La Jiribilla | DOSSIER                                                           
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER 

EL GRAN ZOO 

PUEBLO MOCHO 

CARTELERA 

BUSCADOR 

LIBRO DIGITAL 

•  GALERÍA 

LA OPINIÓN 

LA CARICATURA 

LA CRÓNICA 
MEMORIAS 
APRENDE  
PÍO TAI  
EL CUENTO 
LA MIRADA
EN PROSCENIO 
TESTIMONIOS  
LA FUENTE VIVA 
Otros enlaces 
Mapa del Sitio 


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

MI VOTO AL DESNUDO
 
En horas muy tempranas tomé el camino hacia el colegio electoral donde debía ejercer mi derecho al voto. Me esperaba el periodista Oscar Suárez, quien quería dejar constancia de mi participación en los comicios. Con profesionalidad me marcó los movimientos que debía realizar hasta la mesa electoral y ordenó al camarógrafo el tiro de cámara exacto de mi recorrido, pronunciando la palabra esperada: “filmando”. Era un momento solemne.


Enrique Núñez Rodríguez|
La Habana


El sábado 19, víspera de las elecciones, yo podía notar cierta preocupación especial en los médicos que me asisten. No podía imaginar, sin embargo, que en sus mentes bullía el propósito de concederme el primer pase. Después de una larga estancia en el hospital, iba a poder regresar a mis lugares habituales, al menos por 24 horas.

El Doctor José Antonio Martínez, jefe de sala, andaba conspirando con mis familiares para la sorpresa que había ideado, siguiendo, desde luego, los lineamientos trazados en colectivo por el eficaz grupo de científicos que me atiende. Su pregunta no pudo ser más cariñosa: “¿No quieres ir a votar a tu barrio?”; dejándome gratamente turbado. Esa pregunta encerraba en sí misma cierto grado de mejoría en mi estado físico que permitía la autorización para salir de pase. Esa misma noche me vi recorriendo el camino de regreso, ese que a veces nos parece tan difícil. A la mañana siguiente en horas muy tempranas tomé el camino hacia el colegio electoral donde debía ejercer mi derecho al voto. Me esperaba el periodista Oscar Suárez, quien quería dejar constancia de mi participación en los comicios. Con profesionalidad me marcó los movimientos que debía realizar hasta la mesa electoral y ordenó al camarógrafo el tiro de cámara exacto de mi recorrido, pronunciando la palabra esperada: “filmando”. Era un momento solemne. Lo que no fue solemne fue la jugada que me hicieron mis pantalones talla 40 que, en espectacular caída, me dejaban públicamente en calzoncillos: unos feos calzoncillos matapasiones que, por suerte, se negaron a descender ante la mirada atónita de los presentes. El comentario más ingenioso lo hizo un elector que también esperaba su turno. Dijo: “Fabelo lo retrató por delante y Suárez lo retrató por detrás”. De todos modos, la foto podría intitularse Mi voto al desnudo.


......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR




© La Jiribilla. La Habana. 2002
 IE-800X600