La Jiribilla | DOSSIER             
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER
EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

CUBA EN EL MUNDO

BUSCADOR

LIBRO DIGITAL

•  GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
CALLE DEL OBISPO
MEMORIAS
APRENDE
PÍO TAI
EL CUENTO
POR EMAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
TESTIMONIOS
FILMINUTOS
LA FUENTE VIVA
NOTAS AL FASCISMO
NÚMEROS ANTERIORES
Otros enlaces
Mapa del Sitio


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

UNA LEYENDA VIVA: LÁZARO ROS
 
Lázaro Ros es un hombre sabio y venerable. Delgado, de amplia sonrisa blanca y garganta de acero. Para los cubanos, Lázaro es la voz por excelencia salida del corazón de la selva nigeriana, y por supuesto, el mejor akpwon del rico y ancestral folklore afrocubano, quien entona sus melodías con voz inigualable, por su calidad y fortaleza.


Natalia Bolívar |
La Habana

Por sus extraordinarios aportes a la cultura cubana y universal, en el día de hoy, la Fundación de Cultura Afrohispanoamericana, “Ceiba” y la Junta de Andalucía, hacen entrega al Maestro Lázaro Ros, de una placa conmemorativa, confeccionada en cerámica trianera, en reconocimiento a su ardua labor creativa. Esta es la segunda ocasión en que se hace entrega de dicho reconocimiento; primero fue otorgado en Sevilla, a la prestigiosa cantora de música negra peruana Susana Baca; hoy, por segunda vez, y en América, tenemos el honor de entregársela a nuestro querido y honesto Maestro. 

Como todos sabemos, Lázaro Ros es un hombre sabio y venerable. Delgado, de amplia sonrisa blanca y garganta de acero. Para los cubanos, Lázaro es la voz por excelencia salida del corazón de la selva nigeriana, y por supuesto, el mejor akpwon del rico y ancestral folklore afrocubano, quien entona sus melodías con voz inigualable, por su calidad y fortaleza.

Durante años, anduvo en busca de una casa donde había un toque, donde un viejo babalawo o un santero que le enseñaran un nuevo canto. De pueblo en pueblo, Lázaro fue aprendiendo historias y cantos, hasta pasar el millar y lo que aprendió le costó mucho esfuerzo.

En la búsqueda de cadencia en la comunicación Lázaro Ros siempre caminó junto a Awueyi, creador del hombre, místico personaje, foddú que vive a la sombra de los frutos, quien penetró en el dulzor de tu música y se confundió con el sentir de tu melodía; Oggún, se posesionó con el martillo y el yunque en tu poderosa voz de hierro y miel; por su parte Afra te indicó el camino para que te proyectaras al universo de la multigamática modulación; con sus olas espumosas y sus azules de cobalto esfuminándose en sus corales, nuestra inquieta Yemayá Afreketé, te dio la potencia de la supervivencia de 500 años, con cantos y rezos, todos nacidos en las entrañas de esta Isla formada por ecos y lamentos de la intrincada cultura negra; Ochún te dio el lirismo de su sensualidad, para recrearte con sus movimientos de tonalidad imaginativa; Jebioso, posesionado con sus truenos sonoros y arrullando sus palmas atacadas por la ira, imprimió vitalidad y lirismo en tus cantos.

Y todos ellos te llevaron de la mano al mundo de Oche Melli, oddún del artista, del genio, de la voz que busca sus ancestros para acoplarse íntimamente en el encanto de nuestra cultura.

Y así, con palmadas al registro de pies cansados por tanto deambular, tus cantos recorren lo ancho y largo de esta Isla abrazando con su fortaleza el universo de tu potencialidad cubana y africana para legarnos tu más rico tesoro: tu voz de akpuón henchido al aire, viajante infatigable de la cosmogonía mística, vibrante escuela de esta lengua, de esta música, de esta religión.

Modupué
Maestro.
 

......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR




© La Jiribilla. La Habana. 2002
 IE-800X600