sabe qué es un personal triunfo verdadero.

El error del bruto es irredimible.

El error de la buena fe del inteligente, sano de corazón: corregido, mejora al mundo.

Te doy mi comida (presunta sabiduría) pero tú tienes que poner tus quijadas.

Poeta: el verso toma la forma que una poesía natural necesita: arcaica, nueva, inaugural.

También para saber si un poeta es bueno hay que conocerlo a través de lo que queda de él cuando sufre las torturas de la traducción.

Aforismo sobre la Violencia

La gente que busca solo lo violento, fracasa. El ciclón tiene un ojo calmo. Aún la justa violencia se torna injusta y artificial y maligna sin ese ojo.

A veces parece que la espuma alza una roca con su violencia delicada. No es la espuma, es el azul del mar. Y la violencia del aire. El aire es suave y destruye una ciudad. Es elemento débil que se hiende constantemente, pero luego embiste y "echa las ceibas a volar".

El sol es violento, pero ¿os habéis fijado en la caída gigante y rosada del sol cielo abajo?

La abeja es mansa, fabrica miel. Castiga al ladrón con su ponzoña. Es mansa, muere al clavar su dardo, que no mata, al defender la dulzura que fabricara.

La violenta avispa fabrica su panal estéril.

Rechazo la violencia como estilo, el dogmatismo-dogal, la hipocresía del fariseo que habla de paz con las bocas de sus cañones, que avanzan…

Aforismos de humor

La verdad de Mente Vana lo tira por la ventana.

El trueno que va despacio es el cerdo del espacio.

Todo bruto sin ciencia estima justa su violencia.

"En la duda abstente", de nada vale cuando el león come gente.

De la barbarie culta bomba atómica resulta.

Si te dejas guiar por el atento cretino: te muerde una ballena al cruzar un camino.

Si te dejas guiar por un "culto" corrompido: te muerden alacranes el ánimo perdido.  .

Si te dejas guiar por un puro visceral: andarás a cuatro patas el fondo de un orinal.

Ni el bruto medita ni la rana canta.

El secreto es un trueno enano.

El académico al uso tiene la mirada calva.

Papagayos humanos

Hay papagayos hijos del halcón (estos son los papagayos imperialistas).

Cuando El Cándido oye el papagayo repetir frases hermosas, comienza a respetarlo, y lo que es peor: a seguirlo.

El papagayo no crea, repite, sin tener conciencia de lo que repite. Viejo saber que ignora El Cándido.

Bellos colores los del pájaro papagayo: y bellas frases, si le enseñan a repetir lo bello (como un papagayo).

Papagayo humano negativo: aquel que no actúa de acuerdo con las bellezas que repite su dulcíneo pico.

Papagayo humano oportunista: repetir la frase hermosa y especular vilmente con ella.

El hecho justiciero y amoroso vale más que billones de ostentosos papagayos retóricos. ¿Quién no lo sabe?: el papagayo.

El terror del papagayo humano es un viejo refrán: "Hechos buenos y no solamente palabras lindas". (Vale para los belicistas tiránicos, de espaldas a la justicia espiritual y social humanas).

Escuchar al papagayo da un estúpido desmayo.

Sobre el necio

En la rocosa, inconmovible opinión del necio halla cueva segura el Dragón de la Derrota.

El Dragón de la Derrota se irrita y ataca a quien no comparta la rocosa opinión del necio.

El necio necesita sentirse quieto, dulce, cómodo, en sus seudoideas, y cuando una bondadosa duda quiere penetrar en su mente halla la compacta barrera, impenetrable, del excremento ideológico que el Dragón de la Derrota expele en ella, plácidamente.

El necio gusta de casar su opinión con la violencia.

Aforismos del polvo

El polvo no es derrota si fecunda.

Aunque todo lo útil y bueno que hagamos se transforme en polvo: hay que hacerlo, porque es útil y bueno.

Si lo que hacemos es bello, por un tiempo será un rosal florecido. Después se torna polvo, pero fue rosal florecido que dejó polvo de rosas, alimento del soñador y del sabio.

Las ciudades caen con los siglos, o a consecuencias de un terremoto, de un bombardeo, y se vuelven polvo. Pero con ese polvo se alzan nuevas ciudades. Polvo creador, (sea el nuestro).

El polvo que yerra en los desiertos es el polvo estéril.

Mente malvada, hecho malvado: polvo del desierto.

El bello pensamiento de bella acción, que sale de una mente que será polvo, es una mariposa que llevará su polvo colorido a jardines iluminados por los astros; astros que a su tiempo, serán ese polvo que fecunda los jardines misteriosos de los sueños del Amor Inmenso…

Todos seremos un futuro polvo. Mientras a él llegamos: sembremos en el polvo presente esas flores cuyo perfume extingue el olor de las ruinas.

Aforismos variados

Las músicas del sueño apartan (a las soledades donde son).

Jamás un mármol da al filósofo mejores monumentos que el árbol, verde en el implacable desierto.

Cuando los poetas cantaban en el desierto, los carniceros venían a ver la abominación.

A veces se ve a la vaca de la noche chupar estrellas, dulcemente. Cuando el carnicero oye de esta videncia, afila su cuchillo.

En el árbol seco queda el paisaje. Cuando arde en la hoguera nocturna se ven dorados valles, rojas montañas. Quedan también en las llamas los trinos de sus pájaros, los silbos de sus ramos: al crepitar, fluyen sus melodías de fuego.

Se pierde la rosa maestra, se pierden el rostro de la madre y de la amada: ¿Por qué no se han de perder todos los soles?

Quimera: A veces los cascos del ocaso, que pasa como un silencioso camello amarillo, quiebran una estrella imprudente, enamorada del sol.

El que no cría sueños cría hastíos voraces.

El que no cría sueños cría vicios.

El que no cría sueños cría desesperaciones.

El recuerdo: un espejo tembloroso reflejando el oro en los abismos.

Tres buenos compañeros: un caracol fabricante de sonidos y dibujos; una gaviota que zigzaguea en la noche; una abeja ciega en su panal seco.

Puedo ser un bobo con una guitarra, un vendedor de rocío en una espina; porque también sueño.

Mortal prisión: las rejas narcisistas.

El narcisista: ciego mayor. Tropieza con un cerdo y cae al chiquero y piensa que ha entrado en un jardín que sueña…

Sin el ―enorme, monstruoso peso del orgullo, el ser humilde escala esa montaña donde canta el triste pájaro de la sabiduría.

Cuando la humanidad viva en total justicia, amante y en paz, el pájaro de la sabiduría cantará la alegre canción de La Llegada.
 

......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR




© La Jiribilla. La Habana. 2004
 IE-800X600