La Jiribilla | DOSSIER                                                           
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER 

EL GRAN ZOO 

PUEBLO MOCHO 

CARTELERA 

BUSCADOR 

LIBRO DIGITAL 

•  GALERÍA 

LA OPINIÓN 

LA CARICATURA 

LA CRÓNICA 
MEMORIAS 
APRENDE  
PÍO TAI  
EL CUENTO 
LA MIRADA
EN PROSCENIO 
TESTIMONIOS  
LA FUENTE VIVA 
Otros enlaces 
Mapa del Sitio 


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

EL CARTERO LLAMA DOS VECES
 
En poco menos de una semana he tenido la dicha de recibir dos misivas capaces de conmover a los más exquisitos coleccionistas de cartas. Una de ellas, la primera, me llegó desde la prisión de Lompoc, California, con la firma de Gerardo. Días más tarde, como si la ternura se hubiese concentrado en mi humilde persona, me llegó la carta del poeta Tony.


Enrique Núñez Rodríguez |
La Habana


En poco menos de una semana he tenido la dicha de recibir dos misivas capaces de conmover a los más exquisitos coleccionistas de cartas. Una de ellas, la primera, me llegó desde la prisión de Lompoc, California, con la firma de Gerardo y un acercamiento muy cariñoso a nuestras vidas, hasta entonces un tanto alejadas por nuestras disímiles tareas.

Días más tarde, como si la ternura se hubiese concentrado en mi humilde persona, me llegó la carta del poeta Tony, con una simpática décima que todos mis lectores van a tener el privilegio de leer hoy.

Quizás nadie como ellos, los cinco, para hacernos sentir el deseo de una rápida reincorporación a la lucha. Ningún ejemplo mejor que el de esos jóvenes y sus familias para inspirar a quienes quieran proseguir el camino de nuestros verdaderos héroes.

He aquí las dos cartas:
 

Prisión Federal de Lompoc, California
Septiembre 29, 2002

Querido compañero Enrique Núñez Rodríguez:

Supe a través de Adriana que por estos días se encontraba ingresado, y me tomo el atrevimiento de dirigirme a usted para saludarlo y, en nombre de sus cinco compatriotas prisioneros del imperio, desearle una pronta recuperación.

Con ello saldo además una vieja deuda, pues estando aún juntos en la cárcel de Miami la mamá de Fernando, Magali, nos hizo llegar “Mi vida al desnudo”, (o sea, la suya),  después de haber disfrutado mucho su lectura comentamos que nos hubiera gustado que usted supiera cuánto nos hizo reír. Al marcharnos de allí dejamos el libro circulando entre varios cubanos y latinoamericanos que nos lo habían pedido y, con certeza, aún continuará alegrando un poco a personas que enfrentan momentos muy difíciles.

Le cuento que tuvimos algunas dudas colectivas y hasta organizamos un “Escriba y Lea” para dar con la identidad de aquella famosa actriz, pero finalmente no logramos unanimidad al respecto. También, como amante de la caricatura, me gustó muchísimo el trabajo de Fabelo.

Otra cosa que, a raíz de la lectura, deseé poder decirle algún día es que mi suegro, Alfredo, nació y se crió en Caguaguas, un pequeño pueblo entre Quemados y Sagua. De joven solía ir a pasear a Sagua la Grande, pero me jura que nunca estuvo en La Casa de María Camión. De eso hace muchos años y él ya es habanero “por antigüedad”. Cuentan que un día estaba en su surco de Caguaguas, con el sol en su apogeo, y desde una guagua que paró cerca le gritaron: “¡Pa’ La Habana!”, y todavía están buscando la guataca... Usted seguramente ha escuchado hablar de su familia, su apellido es Pérez.

Ojalá cuando reciba esta carta ya no esté en el hospital, pero si está, sé que lo estarán tratando muy bien. Me imagino cómo estarán las enfermeras que lo atienden (de ánimo) porque probablemente nunca hayan tenido un paciente de mejor humor.

En fin, no le robo más tiempo. Solo quería que supiera que entre los millones de cubanos que lo quieren, lo admiran y le desean que pronto se recupere, estamos nosotros cinco.

Un saludo para su familia y para el colectivo de profesionales que lo atiende, y para usted el abrazo bien grande de René, Ramón, Fernando, Antonio y

Gerardo Hernández Nordelo

¡Pórtese bien!
......................................................................................................

A nuestro querido y admirado amigo
Enrique Núñez
 

UNA DÉCIMA

Enrique, aquí me entero
que anda hospitalizado
y que le han aconsejado
el descansar con esmero.
Cuenta su nieto, sincero,
que este molesto destino
no le hace perder el tino
ni le arrebata su humor
y que nombra sin pudor
al “pam” pan y al ...”¡ay, me orino!”

Desde hace varias semanas nos llegan a “las entrañas del monstruo” sus crónicas dominicales, sin falta, y ellas nos trasladan al terruño, al verde caimán invencible, a la patria digna y amada, nos dan más que alegría.

Hoy, casualmente, 10 de octubre, fecha que marca el comienzo de nuestra gesta liberadora, me llega otro recortico de periódico con su crónica, pero no, era su ingenioso nieto que lo sustituía temporalmente. Nos duele saber que está hospitalizado, pero sabemos, que si no ya, pronto estará en sus andanzas, porque usted tiene lo que todo lo cura:
¡OPTIMISMO Y FELICIDAD!

Le llegue nuestro abrazo y esta décima en mi nombre y el de mis hermanos

Ramón, René, Fernando y Gerardo.
¡VOLVEREMOS!


......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR




© La Jiribilla. La Habana. 2002
 IE-800X600