La Jiribilla | DOSSIER                                                           
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER 

EL GRAN ZOO 

PUEBLO MOCHO 

CARTELERA 

BUSCADOR 

LIBRO DIGITAL 

•  GALERÍA 

LA OPINIÓN 

LA CARICATURA 

LA CRÓNICA 
MEMORIAS 
APRENDE  
PÍO TAI  
EL CUENTO 
LA MIRADA
EN PROSCENIO 
TESTIMONIOS  
LA FUENTE VIVA 
Otros enlaces 
Mapa del Sitio 


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

SINCERIDAD Y HUMANISMO
 
No me gusta exagerar, pero estoy convencido que en muy pocas ocasiones, si las hubo, ningún Parlamento del mundo reunió, en sus debates, tanta sinceridad y humanismo. Del barrendero de comunales de Granma, con su lenguaje de pueblo, hasta la poética intervención de Silvio Rodríguez, las sesiones de la Asamblea fueron un maratón de inolvidables momentos.


Enrique Núñez Rodríguez |
La Habana


No podría publicar ningún artículo que se refiriera a un tema distinto, al que me brota por todos los poros: la Asamblea Nacional del Poder Popular celebrada para la modificación de nuestra Constitución.

No me gusta exagerar, pero estoy convencido que en muy pocas ocasiones, si las hubo, ningún Parlamento del mundo reunió, en sus debates, tanta sinceridad y humanismo. Más de una vez la emoción humedeció los ojos de los presentes.

Del barrendero de comunales de Granma, con su lenguaje de pueblo, hasta la poética intervención de Silvio Rodríguez, las sesiones de la Asamblea fueron un maratón de inolvidables momentos. La poesía campeó por su respeto en aplaudidas intervenciones de jóvenes. Vibró la voz del General José Maceo en esta República tan joven que puede gastarse el lujo de hacer hablar a un nieto del General José y sobrino nieto del General Antonio. Su intervención sonó en mis oídos como una nueva carga al machete de la familia heroica. Los pioneritos, herederos por convicción de los Maceo–Grajales, con sus vibrantes intervenciones hicieron que estuviéramos absolutamente seguros del futuro triunfador de la patria.

La presencia del Indio Naborí, en la carta a la madre norteamericana, estrujó corazones y apretó gargantas, como prueba palpable de que la cultura es un arma formidable de la Revolución. Y nuestro diminuto Dantón, Lazarito encaramado en su pequeña estatura, nos conmovió con su oratoria enérgica y viril. Era, como si en el fragor de la lucha le hubiera nacido un hijo a Hassán.

Hubo más, hubo intervenciones como las de Felipe, Valenciaga, y Lage, que hablaron en un idioma distinto al de cualquier político en cualquier Parlamento del mundo. Ellos desde sus posiciones en la dirigencia del Gobierno no utilizaron el lenguaje de los Diputados o Congresistas de otras tierras. En sus mensajes a la Asamblea utilizaron la vía cordial nacida de lo más profundo de sus corazones.

Y todo el tiempo, centrando las intervenciones, como dijera Navarro Luna del General Antonio, “la presencia profunda que nos cerca y nos manda”: Fidel.

Volvieron, en voces de campesinos las décimas de los Poetas de la Guerra de que hablara José Martí cuando expresó, más o menos, “no sabrán versar bien, pero solo bribones y cobardes podrán tenérselos en cuenta, porque saben morir bien”.

En sus décimas, un notable salto de calidad confirmó, el desarrollo de nuestra cultura, tal y como expresara Abel Prieto en su lúcida intervención, anunciadora de días luminosos por el camino de la cultura general e integral como la única vía de seguir siendo libres.

Frank Fernández ese insustituible concertista, hizo sonar su piano, en delicados arpegios, en las sentidas palabras con que intervino.

Sería interminable la lista de oradores que expusieron su alma al desnudo en la Asamblea. Desde el conceptual discurso de apertura de nuestro querido presidente de la Asamblea, Ricardo Alarcón, hasta la profunda reflexión de clausura de Fidel, la Asamblea fue algo así como la carga “para matar bribones” que nos pedía Rubén Martínez Villena. Una carga de sinceridad, patriotismo y ternura, única arma biológica capaz de utilizar un pueblo bueno.
 

......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR



© La Jiribilla. La Habana. 2002
 IE-800X600