La Jiribilla | Nro. 113             
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER
EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

CUBA EN EL MUNDO

BUSCADOR

LIBRO DIGITAL

•  GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
CALLE DEL OBISPO
MEMORIAS
APRENDE
PÍO TAI
EL CUENTO
POR EMAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
TESTIMONIOS
FILMINUTOS
LA FUENTE VIVA
NOTAS AL FASCISMO
NÚMEROS ANTERIORES
Otros enlaces
Mapa del Sitio


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

PREGUNTAS SOBRE CUBA
 
Ernesto Cardenal |
Nicaragua

¿Quién puede negar que en Cuba hay un gran número de presos sufriendo las condiciones carcelarias más rigurosas que existen hoy en el mundo?

Para ellos no hay día ni noche, porque los tienen con los ojos vendados en completa tiniebla. También les han tapado los oídos, y los mantienen sumidos en perpetuo silencio. Y están privados de toda sensación táctil, porque tienen las manos forradas con una especie de guantes. Son centenares de presos cuyos nombres no han sido dados a conocer, y no se sabe de qué se les acusa, y no han sido juzgados, y mucho menos condenados, y no tienen defensor, y están cumpliendo una sentencia infinita, porque no se le ha puesto término.

Estos son presos en Cuba que no están presos por Fidel Castro, sino son los presos del presidente Bush, en Guantánamo. Están en jaulas individuales, y vestidos con traje rojo que todos hemos visto, pero de ellos no se sabe más. Como son presos de Bush, y no de Fidel Castro, la prensa norteamericana no dice nada de ellos. Y yo pregunto si la Unión Europea habrá protestado por estos presos en Cuba. ¿Ha exigido perentoriamente a Estados Unidos que los ponga en libertad, como ha exigido a Cuba la liberta de inmediata de 75 presos?

Otra pregunta que hago es si en Cuba se protege el terrorismo, y la contesto diciendo que claro que sí. En Cuba es protegido el terrorismo por el presidente Bush, mediante una ley llamada de Ajuste Cubano: una ley que no es cubana sino norteamericana, y es aplicada solamente a Cuba, y no a ningún otro país en el mundo. Según la ley, a quien llegue a Estados Unidos habiendo secuestrado un avión o una embarcación en Cuba, se le concede ipso facto derecho a residencia, y se le da trabajo inmediatamente. A los cubanos no les dan visa para entrar a Estados Unidos normalmente, pero si lo hacen de manera ilegal se les da ese premio. ¿No es esto promover el terrorismo en Cuba? Aunque no es Fidel el que lo promueve sino Bush.

Y al que llega de cualquier otra parte del mundo a vivir a Estados Unidos se le llama inmigrante, pero a los que llegan de Cuba de les llama exiliados. No existen inmigrantes cubanos en Estados Unidos. Si son de cualquier otra parte del mundo son inmigrantes, pero todos los cubanos en Estados Unidos son exiliados.

Una práctica muy común del poder norteamericano es falsear el lenguaje. Es falsificar las palabras, cambiando unos nombres por otros. De hecho esto es mentir descaradamente. Así por ejemplo, en vez de la palabra conquistar usan la palabra liberar. Ahora acaban de sacar una palabrita nueva para aplicarla a Cuba, y es la de -disidentes-. De suyo el sentido de esta palabra es el de disentir, no estar de acuerdo, pensar de otro modo. Pero esta palabra la aplican a los que conspiran, promueven la subversión, y pretenden el derrocamiento del régimen cubano. -Promover la transición- es otra manera que tienen de decirlo. Yo pregunto: ¿Quién protesta cuando en cualquier otro país (que no sea Cuba) se encarcelan a los que quieren derrocar al régimen?

Leí recientemente una crítica que se hizo a Cuba porque dos senadores chilenos quisieron llegar en visita oficial para reunirse allí con -disidentes-, y se les dijo que podían llegar como turistas, pero no en visita oficial con ese propósito. Y yo pregunto: ¿En Estados Unidos darían visa a alguien que la solicitara para reunirse con subversivos?

También he leído que a uno de estos 75 -disidentes- que están presos en Cuba el presidente Bush le escribió una carta felicitándolo por sus acciones heroicas. ¿No es esto una confirmación del delito de subversión imputado al reo cubano, cuando lo felicita el máximo enemigo de Cuba, ocupado como estaba en plena guerra de Irak? Otra cosa insólita en este caso fue que el presidente norteamericano le declarara al reo cubano que él y su esposa lo tenían presente en sus oraciones. -Laura y yo continuamos orando por usted-, le dijo.

Yo me pregunto cómo se vería si Fidel Castro, a uno que estuviera preso en otro país por conspirar, le escribiera diciéndole que estaba orando por él: Mi comentario personal al menos es que, tratándose de oración, yo tendría más confianza en las oraciones de Fidel Castro que en las de Bush. En cuanto al problema ético de la pena de muerte, mi primera observación es la siguiente: Es cierto que en la Biblia está escrito el precepto NO MATARAS. Pero también es cierto que en el mismo libro de la Biblia en el que está ese precepto, se detalla cómo debe ser aplicada la muerte a aquel que hubiera quebrantado el precepto de no matar. Yo soy de los que están en contra de la pena de muerte, o mejor dicho soy de los que prefieren que no se aplique a nadie esa pena. Y Fidel es de los que así piensan, como lo dijo en su discurso del 25 de abril de este año, en el que explica las razones por las que, en forma excepcional, se había aplicado ahora en Cuba a tres personas.

Y otra pregunta mía es la siguiente: Si alguien (lo mismo un intelectual honesto que la Unión Europea) protesta por el ajusticiamiento de tres personas en Cuba que intentaban un secuestro ¿no debería protestar aún más por los 165 ajusticiamientos habidos en Texas mientras Bush era gobernador de ese estado. ¿Es ético que se proteste tan vehementemente cuando se trata de Cuba, y no se protesta nada cuando se trata de los Estados Unidos? Con el agravante para Estados Unidos de que los ajusticiados allí son en su gran mayoría negros, y en muchos casos son también menores de edad y enfermos mentales.

Hace pocos días vi en el periódico la noticia de la condena a muerte de seis personas en Guatemala, y fue una noticia pequeñita de 6 pulgadas en cuadro, y después de que apareciera esa noticia no he visto ninguna protesta en ese periódico ni en ningún otro. Y otra de mis preguntas es la siguiente: ¿Hasta qué punto es cierto que se está contra la pena de muerte cuando si se fusila a seis en Guatemala nadie dice nada, y si se fusila a tres en Cuba hay un escándalo mundial de increíbles proporciones? ¿Será que no es contra la pena de muerte que se moviliza la prensa mundial, sino contra Cuba y Fidel Castro? y los intelectuales, que como intelectuales debieran ser al menos algo inteligentes, no se han dado cuenta?

Según el informe de Amnistía Internacional las condenas a muerte el año pasado en el mundo fueron 1560. Ninguna de esas ejecuciones fue en Cuba ¿y cuántas protestas hubo por esas 1560 ejecuciones? Como ahora hubo tres en Cuba, ha habido esa avalancha de protesta. ¿Los intelectuales que fueron utilizados por la campaña anticubana no se han dado cuenta?

Las tres ejecuciones en Cuba y la puesta en prisión de 75 personas han ocurrido en circunstancia muy especiales, y los que son honestos no las pueden ignorar. Se trata de un país que está en pie de guerra, y ante el peligro de ser invadido. El gobierno de Bush, en el momento que se llevaba a cabo la guerra con Irak, ha declarado que Cuba estaba en la lista de objetivos militares susceptibles de invasión y de destrucción masiva. Y los cubanos anticastristas en Estados Unidos han lanzado la consigna de guerra -Irak hoy, Cuba mañana-.

Fidel en un discurso explicó ampliamente al pueblo de Cuba y al mundo la situación de peligro por la que estaba atravesando Cuba, y cuáles eran las razones por las que se habían visto obligados a tomar unas medidas drásticas, como era el encarcelamiento de 75 conspiradores a sueldo de la representación diplomática de Estados Unidos en La Habana, y el ajusticiamiento de tres secuestradores que habían sido alentados por la ley que les da acogida en los Estados Unidos. Yo quise escuchar ese discurso en Managua, porque aún desconocía las razones por las que Cuba había recurrido a medidas tan drásticas, y no pude escucharlo, porque el discurso trasmitido vía satélite desde La Habana fue interferido. ¿Podemos dudar de qué gobierno es el que interfirió esa transmisión vía satélite? ¿Y no es condenable que a una persona a la que se está acusando mundialmente no se le permita su defensa en la radio internacional? Además de haber sido esto una violación al derecho de información que tenemos todos los pueblos de la tierra. Esto sólo debiera bastar para que aquellos que honestamente se pronunciaron contra Cuba se hubieran dado cuenta de que la opinión publica esta siendo manipulada, por los mismos que la han estado manipulando contra Cuba durante décadas. Esto no ha sido sino un engaño más. Fidel Castro en su discurso internacionalmente censurado explica que él no es partidario de la aplicación de la pena capital, y que desde hacia tres años en Cuba no se aplica, y que ahora esta vez la aplicaron por las amenazas de guerra que está teniendo Cuba.

Los mismos que condenan a Cuba por la falta de libertad de expresión son los que impidieron la difusión vía satélite de un discurso de un jefe de estado. Y los mismos que acusaban a Cuba de violación de los derechos humanos, eran los que estaban cometiendo en Irak en esos momentos la violación a los derechos humanos más grande que se ha visto en el mundo desde los tiempos de Hitler. Y los que condenaban a Cuba por tres fusilamientos estaban realizando en Bagdad una destrucción que no había tenido esa ciudad desde el siglo XIII, cuando la invasión de los mongoles. Y además declaraban que estaban dispuestos a hacer lo mismo en otros países, incluyendo Cuba.

Mis preguntas son sencillamente las de un lector de periódico.

Publicado en  Nuevo Diario, 25 de Junio de 2003. Managua, Nicaragua.

......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR



© La Jiribilla. La Habana. 2003
 IE-800X600