La Jiribilla | DOSSIER                                                           
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER 

EL GRAN ZOO 

PUEBLO MOCHO 

CARTELERA 

BUSCADOR 

LIBRO DIGITAL 

•  GALERÍA 

LA OPINIÓN 

LA CARICATURA 

LA CRÓNICA 
MEMORIAS 
APRENDE  
PÍO TAI  
EL CUENTO 
LA MIRADA
EN PROSCENIO 
TESTIMONIOS  
LA FUENTE VIVA 
Otros enlaces 
Mapa del Sitio 


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

HAGAMOS UN CAMBIO
 
Revisé, cuidadosamente, los discursos de Bush, para ver si en medio de tanta mentira se le había escapado alguna verdad. La encontré en el discurso de la Casa Blanca, cuando afirma textualmente: “A pesar de su dolor y de las privaciones que sufre, las aspiraciones de libertad del pueblo cubano no han disminuido”.


Enrique Núñez Rodríguez |
La Habana

Comandante en Jefe, Compañeros  Raúl Castro, Ricardo Alarcón, Diputados e Invitados: 

En el año 1944, siendo candidato a concejal en mi pueblo, en unas elecciones “libres”, como las que quiere Bush para nuestro país, en el colegio electoral  en que votaban mis padres no apareció ni un solo voto a mi favor. Es más, en el colegio en que votaba yo, tampoco.  Y eso que yo sí estaba seguro de haber  votado por mí.

Sean pues mis primeras palabras para manifestar mi orgullo, por ser Diputado de este Parlamento, electo en elecciones “fraudulentas”, según Bush, con un noventa y pico por ciento del total de votantes posibles.  Un Parlamento, genuino representante de un pueblo heroico.

Compañeros: Revisé, cuidadosamente, los discursos de Bush, para ver si en medio de tanta mentira se le había escapado alguna verdad. La encontré en el discurso de la Casa Blanca, cuando afirma textualmente: “A pesar de su dolor y de las privaciones que sufre, las aspiraciones de libertad del pueblo  cubano no han disminuido”.

Cierto: Más de ocho millones de cubanos confirmaron, en reciente votación, que no solo no han disminuido nuestras ansias de libertad, sino que aumentan con cada dolor que nos producen las leyes asesinas de los Estados Unidos o con cada sufrimiento que nos provoca el bloqueo imperialista.

En correspondencia con esa verdad que se le escapó a Bush, quisiera proponer cierta flexibilidad, sin faltar a los principios.

El Sr. Bush no se cansa de pedir cambios en Cuba. Propongo pues, en mi condición de Diputado, con facultad legislativa, complacerlo:
Hagamos un cambio: Cambiemos a Bush.

Muchas Gracias.

Leído entre los días 24, 25 y 26 de junio de 2002, en sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular.
 

......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR



© La Jiribilla. La Habana. 2002
 IE-800X600