La Jiribilla | DOSSIER             
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER
EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

CUBA EN EL MUNDO

BUSCADOR

LIBRO DIGITAL

•  GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
CALLE DEL OBISPO
MEMORIAS
APRENDE
PÍO TAI
EL CUENTO
POR EMAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
TESTIMONIOS
FILMINUTOS
LA FUENTE VIVA
NOTAS AL FASCISMO
NÚMEROS ANTERIORES
Otros enlaces
Mapa del Sitio


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

DIBUJAR CIERTOS ACORDES
 
Roberto Arturo “Bobby” Carcassés es el hombre de la trompeta y el jazz que muchos cubanos apreciamos, pero el artista, con el mismo don que tiene para la música se da a las artes plásticas y acaba de abrir una exposición con varios de sus trabajos.


Jorge Sariol |
La Habana


Roberto  Arturo “Bobby” Carcassés es el hombre de la trompeta y el jazz que muchos cubanos apreciamos. Es también el showman que canta al piano, con la tumbadora, el bajo, “el maguerófono” –llamado por él mismo como majá con la boca abierta- y nos deleita en espectáculos al estilo de-todo-un-poco.
 

Además de recién estrenarse como actor de teleplay y actuar durante muchos años en el Teatro Musical de La Habana, Bobby Carcasssés es para muchos un “excéntrico”, denominación excéntrica, inventada por algún mecanismo para encasillar a quien tiene varias facetas.

Pero el artista, con el mismo don que tiene para la música se da a las artes plásticas  y acaba de abrir una exposición con varios de sus trabajos.

Catorce obras suyas se exponen en la galería Rubén Martínez Villena, de la Editorial Letras Cubanas en su sede del Instituto Cubano del Libro, junto a otras del paisajista cubano Jorge Luis Joanicot.


Cosmobajófono, plumilla de Bobby Carcassés

En opinión del autor de estas líneas, sobresalen Trío Rojo, Cítara, Cosmobófono y Otro saxo, pero cada quien que se acerque  a la obra pictórica de Bobby Carcassés dará cuenta del debate.

En exclusiva para La Jiribilla, el artista “dibuja unos acordes” a quien pueda interesar.

–¿Cuál es el resultado más inmediato de haber organizado una exposición como esta?

–Independientemente del económico, porque vendo  varios cuadros – es una paradoja que Van Goh nunca vendiera los suyos- el resultado es la realización artística y espiritual que siento cuando logro concretarla.


–En esta muestra, el tema es la música, algo que paree lógico en Ud. ¿ Es algo recurrente?

 

–El tema es la música para esta muestra, pero en realidad está en mi obra la mujer y la pareja,  visiones surrealistas y cuantas cosas se me ocurren y vienen a la mano.

–¿Cómo entró en contacto con la necesidad de trabajar con las imágenes?

 –Mi contacto con las artes plásticas evolucionó con el oficio que he ido adquiriendo después de casi 50 años, porque yo nací cantando y dibujando.

De niño, en Santa Clara, la ciudad donde nací, cantaba cosas líricas, y en la escuela hacía historietas que yo me inventaba y le ponía argumentos.

Claro soy autodidacta, pero me alimenté mucho de los clásicos: Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel, El Bosco, Tintoretto: cada vez que veía una reproducción de Van Goh o  Renoir me pasaba horas mirando. Esa relación fue una manera de estudiar.

-Tantos años vinculado resultarían, a la larga, una academia...

–Ni en la música ni en la pintura hice nunca academia . En música a lo más que llegué fue al Teatro Musical de La Habana, donde hice un seminario profesional  tres años y después el trabajo del Teatro Martí. He tenido muchos maestros que me han ayudado, eso sí.

Y como puedes ver en las artes plásticas trato de ser ecléctico, y a veces he quemado etapas con la pintura, pero no he tenido remilgos en hacer  cerámica. Básicamente trabajo la tinta, a plumilla, aunque también hago acrílico, a veces para refrescar.

–¿Cuál sería el próximo punto de partida o la próxima meta, según lo vea?

–En abril haré otra exposición con  Juan José Blanco, en la galería Servando Cabrera Moreno. Así que las cosas marchan.

–Hoy por hoy, si tuviera que decidirse por una sola de las tantas facetas suyas ¿Qué haría?

–No podría. Yo soy artista total. Veo la vida muy distinta. Los que fuimos formados por Alfonso Arau, en el teatro Musical de La Habana, nos desarrollamos como artistas integrales. Soy cantante, fundamentalmente. Y es lo que más me gusta hacer, pero en el teleplay que acabo de  hacer, disfruté mucho actuar una historia divertida junto a Susana Pérez y Rubén Breñas. Y para mí pintar es otro tipo de disfrute.

–Para una gente multifacética como Ud. ¿Qué le faltaría por hacer y qué le gustaría lograr?

–Lo que todo el mundo quiere, supongo. Me gustaría  que todo lo que hago llegara a más personas. Lograr que toda Cuba lo reciba y lo aprecie o no, y fuera también, pero que haya la posibilidad de propiciar el contacto.

Estoy en ese camino, pero se necesita trabajar mucho para que las cosas trasciendan.
 

......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR



© La Jiribilla. La Habana. 2003
 IE-800X600