La Jiribilla | Nro. 124
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER
EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

CUBA EN EL MUNDO

BUSCADOR

LIBRO DIGITAL

•  GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
CALLE DEL OBISPO
MEMORIAS
APRENDE
PÍO TAI
EL CUENTO
POR EMAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
TESTIMONIOS
FILMINUTOS
LA FUENTE VIVA
NOTAS AL FASCISMO
NÚMEROS ANTERIORES
Otros enlaces
Mapa del Sitio


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

NOSTALGIA DE LIBERTAD
 
«La campaña contra Cuba fue escandalosa y obscena en los medios, concretamente en el grupo PRISA, que se define como un grupo progresista, aunque publica solamente los artículos de la gente que come de su pesebre y emplea las mismas argucias y chantajes del franquismo. Esto es muy grave. El franquismo llevaba su etiqueta autoritaria de fascista. Estos pasan como progresistas». Entrevista con Gloria Berrocal, directora del Canal Nostalgia, TVE.


M. H. Lagarde | La Habana
 

Gloria Berrocal comenzó a trabajar en TVE en 1977. Primero en Radio Nacional, fue fundadora de Radio 3, dirigió un programa feminista en Televisión que se llamaba Ni a tontas ni a locas. En 1994 regresó a Radio Nacional y ese mismo año, cuando se crearon una serie de canales temáticos por satélite, ofició como documentalista de teatro. Desde hace tres años, a partir de un cambio de dirección, le ofrecieron dirigir el Canal Nostalgia. 

Tan extenso currículo convierte a esta mujer de profusa conversación en una fuente de primera mano para entender el funcionamiento de los medios de comunicación españoles. La Jiribilla aprovechó la visita que Gloria realizara a Cuba, como parte de una representación de la Asociación de Intelectuales Antimperialistas, para abundar sobre el tema de la libertad de expresión en España. 

Empecemos por lo que haces ahora. ¿Qué es el Canal Nostalgia?

Es una posibilidad de manejar todos los fondos de TVE y todos los géneros. Una manera de seleccionar lo mejorcito para dárselo a unos espectadores cuyos padres, en su día, pagaron esa televisión, aunque tienen que pagar ahora por el cambio de formato. Y ahí llevo tres años programando un canal que, según muchos dicen, es de lo más completo que hay dado el panorama de la televisión actual y de los canales generalistas. Hago una selección de lo mejor, por lo que todo lo que se emite tiene calidad, sea un concurso o en programa infantil, miniseries o programas informativos. Y a propósito de los programas informativos, me di cuenta, programando una serie que tuvo muchísimo impacto y que se llama Informe Semanal,  que el punto de vista ha cambiado radicalmente en 20 años. Por ejemplo, el modo en que se cubrió en su día las matanzas de Sabra y Chatila. Se responsabilizaba claramente a Sharon y su complicidad con las falanges libanesas que fueron las autores materiales gracias a que contaron con toda la infraestructura del ejército israelí. Me di cuenta de que no tenía nada que ver con lo que se decía hoy sobre la cuestión Palestina. U otro ejemplo, en febrero de este año programé un informe semanal de febrero del 83, en plena guerra de Iraq e Irán, absolutamente laudatorio con Sadam Hussein.

¿Será que Sharon y Sadam Hussein, en esos veinte años que han pasado cambiaron su manera de pensar y de actuar?

No, los que parecen que cambiaron de ideas fueron otros. El caso es que Sadam entonces era bueno y ahora es malo. Es algo que no entiendo. Es algo que suelo cotejar con mis compañeros. Yo no trabajo la actualidad, pero cuando me encuentro compañeros de Radio Nacional o Televisión que están en informativos los veo desesperados, agobiados, desilusionados de su propia profesión, porque se les censura o se autocensuran ellos mismos, antes de lanzar el reportaje o la noticia. La verdad es que me siento una privilegiada porque trabajo con material antiguo. Desde el 11 de septiembre hubo una especie de toque de arrebato, como dicen aquí, que puso en fila a todos los medios de comunicación para que no informaran de lo que no debían…

¿Esa obediencia incluye a la Televisión Española?

Naturalmente, y a Antena 3, que es de telefónica y muy cercana al grupo del gobierno; incluyendo a Canal + y al Grupo PRISA, que solamente se destapó a raíz de la retransmisión de la ceremonia de los Goya, donde se vio claramente que la cultura estaba en contra de la guerra de forma mayoritaria y aplastante. A raíz de esa retrasmisión en febrero, el grupo PRISA cambia de táctica y empieza a informar de Iraq. Además de pertenecer a la Alianza de Intelectuales Antimperialistas, soy del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe y llevo doce años, desde la guerra del 91, trabajando la cuestión iraquí. He visto, en los tres viajes que he hecho a Iraq, los estragos de un bloqueo que se convierte en un bloqueo genocida y cuyo brazo ejecutor es la ONU. Por eso, cuando me hablan de derecho internacional me río. El derecho se supone que es aplicar unas leyes sin distinción de raza ni de ningún otro tipo y la ONU no hace más que hacer resoluciones que no cumple Israel y que obliga a cumplir a los árabes, concretamente a los iraquíes. ¿Qué derecho es ese que emplea un doble rasero?

En el caso de los medios es evidente que se han plegado a la política del partido gobernante…

En realidad, a las normas que da el imperio. Todo mana de Estados Unidos, son los artífices de la guerra y la información que se ha dado antes, durante la guerra y después, tiene que ver con Estados Unidos y las directrices que siguen a pie juntillas Blair y el señor Aznar. Y eso se ha ido traduciendo en los medios, tanto en uno público como en el que yo trabajo, como en Antena 3. En otros, como el grupo PRISA, que van de progresistas, han dado una información más cercana a la realidad… 

¿Y todavía pueden pasar por progresistas?

Sí, de hecho la gente de izquierda en España compra El País. Eso es lo peligroso… 

Como dice el refrán: «Cría fama y acuéstate a dormir»…

Ese es el peligro. Además es el grupo económico más cercano al PSOE. Cuando se produce la ceremonia de los Goya hay una fractura en lo mediático. Los medios se alinean por el Sí o en el No a la guerra, y el grupo PRISA, al ver que hay muchos famosos que serán entrevistados en otros medios, cambia su directriz y empieza a informar sobre la guerra de una forma más apropiada. 

En las conferencias que di durante meses, antes y durante los  bombardeos a  Iraq , algunos de los oyentes me decían que a ellos les parecía que sí se estaba informando. Yo les decía, estén al tanto para ver hasta cuándo van a informar. Ya veréis que cuando finalice la guerra, por parte de Estados Unidos, naturalmente, porque los iraquíes no la han dado terminada en absoluto, baja la información. Efectivamente, solo se habla ahora de que si ha caído un helicóptero, de si ha habido un atentado. Hay mucha manipulación informativa. No se está informando del caos que ha propiciado Estados Unidos con la invasión. Para que tengas una idea, Bagdad ha sido bombardeada durante los últimos 12 años constantemente. Caían bombas en las centrales eléctricas, en las potabilizadoras de agua, sin embargo, había luz en la ciudad. Ahora llevan meses allí y no consiguen darle luz a la población bagdadí. Por qué, porque no les interesa. Quieren que haya caos, que exista miedo en la población. Propician esa situación. No me puedo creer que un país invasor con la capacidad económica y militar de Estados Unidos —desgraciadamente para los iraquíes, los afganos o para el pueblo de Cuba durante 44 años—, sea incapaz de crear esa infraestructura. Algo que Sadam Hussein podía hacer. Eso la prensa no lo refleja. Tengo una información privilegiada por mi militancia en el Comité de Solidaridad con la Causa Árabe, pero puedes sacar tus propias conclusiones viendo las noticias que manda el imperio. 

Cuando el 11 de septiembre cayeron las torres me sobrecogí. Ni un terremoto era capaz de causar aquello. La voz en off  decía que en cada torre cabían 30 mil personas, etc. Y yo me decía, 60 mil personas, pero quién puede querer algo así. Y según pasaron los días, bajaron las cifras y al final se supo que las víctimas habían sido solamente 2 800. Y yo me pregunto, cómo es posible que mueran nada más que esa cifra en las dos torres cuando  a las nueve de la mañana están trabajando en todas la oficinas cerca de 60 mil personas. ¿No será que lo sabían y lo dejaron hacer aunque cayera su propia gente? En eso Estados Unidos tiene costumbre a lo largo de su historia. Lo mismo que los nazis cuando incendiaron el Reichstag. ¿Justificaban así una lucha internacional contra el terrorismo internacional que le permitiría apropiarse del gas en Afganistán, del petróleo en Iraq, etc.? Es muy sospechoso. Es como cuando hablan de Palestina y estás viendo al niño palestino con la piedra y el tanque israelí enfrente. Y hablan del terrorismo palestino comparándolo con el de Sharon que ha producido cientos de miles de muertes. Se está hablando de gente que se inmola porque lo ha perdido todo, sus casas, sus padres, sus hijos. Lo único que les queda es el deseo de morir. Claro que a mí me pone los pelos de punta cualquier muerte en cualquier lugar porque es lo más preciado que tiene el ser humano. Pero sí entiendo que alguien desesperado haga algo así, sobre todo, cuando llega a tales grados de opresión, vejación y sojuzgamiento. Si encima se ampara por una religión que te dice que si mueres luchando vas al cielo, es peor. Y eso lo sabe el imperio. A veces pienso que se propician esas acciones de alguna forma para justificar sus propios desmanes. Estados Unidos tiene una lista interminable de agresiones en todas partes del mundo. Esa es otra desfachatez que la prensa no refleja. Ha sido  la gente de a pie la que, a posteriori, después de que se masacrara al pueblo iraquí, se ha preguntado: ¿dónde están las armas de destrucción masiva? Esta es una guerra que solo se pudo hacer con la complicidad absoluta de los medios. A veces digo: y a mí que más me da que me lo prohibiera Franco por ley a que me lo prohíban porque no me lo permiten publicar, si no tengo dinero para hacerme oír. Eso es censura. 

¿Este tipo de manipulación ocurre también en el caso de Cuba?

Para entendernos, la demonización con el caso iraquí y concretamente de su presidente Sadam Hussein viene de antes, desde el momento en que dejaron de ser amigos y se declararon un odio mortal. Hay hasta películas de dibujos animados norteamericanas en la que Sadam es tan malo que es el amante del demonio e incluso decepciona a Satán. Hay juegos para niños de consola de cómo matar a Sadam Hussein. Era una forma de justificar la invasión  machacando  a 23 millones de personas. Eso ha empezado a hacerse con Cuba que es como un chinorro en el zapato de Estados Unidos. Esto no pasaba en Europa y menos en España. Para España Cuba ha sido siempre lo que perdimos. Hay un refrán que dice: «Es más lo que se perdió en Cuba». Como si hubieras perdido parte del corazón. Siempre ha habido una solidaridad con Cuba importante, sobre todo en los 70, cuando irrumpe el mayo francés, en el 68, el Che… Es la misma manipulación, no solamente en la prensa, también en la televisión y la radio. Los profesionales que trabajan en esos medios, los conscientes y los que son realmente críticos, están desesperados. 

La verdad es que  los medios de comunicación en España padecen una situación laboral francamente   muy precaria. A los chavales que ingresan en dichos medios les pagan 500 euros, o sea unas 80 mil pesetas al mes, un sueldo que para el nivel de vida nuestro no les da ni para alquilar un piso y poderse ir de casa. Los jóvenes están quedándose en casa hasta los 30 y 32 años porque no tienen posibilidad de independizarse económicamente. A eso le añades que para que te contraten tienes que ser muy, muy obediente. 

Es en este contexto cuando ocurre la campaña, escandalosa y obscena contra Cuba en los medios, concretamente en el grupo PRISA, que se define como un grupo progresista, aunque publica solamente los artículos de la gente que come de su pesebre y emplea las mismas argucias y chantajes empleados por el franquismo. Esto es muy grave. El franquismo llevaba su etiqueta autoritaria de fascista. Estos pasan como progresistas. Durante la firma de manifiesto de la Alianza de Intelectuales a favor de Cuba, muchos intelectuales que publican en el grupo PRISA nos dijeron claramente que lo firmarían porque están de acuerdo, pero que sí lo hacían se quedarían sin su puesto de trabajo. Son personas que tienen que mantener una familia. Así funciona. 

Tengo entendido que en la carta de Encuentro reproducida por El País consiguieron las firmas de personas que de alguna manera no sabían bien de qué se estaba hablando.

Sí. Para conseguir las firmas de apoyo a nuestro manifiesto nosotros hablamos con la gente personalmente y le leímos el manifiesto y el que firmó, firmó. Son personas que saben lo que pasa en Cuba y que son capaces de distinguir lo que son los errores de una Revolución que va corrigiéndose a sí misma y lo que es estar 44 años sufriendo ataques terroristas por parte de la mafia cubanoamericana. La campaña contra Cuba, en la que han caído muchos intelectuales, como ya dije, es obscena y desfachatada. Les han llamado y les han dicho: ¿Tú estás en contra de la pena de muerte? Y muchos, por supuesto, dijeron que sí. Yo también estoy en contra de la pena de muerte, lo que pasa es que no puedes condenar el trabajo de una Revolución de 44 años sin conocer exactamente qué es lo que ha pasado. No quiere decir que se justifique nada, sino que hay que enterarse antes y si no se tiene claro, no firmes hasta saber ni uno ni otro documento. A mí me hace pensar que la izquierda española se ha visto impregnada por la manipulación mediática y no ha sido capaz, teniendo todos los instrumentos como intelectuales para analizar eso, de llegar hasta el final. No todo es porque comes del pesebre y no voy a morder la mano que me da de comer. Hay gente que no tiene ese problema, como el propio Saramago, o como muchos que aparecen en ese manifiesto condenando a Cuba. Tienen el instrumental intelectual y dinero para no depender de ningún grupo económico.

Es más cómodo seguir la corriente porque estar en contra del pensamiento único trae muchas dificultades. El poder no acepta fácilmente que se le descalifique o se le niegue y tratará de controlar tú opinión por todos los medios. Pero para eso están los intelectuales. Porque se supone que en un país los intelectuales tienen que ser  personas críticas, que analicen una situación y sean la punta de lanza para que no se cometan los desmanes de los distintos gobiernos. Sin crítica no hay posibilidad de rectificación ni de adelanto. 

Esa alegría con la que se lanzaron tan rápidamente después de lo de Iraq me hace pensar que estamos pagando el precio de los dos millones de personas que salieron a la calle a protestar contra la guerra. Han dicho: Toque de arrebato. Los intelectuales a los que yo les doy de comer al redil y a lanzarse contra Cuba que es el siguiente punto de mira del imperialismo norteamericano. Porque estáis muy cerca, porque es una china que Estados Unidos tiene en el zapato, porque no han podido crear un movimiento de disidencia serio; Cuba es un país contra el que han utilizado el terrorismo en muchísimas ocasiones, aunque nunca esas historias salgan en la prensa. Es una asignatura pendiente y han decidido hacerlo ahora puesto que Europa se ha fascistizado de una forma alarmante. Se ha visto claramente con la guerra de Iraq que no se puede confiar en la vieja Europa ni en el derecho internacional y que Europa es una amante del imperialismo que va a seguir las directrices del imperio. Que me hago querer y digo que no, que no y más tarde digo que sí, que sí y entro en los negocios en Iraq. 

En el caso de El País, la carta que se publica proviene de una revista que se hace con el financiamiento de agencias y fundaciones norteamericanas…

Tras de la cual está la CIA. Todo eso lo sabemos la gente informada y consciente. En España lees lo que el gobierno y el grupo PRISA quiere, lo que quiere el grupo PRISA que veas en el cine, que leas en los libros… Y todo eso con el cartel de ser progresista. Esto además tiene que ver con la globalización, el sistema económico imperante en el mundo. El producto cultural deja de ser un alimento del espíritu, algo que necesita el ser humano para ser mejor persona, para avanzar y se convierte en algo como el yogurt o la Coca Cola y entra en el mercado. Solamente se publica e invierte dinero en lo que se sabe que vende de antemano. Y si eres amigo mío y lo que haces no se vende, pues yo te apoyo con una campaña publicitaria para que se venda. Todo lo que en los países capitalistas y en las democracias europeas ha sido cultura de vanguardia, o sea, gente que con poco dinero logra sacar adelante su obra, todo eso se ha ido a la mierda, como decís aquí. No hay posibilidad de entrar en el mercado si no tienes esa ganancia. Solo venden productos culturales que contengan un mensaje que no rechine con sus propios intereses. 

¿Qué puede hacer una Asociación como la de Intelectuales Antimperialistas contra esta dictadura mediática?

—Se están haciendo no solamente por parte de la Alianza sino también por parte de los propios profesionales de los medios en España. Se están balbuceando respuestas, se hacen seminarios sobre la manipulación informativa en las universidades. Televisión Española tiene una sentencia en contra por manipulación informativa.  Me contaron hace poco una anécdota que me ha dado mucha risa. Quintín Cabrera, cantautor uruguayo afincado en España desde hace muchos años y que pertenece a la Alianza, nos contaba sobre un concierto que dio en  Canal 9 (la tv valenciana). Él tiene la costumbre de llevar en su guitarra la bandera republicana que tiene las mismas franjas de nuestra bandera, pero con distintos colores. En vez de rojo y amarillo, rojo, morado y amarillo. Al parecer los directivos de esa televisora decidieron que era tremendo sacar la bandera republicana y pasaron todo el concierto en blanco y negro. Cuando dejó la guitarra pusieron el color. Eso me recordó la censura del franquismo. 

¿Pasaba esto hace algunos años en España o es algo que tiene que ver con el PP?

Tiene que ver claramente con el PP. Antes había sus contradicciones con los socialistas -que no son de izquierdas- pero no eran de este jaez. Había sus más y sus menos también pero esta historia que es puro fascismo. Me di cuenta en el  97 cuando detuvieron a mi hija que estaba haciendo un reportaje  para el Instituto de Radio Televisión, en el último  curso de realizadora, sobre el movimiento Okupa. La detuvieron el día del desalojo cuando estaba filmando y le piden seis años de cárcel. 

¿Por qué fue que el periódico El Mundo no publicó el manifiesto de la Asociación de Intelectuales Antimperialista? 

El Mundo no lo publicó porque según dijeron no estaba dentro de su línea editorial y no lo hizo ni pagando ni dejando de pagar. El País dijo que sí, que lo publicaba pero que había que pagar. Le preguntamos cuánto. Pues como es publicidad política el doble de lo que cuesta el espacio. Pagamos el doble, 11 mil dólares, fue la única manera de sacarlo en periódico de gran tirada.

¿Sabes si la carta contra Cuba que publicó El País fue pagada por sus promotores? 

¡Esas son sus gentes! ¡Cómo van a pagar!... 

También es publicidad política…

Estoy convencida de que no pagaron. Esa fue absolutamente gratis… 

Para terminar, ¿se podría afirmar que algunos comunicadores en España sienten nostalgia por la libertad de expresión?

No algunos, muchos. La mayoría están suspirando por la libertad de expresión. Te pongo un ejemplo. En un viaje a Iraq, en enero, fueron gentes de distintos medios. Iban unos jóvenes de Tele 5 a hacer la cobertura. Y en una asamblea que tuvimos después de las vistas a los hospitales y los colegios, para intercambiar información entre nosotros, al hablar de la manipulación informativa ellos aseguraron que nunca había tenido el más mínimo problema al respecto. Hicieron un reportaje sobre el uranio empobrecido y se lo censuraron. Los muchachos nos mandaron dos días después una carta diciendo: «Donde dije digo, dijo Diego. O sea, creí que podíamos trabajar en libertad. No es cierto. Este programa del uranio empobrecido ha salido con grandes cortes. No nos responsabilizamos de los trabajos que salgan a partir de ahora de ese viaje en concreto». Esos chavales ya se han enterado de lo que es la libertad de expresión. Aprendieron que hay temas prohibidos. Algo que ya saben los mayores, salvo los que están vendidos, naturalmente. Pero la mayoría de los profesionales de la información en España están preocupados, lo que pasa es que todavía no están lo suficientemente preocupados para empezar a organizarse y hacer cosas. Lo hacen, pero sin que sea todavía de forma organizada en todos los medios. Espero que eso suceda. 

Integrantes de la AIA de visita en Cuba
......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR



© La Jiribilla. La Habana. 2003
 IE-800X600